Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fopa lamenta el ninguneo a la provincia en las inversiones en infraestructuras para 2022

La Federación de Obra Pública exige una reacción al Consell y advierte de que sin inversiones es imposible crear empleo

La futura nave cerrada para los graneles en el puerto es una de las pocas obras en marcha

Los empresarios de la provincia especializados en la ejecución de Obra Pública advierten al Gobierno y Consell que con la partida inversora de los Presupuestos Generales del Estado para 2022 es imposible crear empleo y garantizar el futuro de la provincia. El presidente de Fopa, Javier Verdú, reclama una corrección vía enmiendas y pide al Generalitat que compense el ninguneo del Gobierno Central a cargo del fondo de 300 millones de euros adicionales que va a recibir a través del convenio para desarrollar políticas innovadoras de movilidad e infraestructuras sostenibles.. La provincia de Alicante soporta un pronunciado déficit de inversión en infraestructuras, lo que impide que aumente su productividad y los niveles de competitividad de las empresas alicantinas, y constituye un hándicap para alcanzar un crecimiento económico sólido tan necesario después del castigo que la pandemia y las restricciones han supuesto para las empresas de nuestra provincia, agravado por el incremento tan desproporcionado de los precios de las materias primas, los combustibles y la energía. Asignaturas pendientes: Eje ferroviario Alicante–Elche con la Conexión al Aeropuerto. Duplicación de calzada de la CN–332. Variante de Torrevieja. Mejora de la línea de ferrocarril Alcoi–Xàtiva. Tercer carril A- 31, Elda–Monforte del Cid. Tren de la Costa. Alicante–Valencia.. Ronda Sur de Elche. Tramo CV-851- Ronda Carrús. Intercambiadores ferroviarios de la provincia.. Finalización del Corredor Mediterráneo y mejora del acceso ferroviario al Puerto de Alicante.

“Desde la Federación de Obras Públicas de Alicante, debemos alzar la voz ante la indignación y decepción que nos produce como entidad provincial el maltrato a nuestra provincia por parte del Gobierno Central en los Presupuestos Generales del Estado para el ejercicio 2022. Es alarmante que nuestro territorio esté recibiendo en inversiones solo una tercera parte de lo que en justicia le correspondería”, subraya Javier Verdú, presidente de Fopa.

Alicante es la quinta provincia con respecto al conjunto nacional en aportación al PIB y en número de habitantes; sin embargo, los actuales Presupuestos Generales del Estado la han relegado al último puesto de la fila, exactamente al número 52 en inversión a nivel nacional con respecto a su población. Concretamente los alicantinos recibimos 98 € de inversión por habitante, casi 180 euros por debajo de la media nacional. Es evidente que “los presupuestos de la recuperación”, como les llaman, servirán para recuperar a otras provincias, desde luego a Alicante NO.

Los Presupuestos Generales del Estado diseñados por el Gobierno solo contemplan una inversión de 183 millones de euros que supone un 1,4% sobre los 13.207 millones de inversión nacional, cuando por población nos corresponde un 3,9%; y dentro de la Comunidad Valenciana estos mismos 183 millones suponen un 15% sobre los 1.208 millones de inversión en la C.V., cuando por población y aportación al PIB nos corresponde entre el 36 % y el 38 %. Es decir, nuestra provincia va a recibir en el 2022 alrededor de 300 millones menos de inversión de lo que le corresponde.

Obviamente, en esta propuesta de Presupuestos no se contempla ninguna infraestructura nueva. La única consignación relevante son 19 millones de euros para la ampliación a tercer carril de la A-7 (tramo Crevillente–Orihuela), y el resto se destina a mejoras en el Aeropuerto de El Altet, mantenimiento de carreteras y de la red de cercanías, la finalización de la Variante de Benissa, y actuaciones varias de conservación y mejora.

Como ya viene ocurriendo desde hace años, se han quedado fuera de estos Presupuestos las infraestructuras que nuestra provincia necesita para resultar competitiva y que venimos demandando incansablemente, como son:

  • Finalización del Corredor Mediterráneo y mejora del acceso ferroviario al Puerto de Alicante.

Deben tomar buena nota nuestros representantes políticos en Madrid, y no perder de vista que fueron elegidos para defender los intereses de los ciudadanos de la provincia de Alicante, lo cual resulta evidente que no han conseguido, hasta tal punto de que somos la última provincia en inversión. Peor resultado, imposible. Esperemos que desde la Generalitat Valenciana se nos compense con cargo al fondo de 300 millones adicionales que va a recibir a través del convenio para desarrollar políticas innovadoras de movilidad e infraestructuras sostenibles.

La provincia de Alicante adolece de un pronunciado déficit de inversión en infraestructuras, lo que impide que aumente su productividad y los niveles de competitividad de las empresas alicantinas, y constituye un hándicap para alcanzar un crecimiento económico sólido tan necesario después del castigo que la pandemia y las restricciones han supuesto para las empresas de nuestra provincia, agravado por el incremento tan desproporcionado de los precios de las materias primas, los combustibles y la energía.

Compartir el artículo

stats