Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

Un estudio aconseja el verano para la desescalada en el Mediterráneo

El incremento de la temperatura y la alta humedad frenarán la propagación

Un estudio aconseja el verano para la desescalada en el Mediterráneo

Un estudio aconseja el verano para la desescalada en el Mediterráneo

Un estudio nacional de dos geógrafos por la Universidad de Alicante sobre el efecto del clima y el tiempo atmosférico en la incidencia del coronavirus concluye que las zonas influidas por el mar Mediterráneo experimentarán, entre los meses de mayo y agosto, un receso en la propagación de la pandemia. Según los datos analizados, las condiciones climáticas de los cuatro próximos meses favorecerán la disminución del índice reproductivo del Covid-19 en todo el Levante español.

La alta temperatura y la elevada humedad reducen significativamente la trasmisión del virus. Así lo ha determinado un estudio realizado el pasado mes de enero en cien ciudades chinas con más de 40 contagios. Por lo tanto con la llegada del verano a la Península Ibérica, y el consiguiente incremento de la temperatura, la trasmisión de la enfermedad puede retroceder de forma significativa.

Los autores del trabajo, el geógrafo y presidente de MeteoVinalopó, Lluís Francés Martínez, y el experto en Ordenación del Territorio y Riesgos Naturales, César Donado-Mazarrón Morales, consideran que «el periodo estival es climatológicamente óptimo para realizar una desescalada que permita volver a la normalidad. Por eso es necesario aprovechar los meses de mayo, junio, julio y agosto para adaptarnos al virus», apuntan ambos incidiendo en que en España, al contrario de lo que ocurre en Asia, coincide un aumento de la temperatura con un descenso de la humedad, «y eso supone la confluencia de unas condiciones climáticas excepcionales para la disminución de la propagación del virus», subrayan.

Presentan, por tanto, la primera herramienta de referencia nacional que sirve de instrucción a la hora de salir de la actual situación de confinamiento de forma progresiva y que, junto a otras disciplinas técnicas, puede garantizar una alta probabilidad de éxito en la lucha para mantener a raya los contagios.

El trabajo llevado a cabo en las últimas semanas por los dos estudiosos prevé que entre mayo y agosto, incluso confluyendo determinadas zonas peninsulares donde la humedad relativa es más baja, el índice de propagación sufra un claro retroceso por la peculiaridad climática de la Península. «Sin embargo -puntualizan- en septiembre y octubre la propagación experimentará un incremento positivo por la vertiente septentrional mientras que la meridional quedará en negativo». Noviembre y diciembre serán, de forma general, los meses con mayor índice de propagación de la enfermedad aunque de forma contenida, y también sin los valores porcentuales que ostentan enero, febrero y marzo, que comprenden los incrementos más elevados. «Pero todo ello, por supuesto, referido al número reproductivo efectivo diario del coronavirus valorando exclusivamente factores climáticos», advierten los autores. Un diagnóstico que, según mantienen, no cambiará sustancialmente hasta que llegue la vacuna.

Expansión de la enfermedad por meses en España

El objetivo de la investigación es conocer la influencia que ha tenido la propagación del Covid-19 en todo el país a través de la temperatura y la humedad. Para ello se han tenido en cuenta las medias de temperatura y humedad registradas por la Agencia Estatal de Meteorología dentro de la serie climática de 1981 a 2010. A estos datos se le ha aplicado una expresión matemática propia que permite digitalizar la información por provincias para, posteriormente, ser representadas cartográficamente. Un sistema mediante el cual Francés Martínez y Donado-Mazarrón Morales han conseguido localizar las zonas de mayor incidencia de propagación a causa de factores climáticos. De este modo han generado una serie de mapas, para cada uno de los meses del año, en los que se representa el incremento del índice reproductivo del coronavirus en virtud de los factores climáticos imperantes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats