Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento de Alicante se libera del papel

Las personas jurídicas, como entidades y asociaciones, estarán obligadas a partir del próximo 9 de diciembre a comunicarse con el Consistorio solamente a través de medios electrónicos

Ciudadanos esperan a ser atendidos en las dependencias municipales de la calle Cervantes, donde está el Registro Municipal.

Ciudadanos esperan a ser atendidos en las dependencias municipales de la calle Cervantes, donde está el Registro Municipal. alex domínguez

Nuevos tiempos: bienvenidos al siglo XXI. Se acabó que una empresa, una asociación, ya sea vecinal o festera, o un colegio profesional acuda al Ayuntamiento de Alicante a registrar un documento. A partir del próximo 9 de diciembre, todas las personas jurídicas estarán obligadas a comunicarse con el Consistorio a través de medios electrónicos. Única y exclusivamente. Es decir, no podrán acudir al antiguo Palas, en la calle Cervantes, esperar a que le llegue el turno en una dependencia municipal donde las interminables colas son una constante y registrar el documento de turno. Ya no.

El Ayuntamiento de Alicante ha decidido poner límite a las moratorias en el cumplimiento de la Ley 39/2015, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, que aborda los derechos y obligaciones a la hora de relacionarse electrónicamente con las administraciones públicas. «Las personas físicas podrán elegir en todo momento si se comunican con las administraciones para el ejercicio de sus derechos y obligaciones a través de medios electrónicos o no», dice el artículo 14, que añade: «Estarán obligados a relacionarse a través de medios electrónicos con las administraciones para la realización de cualquier trámite de un procedimiento administrativo», principalmente, «las personas jurídicas, quienes ejerzan una actividad profesional para la que se requiera colegiación obligatoria y los empleados de las administraciones para los trámites que realicen con ellas por razón de su condición de empleado público».

La ley, que se aprobó en octubre de 2015, no se estaba cumpliendo en Alicante dada las continuas demoras en su aplicación, como así consta en el decreto del Ayuntamiento de Alicante: «Pese a la obligación legal, se ha venido admitiendo tácitamente la presentación presencial de documentos en el registro general por parte de sujetos obligados a relacionarse con el Ayuntamiento de Alicante a través de su sede electrónica». Esa situación, sin embargo, se acabará en ocho días, el próximo 9 de diciembre. Aún con todo, el Ayuntamiento concederá un mes más de margen para que las personas jurídicas, como asociaciones o empresas, se habitúen a la aplicación de la norma: «Finalizado ese plazo de un mes, deberán relacionarse con el Ayuntamiento exclusivamente a través de su sede electrónica, mediante los modelos de formularios específicos para cada trámite o la instancia general normalizada».

Sin custodia

Esta ley, que a priori sólo afecta a las personas jurídicas, también incidirá en las personas físicas. Éstas tienen derecho a presentar sus solicitudes en papel. Sin embargo, a partir del 9 de diciembre también experimentarán cambios. Y es que el Ayuntamiento dejará de custodian esos papeles, como se explica en el decreto municipal: «Los documentos en papel presentados de manera presencial por personas físicas deberán ser digitalizados para su incorporación al expediente administrativo electrónico, devolviéndose los originales al interesado». Esto implica que las personas de a pie podrán seguir yendo a la calle Cervantes a registrar documentos, pero éstos serán digitalizados y los originales serán devueltos a los interesados.

Así, cuando se normalicen los nuevos procedimientos, la presencia del papel en el Ayuntamiento de Alicante se espera que se reduzca considerablemente, al igual que las colas que se generan en las dependencias municipales del antiguo Palas. Así lo explica el concejal de Modernización, el popular Antonio Peral: «Desde hace tres años, la administración tenía la obligación de dar servicio electrónicos, pero la aplicación de la ley no podía ser inmediata, no había medios. Ahora, el Ayuntamiento de Alicante está preparado para la comunicación electrónica». El edil, con todo, admite que los cambios cuestan, aunque son necesarios: «Este nuevo procedimiento descongestionará el servicio presencial, la administración será más eficiente». Desde la concejalía trabajan, por otro lado, en habilitar más espacios para la atención a los ciudadanos (sedes del SAIC) y en facilitar la relación por medios digitales, aunque la ley no lo obligue aún: «Como todo el mundo no dispone o no quiere tener firma digital, habrá una clave PIN (como la que ofrece Hacienda), que será una alternativa puntual para relacionarse con la administración por vía electrónica».

Los cambios han generado inquietud en entidades alicantinas, como las vecinales y las festeras, donde temen que los cambios les dificulten su relación con el Ayuntamiento. Los residentes reclaman que se «potencien administrativamente» las juntas de distrito, mientras la Federación de Hogueras ya ha anunciado cursos formativos para explicar cómo se realizan trámites a través de medios digitales.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats