Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alerta, medusas

Investigadores de la UA desarrollan una app gratis que permite a cualquier bañista saber la geolocalización de los bancos de celentéreos avistados

Alerta, medusas

Alerta, medusas

Más de 900 avistamientos de medusas de diversas especies, desde la carabela portuguesa, muy urticante, a la medusa huevo frito, poco irritante, figuran en el mapa de los lugares donde se ha detectado su presencia en el litoral alicantino en los dos últimos veranos. Este mapa se puede consultar en la aplicación gratuita para móvil MedusApp, que permite a los bañistas que hayan avistado tanto bancos de medusas como ejemplares sueltos enviar su geolocalización desde su smartphone, con datos sobre la abundancia estimada y el tamaño apreciado, y fotografías.

Esta aplicación, hasta ahora en pruebas, se relanza coincidiendo con la nueva temporada de baño, que en la provincia no ha registrado aún demasiados incidentes con medusas. Este año no se ha avistado de momento ningún banco y las picaduras, varias de ellas de la peligrosa carabela portuguesa, tuvieron lugar en abril y mayo. «El 80% de las medusas llegan con las corrientes y el 20% con el viento, salvo la carabela portuguesa, que mezcla ambos efectos porque tiene una parte flotante (es en realidad un hidrozoo)», explica César Bordehore, uno de los investigadores de la Universidad de Alicante que ha tomado parte en el desarrollo de la aplicación sobre las medusas.

Tiempo real

Bordehore pertenece al Instituto Multidisciplinar para el Estudio del Medio Ramón Margalef, que desarrolló esta herramienta que pretende dar información en tiempo real de los lugares donde se detecta la presencia de estos animales marinos. También han trabajado en su desarrollo dos exalumnos del CIBER (Centro de Investigación Biomédica en Red) de Enfermedades Respiratorias, el Laboratorio de Inmunoalergia del Instituto de Investigación Sanitaria Fundación Jiménez Díaz de Madrid y el Clínico de Barcelona.

Porque otro de los objetivos de los diseñadores de la aplicación es dar soporte médico a los médicos de familia que atienden las picaduras para que puedan consultar cualquier duda con alergólogos o toxicólogos. Según Bordehore, experto en ecología y dinámica de poblaciones marinas y en organismos gelatinosos como las medusas y las cubomedusas, existen un 5% de reacciones alérgicas provocadas por estos celentéros que desconocemos que son causadas por sus picaduras.

Una de las que más reacciones provoca es la pelagia noctiluca, muy urticante y muy común en esta zona del Mediterráneo, denominada medusa luminiscente, que en casos extremos puede causar shock anafiláctico.

«Cuantas más medusas te piquen en tu vida, peores son las reacciones que provocan porque el cuerpo no se inmuniza, contrariamente a lo que sucede con enfermedades bacterianas o víricas. Es importante que la gente sepa que si sufre hinchazón o problemas articulares después de una semana de una picadura puede deberse a una medusa», señala el investigador de la Universidad de Alicante.

También se pueden enviar datos a través del smartphone de medusas avistadas durante la navegación así como de los plásticos que pueda haber en el mar y de vertidos de aceite y otros. Así como de la presencia de troncos y de otros objetos que puedan dificultar la navegación. La geolocalización permite informar en tiempo real de cualquier incidencia a Capitanía Marítima y a las administraciones afectadas.

La aplicación para móvil contiene una serie de pestañas desplegables para informar de picaduras y avistamientos, información de primeros auxilios, una guía de medusas con imágenes de todas las que hay en el Mediterráneo catalogadas por colores (el rojo las que tienen las picaduras más peligrosas, en naranja urticantes pero no tanto, en amarillo las leves y en blanco las no urticantes), y por último el mapa de allí donde se han detectado. Aunque la corriente se lleva un 95% de las medusas, hay un 5% que coloniza una determinada zona en poblaciones altas, lo que permite que puedan ser retiradas.

Esta iniciativa tiene una segunda parte con un proyecto que busca mejorar el salvamento en playas ya que el 70% de las asistencias de los socorristas están relacionadas con la vida marina, desde medusas (nueve de cada diez), a peces araña y erizos, entre otros. Lo que se pretende es hacer un análisis de datos para optimizar recursos en favor de los ayuntamientos.

Compartir el artículo

stats