Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Navarro Pedreño: «El problema del covid-19 es que no están definidas las vías de transmisión»

Catedrático de ciencias ambientales de la umh. Transición Ecológica y la UMH han puesto en marcha un proyecto liderado por Navarro Pedreño para prevenir el covid-19 a través del análisis de las aguas residuales.

El investigador de la UMH Navarro Pedreño en el campus.

El investigador de la UMH Navarro Pedreño en el campus.

P ¿En qué consiste el proyecto de análisis de las aguas que han puesto en marcha la Conselleria de Transición Ecológica y la UMH?

R Desde nuestro departamento de Agroquímica y Medio Ambiente llevamos años estudiando la calidad de las aguas de la Vega Baja y el Baix Vinalopó. Con la pandemia, la conselleria nos ha propuesto analizar la presencia del virus en las aguas residuales. Nosotros somos conocedores de la matriz de estas aguas y teníamos que organizar una metodología. Es un proyecto municipal en el que estamos colaborando con el Instituto de Biotecnología y el CIO porque son muchos los aspectos que están relacionados con el virus, más allá de la detección, el análisis o la evolución que tiene la enfermedad.

P ¿Qué nos puede decir el agua sobre el coronavirus?

R El agua es el reflejo de la actividad que desarrollamos. Su matriz es compleja porque en ella hay miles de sustancias, productos, residuos orgánicos, restos biológicos... La presencia de restos del virus era previsible y con este tipo de estudios podemos realizar una detección precoz que nos permita predecir cuándo se va a producir un aumento del número de infectados. Detectar a tiempo y ganar espacio para la prevención siempre es mejor.

P ¿Podrán hacer un análisis pormenorizado de la situación de los barrios de Elche?

R En el caso de Elche estamos analizado las entradas de aguas residuales en las tres depuradoras de Algorós, Arenales y Carrizales. Las aguas que recibe cada depuradora son muy distintas. Algorós recibe las aguas del núcleo urbano de Elche, 190.000 habitantes, con una carga orgánica muy importante. Arenales las del Parque Empresarial y Carrizales las del medio rural. Los sistemas de saneamiento tienen colectores principales y secundarios. Si analizamos cada colector por separado, sí podremos hacer un análisis por barrios y zonas geográficas y sectoriales.

P ¿La investigación podrá reducir el número de test?

R Uno de los objetivos posteriores sí es el de rebajar el número de test. Primero tenemos que adecuar el método analítico para detectar la presencia del virus en las aguas. Ahora nos preocupa validarlo y ser rigurosos. A partir de ahí se podrán hacer muchas cosas: control, seguimiento, prevención de la enfermedad... Estamos empezando la investigación, siete meses son muy pocos. Aún así, estamos avanzando mucho más que una investigación normal, como sucede con la vacuna.

P ¿Existen evidencias de la relación del covid y el agua?

R Uno de los grandes problemas del covid es que no están definidas al 100% las vías de transmisión. Con la experiencia que estamos adquiriendo, espero que en pocos meses la OMS defina cuáles son esas vías. Creemos que el virus no tiene permanencia activa en las aguas pero es algo que aún seguimos estudiando y nos encontramos lejos de las conclusiones definitivas. También hay mucha controversia con los aerosoles y no existen pautas claras.

P ¿Cuál es el papel que juega la Inteligencia Artificial en el proyecto de investigación de las aguas que llevan a cabo?

R Queremos introducir la Inteligencia Artificial en la siguiente fase del proyecto. Para poder utilizarla, necesitamos disponer de datos fiables. Ahora estamos en la fase de recabar información para alimentar a los sistemas de computación y modelización que desarrollaremos después. No sabemos hasta dónde podemos llegar, la primera idea es que la Inteligencia Artificial nos ofrezca un modelo preventivo de lo que puede suceder para estar preparados.

P ¿Qué aportan Aigües d’Elx y el Ayuntamiento ilicitano?

R No podríamos hacer el proyecto sin su colaboración, nos están facilitando el acceso a las muestras de las aguas residuales, que es el punto de partida de todo. Los técnicos de Aigües d’Elx nos ayudan a preparar las muestras compuestas que tomamos durante varias horas, sobre todo las que llegan a las tres plantas entre las 8 y las 11 horas. Y el Ayuntamiento ha hecho de primer intermediario para que podamos realizar la colaboración con la empresa.

P ¿Cuál es el estado de salud de las aguas de la provincia?

R El marco provincial ofrece casos muy dispares, lugares que se encuentran con buena salud ambiental y otros que no están tan bien. Un punto que hay que abordar en la provincia es el del río Vinalopó y sus valles. Es muy importante conseguir que el río y su entorno tengan buenas condiciones ambientales. El medio ambiente nos aporta recursos y evita la contaminación, si está sano, nos dará recursos para vivir mejor. Tener aguas y suelos saludables es fundamental.

P ¿Qué lecciones nos deja la pandemia a nivel ambiental?

R Hay mucho publicado sobre la pandemia y su origen en la actuación del hombre sobre el territorio. Cada vez ocupamos más y el contacto con los animales es mayor, lo que seguirá repercutiendo en futuras pandemias. Es evidente que el virus ha saltado de los animales a los humanos. Lo que no me gusta decir es que el planeta nos ha lanzado un mensaje. Ese tipo de mensajes pueden alertar de situaciones pero quedarse con eso es muy simple.

P ¿Le parece mal la gestión política de la actual crisis?

R Desde el punto de vista de la ciencia y lo académico vemos que fallan muchos aspectos. Las administraciones y los políticos tienen que ir más allá de lo simple. El hombre no es ajeno a la naturaleza, forma parte de ella. Los políticos deben estar asesorados y no dejarse llevar por los eslóganes, por mucho que en ocasiones sean necesarios para alertar de que algo se está haciendo mal. Hay que analizar bien los problemas, proponer soluciones y actuar, pero la última palabra la tienen los que administran.

P Un aspecto que se ha puesto en valor es el de la importancia de la economía circular...

R La estrategia de la UE busca que seamos capaces de aprovechar los recursos que tenemos. El término «verde» lo asociamos a la vegetación y las plantas y es mucho más. Cualquier ecosistema que aporta bienestar se ha visto en la pandemia como básico. Podemos prescindir de salir, ir al cine o realizar compras pero no de los alimentos, el agua o el aire. La pandemia ha puesto de manifiesto la importancia de los servicios básicos y lo primario.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats