Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 120.000 personas comen en la provincia de Alicante gracias a la ayuda de las entidades sociales

Cáritas, Cruz Roja y el Banco de Alimentos perciben un incremento notable en la demanda de servicios básicos en las últimas semanas

Una familia recoge alimentos en Cruz Roja de Alicante en el reparto realizado ayer.

Una familia recoge alimentos en Cruz Roja de Alicante en el reparto realizado ayer.

Más de 120.000 personas subsisten en la provincia de Alicante gracias al reparto de alimentos que realizan las ong, que cubren sus necesidades básicas en la mayoría de casos más allá de la comida con ayuda para recibos de suministros como agua y luz así como en el pago de alquileres. Tanto Cáritas como Cruz Roja y el Banco de Alimentos perciben en las últimas semanas un incremento notable en la demanda para cubrir necesidades básicas coincidiendo con el empeoramiento de la situación epidemiológica del covid-19.

Cáritas está recibiendo un 15% más de peticionarios y atiende ahora a unas 37.000 personas. «Es un incremento progresivo. Los equipos coinciden en que por cada 100 familias que atienden están recibiendo unas 15 nuevas. Es un número que va in crescendo. Cada vez que una Cáritas parroquial abre sus puertas en horario habitual hay una familia nueva», explica Rocío Jiménez, coordinadora en la comarca de l’Alacantí. La demanda principal es «para cubrir las necesidades básicas y también vienen personas desempleadas que preguntan por el servicio de orientación laboral y la oficina de colocación».

En cuanto al perfil de solicitante en Cáritas, la edad está bajando y la media es de unos 45 años, con cada vez más trabajadores de sectores como la hostelería ahora en paro o con jornadas laborales reducidas que han visto mermados sus ingresos y van al día. Desde que empezó la pandemia la ong ha atendido a 44.802 familias en la provincia, lo que se traduce en 129.270 personas, con el primer estado de alarma como momento álgido, aunque en la segunda parte del año la demanda bajó y ahora sube de nuevo.

Más de 120.000 personas comen en la provincia gracias a la ayuda de las entidades sociales Pilar Cortes

Cruz Roja tiene en este momento 35.200 beneficiarios a través del Fondo de Ayuda Europea a las Personas Más Desfavorecidas. En el marco del plan Cruz Roja Responde frente al Covid, la ong ha atendido en la provincia a casi 40.000 personas con casi 107.000 intervenciones en materias de orientación e información, entrega de bienes y económica, seguimiento, acompañamiento, asistencia, mediación y alojamiento, entre otras. Una de las miles de personas atendidas es una ciudadana argelina sin trabajo y con dos niñas de 5 años y dos años y medio a su cargo, cuya historia con Cruz Roja empezó hace dos años recibiendo clases de español. «Me han ayudado un montón en la recogida de alimentos, en la integración social con talleres de lectura, de libros, de adecuación financiera para gastar menos», explica. Sin embargo, lo que más le llegó al corazón, señala, es la ayuda recibida durante el confinamiento domiciliario. «Los voluntarios venían a casa a traernos los alimentos, hasta platos calientes, porque no podía dejar a las niñas con nadie ni salir a la calle sola con ellas. Me ayudan también un montón a nivel psicológico y emocional, son como una segunda familia en España», señala.

El Banco de Alimentos da de comer a 48.000 personas, mil más que hace unas pocas semanas. «Es tremendo, el panorama se agrava y afecta a la actividad en general. El horizonte de las 50.000 personas está a la vuelta de la esquina, seguramente en febrero», indica Juan Vicente Peral, que dirige la entidad. En la primera quincena del mes que viene será el próximo gran reparto, de 2 millones de kilos. En este momento todavía se distribuyen las donaciones recibidas en la gran recogida, entregada solo al 60% al modificarse el sistema de reparto. Peral teme que haya escasez en abril o mayo dado que no llegarán más alimentos de Europa hasta junio.

Compartir el artículo

stats