Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Tenemos millones de microplásticos de origen textil en la costa alicantina que proceden de las lavadoras»

El profesor César Bordehore ha realizado un amplio estudio sobre la presencia de microplásticos en las aguas de la costa alicantina y los resultados no son nada tranquilizadores

El investigador de la Universidad de Alicante César Bordehore, en el laboratorio.

El investigador de la Universidad de Alicante César Bordehore, en el laboratorio. rafa arjones

Ha realizado una investigación sobre los microplásticos en el Mediterráneo, ¿cómo está la situación?

En concreto se trata de una investigación sobre microplásticos en columna de agua en zonas costeras de la provincia de Alicante. Es decir, que sólo capturamos el plástico que está con la misma densidad que el agua de mar, si es menos denso el plástico se va a la superficie y si es más denso se va hacia el fondo, así que es una fracción bastante pequeña de lo que hay en realidad. Los resultados nos muestran que las fibras plásticas de origen textil son las más abundantes entre dos aguas. Los resultados arrojan que hay siete trozos de microplásticos por cada metro cúbico de agua.

Esa cantidad ¿es mucho o poco?

No debería haber nada. Y según este estudio hablamos de millones y millones de trocitos de plástico en el litoral alicantino. Claro que es mucho.

¿Cómo realizan los análisis, de lo que han ingerido los peces o directamente del agua?

Muestreamos agua, se filtra a 250 micras y todo lo que es mayor lo capturamos. De ahí separamos el placton, que también analizamos, y separamos las fibras de origen biológico de las de origen sintético para ver qué son exactamente.

¿Cómo llegan tantas fibras textiles al mar?

Llegan por las lavadoras. Al lavar la ropa sueltan muchas microfibras, una parte se queda en las depuradoras pero otra parte se vierte al mar si la depuradora está en la costa, o a un río o ese agua depurada se utiliza para regar y al final aparece en el mar por las lluvias o el viento que las arrastran.

¿Son más peligrosas para el mar estas fibras sintéticas que el plástico de las botellas por ejemplo?

Todavía no hay informes concluyentes de su toxicidad. Los plásticos tienen varios frentes de impacto. Por un lado, están los macroplásticos que afectan a los animales marinos y pueden llegar a matarles si los ingieren o quedan atrapados en ellos. Y luego están los microplásticos, que son los de menos de cinco milímetros, que son ingeridos por animales más pequeños, tanto en la columna de agua como en el sedimento. Estos microplásticos son como esponjas donde se quedan pegados otros contaminantes como hidrocarburos y otros compuestos. Concentran estos contaminantes y el zooplacton y los peces más pequeños se lo comen y van acumulando toxicidad en su organismo que pueden llegar a nosotros si después los comemos. El problema viene si esta toxicidad está por encima de los niveles que nuestro cuerpo puede asimilar.

Entonces, considera que está bien planteada la campaña de limitar el consumo de pez espada y atún en niños y embarazadas.

Hay especies que tienen más acumulación de tóxicos que otras y también influye mucho el tamaño, cuanto mayor es el pescado más tóxicos tiene acumulados. Un atún de 200 kilos puede tener 50 ó 100 veces más tóxicos que uno de tres kilos.

Puede parecer que pese a las recomendaciones al final es más sano comer carne que pescado.

Una cosa es la composición bioquímica de la grasa que generan y la del pescado es más sana. Y otra cosa es si analizamos la toxicidad. En ese caso la carne suele estar más limpia que el pescado. No comemos animales terrestres carnívoros, los pescados son carnívoros y cada vez que uno grande se come a uno pequeño va concentrando contaminación. Por eso, dentro de los pescados, es mejor comer los de talla pequeña y poca edad para que no dé tiempo a que acumulen muchos tóxicos.

¿Cómo lo podemos saber los consumidores?

Donde más se concentran los tóxicos es en la grasa, de manera que pescados grasos, grandes y viejos están más contaminados. Pero es importante decir que no todos los caladeros están sometidos a la misma cantidad de contaminantes. Estamos promoviendo que en las etiquetas de los atunes en las pescaderías se informe de la cantidad de mercurio que tienen. Son análisis fáciles, rápidos y baratos.

¿Espera que el estudio sirva para que se tomen medidas?

Ojalá todas las investigaciones científicas sirvan para tomar medidas a nivel de gestión. Las fibras de los microplásticos que llegan de las lavadoras sería muy sencillo eliminarlas, simplemente hay que poner un filtro en la propia lavadora.

El problema de los microplásticos en el mar es relativamente reciente, pero ¿irá a más?

Los artículos científicos que hablan de plásticos en el mar empiezan en los años 50 y microplásticos en los 70-80. Es verdad que era una información que estaba muy restringida en los círculos científicos. Y desde hace tres o cuatro años ha saltado a la sociedad. El mayor problema es que los plásticos no se degradan, siguen ahí pero en trocitos más pequeños. Y lo más grave es que cada vez va a haber más porque se van acumulando. De microplásticos pasan a nanoplásticos. Y a escala de nanómetros son capaces de atravesar membranas celulares y ya puede haber interferencias reales con proteínas o rutas metabólicas, de manera que pueden surgir problemas graves de salud.

Estamos en plena cumbre del clima en Madrid, ¿vamos a conseguir frenar el cambio climático a tiempo?

Si por frenarlo entendemos no pasar del incremento de la temperatura media mundial de un grado y medio o dos grados yo creo que no. Ya en la nomenclatura gubernamental se habla más de adaptación al cambio climático que de lucha. Hay zonas del planeta que son pobres y ya tienen problemas serios. En esta cumbre habría que tomar medidas drásticas. Todos sabemos que el petróleo se va a acabar, puede ser en 200 o en mil años y eso se puede regular. La tecnología permite reducir emisiones, hoy día ya es más rentable producir energía solar térmica en zonas con sol. Aunque China quiere quemar todo su carbón, así que hay problemas geopolíticos que solucionar. La producción real mundial de C02 cada vez es mayor, algo estamos haciendo mal.

¿Por qué cree que hay personas que aún lo niegan?

Hay una frase en la película Una verdad incómoda que lo resume muy bien: «Si de entender un problema y asumirlo depende tu salario, mucha gente no lo va a entender nunca». Y quien dice salario, dice interés comercial o político.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats