Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

No habrá bendición desde el Castillo de Santa Bárbara, pero sí desde Santa Faz

La Subdelegación del Gobierno rechaza permitir el traslado de la Reliquia hasta la fortaleza al inadmitir el recurso del Ayuntamiento

Un momento de la misa oficiada por el obispo en la Santa Faz hoy.

Un momento de la misa oficiada por el obispo en la Santa Faz hoy. Álex Domínguez

Fin a la incertidumbre: no habrá bendición desde el Castillo de Santa Bárbara, pero sí desde Santa Faz. Será a las 11 horas, tras la misa a puerta cerrada oficiada por el obispo, Jesús Murgui, que se celebrará desde el monasterio (9.30 horas) y que será retransmitida en directo (InformaciónTV conectará a las 9.20 horas). Y al mediodía repicarán las campanas de la ciudad. Así será un atípico día de Santa Faz, en el que no habrá romería unos 80 años después. Entonces, entre 1937 y 1941, se suspendió la Peregrina por la Guerra Civil.

La decisión definitiva de que no habría bendición desde el Castillo, repitiendo una imagen histórica vinculada a epidemias, se conoció a última hora de la mañana de ayer. La Subdelegación del Gobierno de Alicante inadmitió el recurso presentado por el Ayuntamiento de la capital, dirigido por el popular Luis Barcala. Lo hizo asegurando que la negativa previa a conceder el permiso no era propiamente un acto administrativo, sino una comunicación entre administraciones, por lo que no cabía presentar un recurso de reposición.

Así, la institución liderada por la socialista Araceli Poblador se mantuvo firme en su postura inicial, recordando que el traslado de la Reliquia entre el monasterio y el Castillo, donde se había anunciado una histórica bendición, no estaba recogido entre las excepciones a la limitación de circulación del decreto del estado de alarma. Contra la resolución de Subdelegación cabía recurso contencioso administrativo. Sin embargo, el Ayuntamiento no quiso ir más allá.

Sí lo fue un particular, que el pasado lunes presentó un recurso, que ayer obtuvo respuesta definitiva: el titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Alicante denegó las medidas cautelares, al situarse en la misma línea que la Subdelegación: «No existe una prohibición a la salida [en alusión a que Subdelegación se había limitado a explicar la normativa al Ayuntamiento], por lo que no procede acordar suspensión de la resolución».

Seis días en vilo

La controversia surgió el pasado viernes, cuando la Subdelegación del Gobierno denegó la salida extraordinaria de la Reliquia de la Santa Faz, prevista para este jueves 23 de abril, para bendecir la ciudad contra la pandemia en una petición conjunta del Ayuntamiento, el Obispado y el Cabildo.

Tras esa contestación de la Subdelegación, el Ayuntamiento presentó un recurso, solicitando a la institución que rectificase y permitiese que la Santa Faz pudiera salir a la calle el próximo jueves 23 de abril. Además, sobre la mesa de la Subdelegación también estaba la iniciativa del Cabildo, que envió el lunes un escrito con la propuesta de que el traslado de la Reliquia no se realizase en la comitiva prevista de cuatro coches, sino en autobús para que existiera más distancia de seguridad por el coronavirus.

Con todo, la respuesta de la Subdelegación llegó ayer, un día antes de la bendición prevista desde el Castillo de Santa Bárbara. Finalmente, no habrá acto en la fortaleza, pero sí en Santa Faz.

Barcala rebaja la tensión: «Lo siento por los alicantinos»

Nada más conocerse la resolución de la Subdelegación, el alcalde de Alicante, Luis Barcala (PP), tomó la palabra: «Lo siento profundamente por los miles de alicantinos para los que este gesto significaba tanto». Desde Cs, el edil de Cultura, Antonio Manresa, lamentó que la «Reliquia no pueda salir», aunque admitiendo que la «situación es excepcional».

Desde la izquierda, las tres formaciones mostraron su respeto ante la Subdelegación. «Respetar las resoluciones y seguir las normas es trascendente, aunque sea un gran sacrificio», señaló el socialista Sanguino, mientras que López (Unidas Podemos) subrayó que la decisión se toma «atendiendo a las normas a aplicar en el Estado de alarma».

Desde Compromís, Bellido apuntó que «salvar vidas es ahora la prioridad». Por último, Ortolá (Vox) no se mostró sorprendido: «Albergábamos ya pocas esperanzas tras la primera negativa porque no confiamos en el Gobierno de España».

Compartir el artículo

stats