Los servicios de limpieza del Ayuntamiento de Torrevieja retiraron a primera hora de ayer de la arena de la playa de La Mata un ejemplar de carabela portuguesa. Se encontraba en la zona sur de esta playa torrevejense, la más extensa del municipio. La Physalia physalis, también conocida como botella azul o falsa medusa vive en mar abierto pero el viento y las mareas puede arrastrarla hasta la orilla. De momento, no se han avistado más en la zona. Ni el servicio de socorrismo, ni el municipio alertaron durante la jornada de ayer sobre la presencia de carabela en el litoral torrevejense. No se avistaron más ejemplares.

La carabela llega al Mediterráneo de forma periódica por el paso del estrecho de Gibraltar impulsada por los vientos y fue especialmente numerosa en el litoral de la provincia en la temporada estival de 2018 lo que provocó el cierre de algunas playas.

La picadura es peligrosa y muy dolorosa. No es una medusa aunque sí tiene esa apariencia. Es en realidad un organismo colonial con individuos especializados para mantener viva la colonia, formado por una vela gelatinosa de entre 15 y 30 centímetros que le permite recorrer los océanos impulsada por los vientos, las mareas y las corrientes marinas. Algo que también permite que sean avistadas con bastante anticipación.Mientras que del cuerpo central cuelgan numerosos tentáculos que le sirven para atrapar a sus presas y que extendidos puede llegar a medir hasta 50 metros, aunque normalmente no superan los diez. Esos tentáculos son los que provocan picaduras.

Todo lo que debes saber sobre la carabela portuguesa