Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oltra se posiciona en el pulso de Compromís y respalda al sector crítico del Bloc con Marzà

La vicepresidenta del Consell escenifica su postura durante la presentación de una conferencia de Enric Morera en València

Enric Morera y Mónica Oltra se abrazan antes de ofrecer su conferencia el presidente de las Cortes ayer en València. eduardo ripoll

En el siempre complicado equilibro de fuerzas en el que se mueve Compromís desde su creación, ayer, Mónica Oltra vicepresidenta del Consell y líder de Iniciativa del Poble Valencià, una de los dos socios mayoritarios de la coalición, escenificó su posición en el proceso durante un acto con el presidente de las Cortes, Enric Morera, representante de uno de los sectores que estos meses previos al congreso del Bloc -el principal socio mayoritario de la coalición- propone reforzar Compromís de acuerdo con los socios frente a las tesis de la dirección y del conseller Vicent Marzà. No en vano, la línea estratégica que salga de ese cónclave, previsto para el mes de junio, será decisiva para el futuro de Compromís. Y si se trata de hablar de que la coalición tiene que salir fortalecida, sin hegemonías de una formación sobre otra, Oltra está de acuerdo con el grupo del Bloc en el que figuran, entre otros, Morera junto a Joan Baldoví, Rafa Climent o Natxo Bellido.

La conferencia que ayer impartió el presidente de las Cortes en el Fórum Nueva Economía, celebrado en un hotel de la ciudad de València, en pleno periodo precongresual del Bloc, ofrecía muchas lecturas. Presentes en la sala los dos máximos representantes del sector del Bloc que quieren reforzar el partido internamente para tratar de convertirse en hegemónico dentro de Compromís al margen de sus socios, como son la secretaria general del Bloc, Àgueda Micó y el conseller de Educación, Vicent Marzà, que fuera Mónica Oltra, principal exponente de Iniciativa, quien presentara a Enric Morera tiene un sentido de complicidad muy elevado. Y eso no pasó por alto para el resto altos cargos de Compromís que acudieron a escuchar a Morera, como los conselleres alicantinos Rafa Climent (Bloc) o Mireia Mollà (Iniciativa), el alcalde de València, Joan Ribó (independiente) o el citado portavoz municipal de Alicante, Natxo Bellido (también del Bloc).

Mónica Oltra no escatimó elogios para Morera, del que señaló que los 10 años de Compromís, que nació en 2010, «no se entenderían» sin el presidente de las Cortes. La número dos del Consell habló del presente y de pasado, cuando el valencianismo político fue extraparlamentario, época en la que Morera demostró su «capacidad» para alcanzar acuerdos. Esta misma línea discursiva la mantuvo después el propio titular de las Cortes, quien destacó sus propios méritos como «defensor de la pluralidad», amigo de «negociar, escuchar y acordar», tanto en su labor parlamentaria como en su papel orgánico dentro de un partido que no se debe «alejar de la realidad» y debe tener un «trato directo con las bases».

Para que tampoco hubiera dudas, Morera no evitó ni mencionar que 2020 será año de congresos de partidos («entre ellos el mío, el Bloc Nacionalista Valencià») como tampoco recordar que «soy el presidente del Bloc». Pero estas dosis de autoestima se alternaron con otros guiños hacia el futuro de Compromís, ya que, y cito textualmente, «el Bloc no es todo Compromís». De ahí, la defensa que el presidente de las Cortes hizo ayer de convertir la coalición en una federación de partidos «sin imposiciones que afecten a sus bases ideológicas». Mensaje que oyeron en primera persona Marzà y Micó. Esta intervención de Enric Morera, apoyado por Oltra se suma al escrito que hicieron público hace un mes un grupo de veteranos dirigentes del Bloc -incluido Morera, el diputado Joan Baldoví o el conseller Climent-, donde dejaban bien a las claras que el congreso del Bloc debe servir para reforzar Compromís, la coalición a la que pertenecen, que gobierna en muchas instituciones desde 2015. Y desde esa plataforma privilegiada de «tocar el poder», Morera habló de tolerancia, cooperación y dirimir disputas. Una forma de actuar que ayer buscada adeptos con la vista puesta en Compromís.

Un proyecto fuerte para colaborar en las mayorías de progreso

En su intervención de ayer, Enric Morera hizo un repaso por el pasado más reciente para vislumbrar como debe ser lo que está por venir el futuro. Basándose en que «la diversidad y el pluralismo de Compromís es una fortaleza, no una debilidad», el dirigente del Bloc considera que «así debe ser en el futuro» si se quieren obtener «los mejores resultados electorales posibles». Además de lanzar a la dirección de la coalición la puya de que hasta ahora «predominaba la inteligencia colectiva al servicio del proyecto común», Morera se mostró partidario de un «proyecto valencianista nítido» que colabore con otras fuerzas desde el acuerdo preelectoral y de un «valencianismo que busca acuerdos postelectorales progresistas para conseguir gobiernos, como hemos hecho con el PSPV y Unidas Podemos».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats