Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

50 kilómetros a nado contra el cáncer

Jorge Crivillés, único alicantino que se clasifica en 30 años en la Marathon Swim de Manhattan

50 kilómetros a nado contra el cáncer

Es el único alicantino que ha logrado clasificarse para la maratón a nado de la Isla de Manhattan en los 30 años que lleva celebrándose esta prueba mundial. El sábado que viene, 28 de junio, Jorge Crivillés Villanueva lo dará todo para completar la travesía de 50 kilómetros a nado, junto a otros 22 nadadores del resto del mundo, y con la mente puesta en dar mayor visibilidad a la labor que realiza la asociación AEAL de pacientes oncológicos voluntarios.

«Es un compromiso que adquirimos con AEAL, enfermos con cáncer de mieloma, linfoma y leucemia, con quienes firmamos un convenio para difundir su labor a través del deporte desde el club Natación RC7, que lo fundamos un grupo de amigos a los que conocí cuando empecé a nadar».

Lo más llamativo de todo es que apenas hace seis años que Jorge se lanzó a la piscina y, además, obligado por prescripción médica: «Una hernia discal para la que los médicos me recomendaron que nadara media horita, para nada a estos niveles que he llegado», reconoce. Coincidió entonces con «un grupo de nadadores que empezaba a competir en aguas abiertas y, como me encantan esas locuras, me involucré». Hasta el punto de que ha dejado atrás a sus compañeros, quienes llevan «toda la vida nadando», pero a quienes supera «porque tengo una cabeza dura», se ríe.

Fuerza mental

Se lo dice su entrenadora, la olímpica uruguaya Serrana Fernández, «que soy cabezón y puedo tirar para adelante», porque nadar en aguas abiertas no requiere tanto estilo como fuerza mental. Los entrenamientos son «muy duros», lleva seis meses sin descanso, en mar abierto, en la playa de San Juan, aclimatando el cuerpo, sin neopreno, para poder soportar el helor del agua. «Es la mayor complicación de una prueba así, aparte de la contaminación del agua, que obliga a respirar por branquias, el fuerte viento que provoca corrientes en contra y olas complicadas...».

A pesar del esfuerzo que supone, para Jorge Crivillés la prueba tienen «un encanto muy especial por el entorno, dar la vuelta a la Gran Manzana. Me considero un privilegiado», confiesa.

Sabe que no va a nadar en las mejores condiciones físicas porque su espalda se resiente. De hecho ya tiene cita a la vuelta para operarse de la hernia, pero confía en lo que le dice su entrenadora, «que el 80% de este tipo de pruebas está en la cabeza».

Hace tres años cruzó el Canal de la Manchacruzó el Canal de la Mancha, décimo español que nada los 46 kilómetros de Inglaterra a Francia, y, tras la Isla de Manhattan, aspira a completar la «triple corona« del circuito mundial en aguas abiertas con el Canal de Santa Catalina. El concejal de Deportes, Mariano Postigo, recibirá al nadador a su vuelta de NY.

Compartir el artículo

stats