Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tomás Mayoral

La Newsletter del director

Tomás Mayoral

Director de INFORMACIÓN

La mayoría de edad de nuestros ayuntamientos

Foto de familia que unió a alcaldes y autoridades en el Foro Municipalismo

Decía Arcadi España ayer, en la clausura del Foro de Municipalismo que organizó INFORMACIÓN con motivo de su 80º aniversario en la EUIPO, que la proximidad del poder municipal a la gente es una vacuna contra la deformación con la que otros escalones de la política ven la realidad a medida que se distancian de ella. Los alcaldes y los concejales no pueden cerrar los ojos porque la realidad está en la puerta de sus casas: les asalta en cuanto ponen un pie en la calle. Ese principio de realismo por proximidad es, además, inversamente proporcional al tamaño de las localidades donde les ha tocado oficiar. No está mal elegido el verbo porque en los ayuntamientos, especialmente en los pequeños, el municipalismo es un sacerdocio: vocación, fe y capacidad de sufrimiento. Arcadi España dijo ayer también que todas las administraciones del Estado son mayores de edad. Indiscutiblemente lo son, pero durante las diez horas largas que duró nuestro maratoniano Foro quedó claro muchas veces que no es cierto que el trato que dan los poderes ejecutivo, legislativo y autonómico al municipal se inspire en ese espíritu de igualdad. Muy al contrario, los ayuntamientos parecen la cenicienta del cuento en nuestra democracia. Algunas descripciones de esta situación fueron descarnadas. Por ejemplo, cuando Luis Martínez, presidente del Tribunal Económico Administrativo Local y catedrático de la Universidad de Alicante, desgranó sobre el reciente caso del impuesto de plusvalía, como "el legislador" obvió con desidia y desdén el tema durante años, después de que el Constitucional le diera toques sucesivos en forma de sentencias que iban desarmando una de las principales fuentes de financiación de los ayuntamientos. Ahora ese desinterés flojo e irresponsable deben pagarlo los ayuntamientos ante las más que seguras reclamaciones de particulares, justas por otro lado, hasta el punto de coincidir con Rubén Alfaro, alcalde de Elda y presidente de la Federación Valenciana de Municpios y Provincias, en la necesidad de crear un fondo para cubrir el agujero que las sentencias desfavorables pueden crear a las arcas municipales. O como cuando Martínez recordaba que los ayuntamientos eran los que habían hecho los deberes en los tiempos de la austeridad impuesta por Montoro, al contrario que el gobierno central o los autonómicos, y sin embargo les impedía gastarse ese dinero ("nuestro dinero") en sus vecinos, algo que recordaban después algunos alcaldes con un punto de amargura. 

Los ayuntamientos no se escapan: sufren todo y todo les afecta en carne propia. Si falta agua, padecen con sus agricultores. Si suben los fletes y faltan materias primas, sufren con sus industrias. Si son turísticos, sufren cuando tienen que atender a diez veces su población. Si llega una pandemia, se gastan lo que no tienen. Si hay que prestar competencias impropias, la situación recuerda a aquel chiste: paga tú, que a mí me da la risa. Dos alcaldesas me contaban que la ley les impide sufragar ambulancias: pero hay que pagarlas porque el hospital está a 30 kilómetros de tu pueblo y tú no puedes consentir que tus vecinos se mueran esperando. Por eso, sorprende que nuestros ayuntamientos y sus alcaldes aún tengan ganas de mirar al futuro, y sueñen con el Mr. Marshall de los "Next Generation", que como en la peli de Berlanga nadie sabe si pasarán de largo... De momento, todos quieren un campus, una smart city, dos polígonos industriales, dos museos y muchas actividades culturales. Y está bien que pidan y que hagan su carta a los Reyes Magos, que no son los padres, pero a veces parecen Rectores de Universidad. Merecen que esa segunda descentralización pendiente les traiga todo lo que piden. Y que alguien les trate por fin, como decía Arcadi España, como a instituciones mayores de edad que no merecen estar en esa especie de tutela económica efectiva que ahora padecen con su actual financiación. 

Y una cosa más:

Momentos estelares hubo muchos ayer en la EUIPO. Pero sin duda la voluntad del Puerto de vincularse aún más al centro de la ciudad y unir las dársenas con un arriesgado restaurante flotante, al que se llegaría mediante un transbordador gobernado por inteligencia artificial, se llevó la palma. No le anduvo a la zaga el encuentro de los dos ex rectores de la UA, Andrés Pedreño y Manuel Palomar, que mostraron un proyecto común de 1MillonBot y el CENID para crear "Geo Inteligencia Artificial", una gran base de datos con todo tipo de información digerida por IAque podrá consultarse por un chatbot. 

Te dejo algunos de nuestros titulares destacados del Foro de Municipalismo:

Hasta mañana. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats