Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La caída del consumo de agua en Torrevieja se estabiliza y desciende solo un 8% en julio

La demanda de recursos atenúa su bajada después de hundirse un 23% durante el confinamiento y otro 16% en junio

Imagen de ayer sábado de la playa del Cura de Torrevieja, que completa su aforo a diario desde hace dos semanas. FOTO JOAQUÍN CARRIÓN

Imagen de ayer sábado de la playa del Cura de Torrevieja, que completa su aforo a diario desde hace dos semanas. FOTO JOAQUÍN CARRIÓN

El consumo de agua en Torrevieja sufrió en julio un descenso estimado del 8,7% con respecto al mismo periodo del año pasado. En 2019 se registró un consumo de 1.151.000 hectómetros. La distribución prevista para este mes de julio ha sido de 1.050.000. Si no fuera por la circunstancia extraordinaria de la crisis sanitaria podría interpretarse como un mal dato histórico. Pero no lo es porque la evolución del consumo desde abril arroja datos de descensos mucho más acusados, incluso en el pasado mes de junio.

El volumen de agua suministrada es un buen indicador de la ocupación turística en una ciudad donde el alojamiento principal se basa fundamentalmente en las viviendas secundarias. Algo más de la mitad de las 120.000 viviendas de la ciudad se puede englobar en el ámbito del turismo residencial -el último censo es de 2011 por lo que la cifra es mayor-. Por ejemplo, el descenso fue mucho más acusado en abril y junio -aunque curiosamente mucho más discreto en marzo-. El consumo de agua descendió solo un 2,3% con respecto al año anterior en marzo. Hasta el momento de decretarse el estado de alarma la campaña de entrada en la primavera vivía un buen momento.

Después del trece de marzo, además, se produjeron desplazamientos desde el interior del país a la costa fueron constantes. Sin embargo, en abril el consumo se hundió y bajó un 23%: de 620.000 metros cúbicos suministrados por la Mancomunidad de Canales del Taibilla en 2019 se pasó a solo 485.000. En mayo -siempre con respecto al mismo mes del ejercicio anterior- bajó un 13% y en junio, la caída fue mayor todavía, hasta un 16%.

Torrevieja compró en 2019 a la Mancomunidad de Canales del Taibilla 8,8 hectómetros cúbicos de agua para el consumo humano. Las previsiones, a expensas de lo que ocurra con los rebrotes, son más optimistas para septiembre. El municipio espera que el año 2020 pese a la crisis sanitaria y el confinamiento termine con un registro de abastecimiento de 8,1, según los datos que maneja el Ayuntamiento de Torrevieja. Ese descenso se habría reducido a la mitad durante este mes julio.

El polémico modelo de turismo residencial, muy cuestionado por consumir grandes recursos y exigir el despliegue de servicios públicos difíciles de sostener; generar un tipo de economía especulativa lanzada a la multiplicación inmediata de las inversiones y provocar además impactos ambientales irreversibles sobre el territorio. Pero en el escenario de crisis sanitaria, y solo en el terreno de la demanda, sobre todo nacional, estaría jugando a favor de destinos como Torrevieja. El turismo residencial, con menor poder adquisitivo que el hotelero, regresa siempre a su lugar de vacaciones. Por decirlo con claridad: no tiene alternativa a la hora de escoger destino. Vuelve a la que es, en muchos casos, una segunda residencia en propiedad. Algo que no ocurre en un modelo basado en la oferta hotelera, como el que explota Benidorm, lastrada por las limitaciones de viajes impuestas por los países de origen del turismo que están contratando en otras zonas del Mediterráneo. Destinos como Torrevieja son más permeables a la llegada de residentes extranjeros, con estancias más prolongadas a la largo de la temporada turística y fuera de ella.

Playas seguras para atraer al turismo residencial

Lo nunca visto era la playa del Cura perfectamente ordenada por parcelas, sin bañistas entre pasillos ni, de momento? problemas de protestas de usuarios, que entre las 12 y las tres de la tarde deben hacer cola para acceder. El Ayuntamiento está vendiendo playas seguras este verano. Lo suyo le ha costado a las arcas públicas. Una adjudicación directa por 1,5 millones solo por tres meses para contratar a 150 controladores y material de parcelación.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats