Síguenos en redes sociales:

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sobras de comida en colonias felinas

Pensamientos animalistas

Sobras de comida en colonias felinas

Hay mucha gente que no quiere o puede responsabilizarse a la hora de ayudar, por ejemplo, a los animales que están en la calle. Es comprensible y respetable que no puedas o quieras hacerte cargo de una colonia felina, ya que conlleva muchísimo trabajo, esfuerzo, tiempo y dinero. No obstante, existen personas que no gestionan colonias felinas, pero que, sin embargo, llevan a cabo algunas conductas en teoría con la intención de ayudar, pero que en realidad están muy lejos de tener ese efecto.

Ejemplo de ello sería la gente que echa de vez en cuando sobras de comida humana en las colonias felinas. Supongo que creen que están haciendo algo bueno y que sus actos son consecuencia de la desinformación.

El hecho de tirar lo que sobra de comida, sin pararse a pensar si es malo para los animales de la calle y sus cuidadores, tiene consecuencias muy negativas y a veces incluso les pone en peligro. Los gatos deben ser alimentados con comida apta para su especie, ya que la comida humana es perjudicial para ellos y está totalmente desaconsejada por los veterinarios.

Las personas que gestionamos colonias nos encontramos prácticamente con cualquier cosa tirada en el suelo y en el caso de que los gatos lo coman, lo más probable es que desarrollen trastornos gastrointestinales como mínimo, al haber ingerido algo que no es adecuado para ellos.

Pero además, hay que tener en cuenta que esta práctica da lugar a una situación de insalubridad importante, ya que los restos de comida se convierten en basura tirada en el suelo de la colonia, que provocará malos olores y que acudan insectos al lugar. Esto supone un problema, tanto para los animales como para los vecinos, que no tardarán en protestar si tienen el más mínimo motivo para ello. Por tanto, el hecho de no poder controlar que otras personas acudan a ensuciar y a alimentar de manera inadecuada a los gatos, genera graves perjuicios tanto a los felinos como a los gestores, que deben evitarse si lo que se pretende es ayudar.

Pulsa para ver más contenido para ti

Hay mucha gente que no quiere o puede responsabilizarse a la hora de ayudar, por ejemplo, a los animales que están en la calle. Es comprensible y respetable que no puedas o quieras hacerte cargo de una colonia felina, ya que conlleva muchísimo trabajo, esfuerzo, tiempo y dinero. No obstante, existen personas que no gestionan colonias felinas, pero que, sin embargo, llevan a cabo algunas conductas en teoría con la intención de ayudar, pero que en realidad están muy lejos de tener ese efecto.

Ejemplo de ello sería la gente que echa de vez en cuando sobras de comida humana en las colonias felinas. Supongo que creen que están haciendo algo bueno y que sus actos son consecuencia de la desinformación.

El hecho de tirar lo que sobra de comida, sin pararse a pensar si es malo para los animales de la calle y sus cuidadores, tiene consecuencias muy negativas y a veces incluso les pone en peligro. Los gatos deben ser alimentados con comida apta para su especie, ya que la comida humana es perjudicial para ellos y está totalmente desaconsejada por los veterinarios.

Las personas que gestionamos colonias nos encontramos prácticamente con cualquier cosa tirada en el suelo y en el caso de que los gatos lo coman, lo más probable es que desarrollen trastornos gastrointestinales como mínimo, al haber ingerido algo que no es adecuado para ellos.

Pero además, hay que tener en cuenta que esta práctica da lugar a una situación de insalubridad importante, ya que los restos de comida se convierten en basura tirada en el suelo de la colonia, que provocará malos olores y que acudan insectos al lugar. Esto supone un problema, tanto para los animales como para los vecinos, que no tardarán en protestar si tienen el más mínimo motivo para ello. Por tanto, el hecho de no poder controlar que otras personas acudan a ensuciar y a alimentar de manera inadecuada a los gatos, genera graves perjuicios tanto a los felinos como a los gestores, que deben evitarse si lo que se pretende es ayudar.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción