Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DANA, dos años después: «Tenemos el mismo miedo que hace dos años porque todo sigue igual»

El alcalde de Orihuela critica la falta de infraestructuras que minimicen los daños de una gota fría - Bascuñana se reúne con vecinos y empresarios

«Tenemos el mismo miedo que hace dos años porque todo sigue igual» | TONY SEVILLA

Días para el recuerdo en la Vega Baja. El 12, 13 y 14 de septiembre de 2019 nunca se olvidarán de la memoria colectiva de una comarca en la que las lluvias no son nada habituales pero cuando descargan causan estragos. La fatídica DANA causó tres víctimas en la comarca en las peores inundaciones de los últimos 140 años. Los vecinos aún tiemblan cuando la previsión meteorológica anuncia precipitaciones en la comarca. Así se lo transmitieron este lunes al alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, quien realizó un recorrido por las zonas que resultaron más afectadas en la comarca. La pedanía de El Escorratel fue el punto de partida para una jornada en la que visitó el polígono industrial Puente Alto, donde se reunió con empresarios, y las también pedanías de El Badén, la Media Legua, Camino Viejo de Callosa y Molins, entre otras, donde escuchó a los vecinos que recordaban aquellos trágicos días.

El 12 de septiembre de 2019 cayó la primera tromba de agua que descargó más de 500 litros por metro cuadrado en prácticamente 24 horas. «El susto, el miedo, el drama que se vivió llegó a ser una tragedia», dijo, para señalar, a continuación que «hoy con este ‘chispeo’ sabemos que estamos en temporada de que las lluvias puedan ser torrenciales, por lo que no podemos evitar estar acongojados. No sabemos qué va a pasar, seguimos teniendo la misma situación de miedo porque, desgraciadamente, todo sigue igual», criticó.

El alcalde oriolano dijo que, dos años después, ha estado revisando lo que se decía en 2020 «y nada ha cambiado». «No hay obras, no hay proyectos definidos, no hay presupuestos. Seguimos analizando, seguimos estudiando y seguimos pendientes todavía de recibir ayudas en la agricultura, en el comercio y en empresas», lamentó, aunque reconoció que las administraciones «han hecho esfuerzos, pero aun así seguimos sin tener las infraestructuras hidráulicas que necesitamos».

El regidor de Orihuela puso el foco en la falta de actuación de la rambla de Abanilla, que durante la DANA se convirtió en una trampa mortal con miles de litros de agua y barro bajando como un torrente. «En 1987 ya se diseñó un plan en el que se hablaba de la rambla de Abanilla, de ensanchar el cauce del río y de muchas soluciones que son necesarias que siguen sin ejecutar», dijo, y le pidió al presidente del Consell, Ximo Puig, «que ejerza ese compromiso que anunció del Plan Marshall y que se vuelque con la Vega Baja porque lo necesitamos. Si no se nos ayuda a recuperarnos de las pérdidas que sufrimos hace dos años, Orihuela sola no puede salir». Entre las obras pendientes enumeró la residencia y el Centro Oriol, el Cris o la permeabilización de la CV-930. «Si vuelve a llover, volveremos a quedar incomunicados», auguró.

Por su parte, el edil de Emergencias, Víctor Valverde, incidió en lo mismo. «Faltan las infraestructuras con las que los vecinos puedan descansar un poquito más y no siga ocurriendo que cuando se avecinan estas fechas, después del verano, no puedan ni dormir». «Creo han tenido tiempo suficiente para darnos una solución», zanjó.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats