Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

Pasarelas sin distancia anticovid

La arena y el sol borran en dos meses las señales que se pintaron para diferenciar la entrada y la salida a las playas

Las pasarelas con los lavapiés tapados se deben utilizar para acceder a la playa. RAFA ARJONES

Imposible ver si son de entrada o de salida. Es lo que ocurre con gran parte de las pasarelas de las playas de Alicante al borrarse en apenas dos meses las indicaciones -flechas de dirección, aspas de prohibición y palabras en azul- que se pintaron en junio sobre los pasillos de madera. Las de acceso son las que tienen los lavapiés cubiertos con bolsas de plástico y en las de salida estos elementos para la higiene de pies se pueden usar con normalidad. Sin embargo, en las pasarelas se cruzan los que llegan y los que se van: los turistas tampoco se enteran de lo que significa el lavapiés tapado y menos si la flecha de indicación no se ve.

El Ayuntamiento ha pedido presupuesto para repintar las señalizaciones deterioradas. «La arena, con las chanclas, es como una lija», explican desde el bipartito. El sol también contribuye al borrado.

Los negocios del paseo del Postiguet ven cada mañana cómo «la gente entra y sale por las mismas pasarelas. La espera en ocasiones sí se hace con distancia pero sin mascarillas y al final terminan juntándose muchos en las piedras de los lavapiés. No desinfectan en todo el día los pulsadores y los niños juegan a diario con el agua sobrante haciendo caminos y ríos». Ayer por la mañana había menores de corta edad jugando con el agua que rebosaba del lavapiés del acceso 4 a la playa del Postiguet, donde tampoco se ve el aspa que prohíbe la entrada. Se trata de una pasarela de salida pero los bañistas la usan de modo indistinto. Al final de un día de playa, la arena cubre muchas de las pasarelas. Aunque los servicios de limpieza las barren todas las mañanas, muchas indicaciones están gastadas y no se aprecian, solo las líneas que marcan la distancia de espera para los lavapiés que están abiertos.

Los negocios de la zona echan de menos una mayor información a los bañistas sobre las normas y el significado de las indicaciones. «La Policía Local está todo el día por el paseo pidiendo que se pongan la mascarilla y los efectivos de Platges Segures van por la orilla alejando a la gente de la zona de paseo, pero no hemos visto a nadie que informe de para qué sirven las líneas». En la playa de Urbanova también están gastadas las indicaciones en algunas pasarelas y cuesta adivinar las flechas y las cruces, mientras en la playa de San Juan, donde hay pasillos de doble sentido, están en mejor estado.

Además de diferenciar la entrada y la salida a las playas de la ciudad, el Ayuntamiento acordó, como medidas contra el contagio, la obligatoriedad del uso de calzado en los lavapiés, que no siempre se respeta, y llevar la mascarilla hasta llegar al emplazamiento en la arena, donde se tiene que mantener una distancia de seguridad de dos metros entre grupos. Las playas están balizadas, dejando un pasillo de entre 6 metros y 10 metros entre la orilla y los primeros postes, para el paseo y el acceso al baño; y un dron controla el aforo y que se cumplan las normas.

Cierre de la Albufereta

La Albufereta estuvo cerrada al baño con bandera roja ayer durante dos horas y media al aparecer una mancha marrón en el agua. Tras no detectarse bacterias, fue reabierta al considerarse que era un residuo de los arrastres de la lluvia de la noche anterior por el Barranco del Juncaret.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats