Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación se queda sin docentes de Religión por no cumplir los requisitos

Institutos de la provincia lamentan la pérdida de horas de la asignatura por la falta de valenciano. La conselleria afirma que la lengua no impide contratar cuando cuesta cubrir las plazas

El alumnado que opta por clases de Religión sigue al alza en la provincia. | PILAR CORTÉS

Algunos de los requisitos exigidos para poder impartir clases de Religión en colegios e institutos plantean problemas a la hora de encontrar sustitutos para las bajas docentes desde el inicio de curso.

Varios institutos de la provincia concretan que desde el pasado mes de octubre no han podido impartir clase de Religión a sus alumnos, porque desde el momento en que han necesitado sustituir al docente de baja no les han enviado a nadie.

Las últimas instrucciones de Educación en materia de plantillas docentes, fechadas el 23 de junio de 2021, para determinar los puestos del profesorado de religión católica en los colegios e institutos de cara al curso actual 2021-22, prorrogan las publicadas el año anterior en mayo de 2020, y exponen que «la adjudicación de vacantes a estos docentes provisionales se realizará aplicando lo previsto en la Orden 3/2020, de 6 de febrero, de la Conselleria de Educación, por la que se determina la competencia lingüística necesaria para el acceso y ejercicio de la función docente en el sistema educativo valenciano».

La selección de profesorado corresponde al Obispado de la diócesis Orihuela-Alicante, pero siempre cumpliendo los requisitos que se exigen desde la Conselleria de Educación, que ya tuvo problemas en este sentido el curso pasado para cubrir las bajas docentes que se iban produciendo, hasta el punto de que decidió puntualmente relajar las exigencias a la docencia para no dejar a los alumnos sin clase.

Junto al valenciano, estos profesores también están obligados, como el resto de los docentes, a haber cursado el máster de Pedagogía y disponer asimismo de un título de grado. Y en concreto deben haber completado los estudios eclesiásticos, que al menos duran cuatro años y son los que demanda la autoridad eclesiástica para impartir clases de Religión.

Desde el Obispado tienen constancia de la falta de docentes desde hace meses aunque sopesan que «está previsto cubrir las plazas cuanto antes». Y añaden que alguna nueva baja que ha surgido esta Navidad «se vuelve a cubrir el próximo 27 de enero» en que reanuda su labor el mismo docente.

Tanto la responsable de contratación de Religión en la dirección territorial de Educación de Alicante, como el secretariado de enseñanza de la Diócesis Orihuela-Alicante, afirman en un escrito a este diario que "el requisito lingüístico no es óbice para la contratación del profesorado, ya que de manera excepcional, aplicando la adjudicación de puestos de difícil cobertura, de manera temporal, los docentes están exentos de dicho requisito al igual que el resto de profesores de otras materias que se hallen en la misma situación para ser contratados por la administración".

Y afirman que "de los 117 institutos que pertenecen a la demarcación de la Diócesis de Orihuela- Alicante 2 centros de secundaria no han podido ser provistos de profesor de Religión desde comienzo de este curso y están en previsión de proveerlos cuanto antes" y que en el momento actual hay 7 puestos sin cubrir, por bajas temporales de los docentes, pero son plazas adjudicadas".

Matrículas

El volumen de alumnado que cursa esta asignatura en la provincia ha ido aumentando un curso tras otro. Según los datos facilitados por la conselleria este curso han elegido dar Religión el 45,4% de los alumnos de Primaria en colegios públicos y un 90,6% de los matriculados en centros concertados.

En Secundaria, los matriculados en Religión suman el 43,9% de alumnado de los institutos públicos en la provincia, y el 90,7% de los que van a centros concertados en esta misma etapa educativa.

Y en el caso de Bachillerato descienden al 32,5% los estudiantes que se han matriculado en la asignatura de Religión en los institutos públicos y al 50,1% los apuntados en la concertada.

Las matrículas en Religión siguen aumentando de modo progresivo en los últimos cursos de la etapa educativa previa ala Universidad o a la Formación Profesional. En 2018-19 la eligieron en Bachillerato 6.798 alumnos, en 2019-20, 7.711 estudiantes; en 2020-21, 7.947; y este curso suman 8.014 los matriculados.

Contratos sin máster ni C1 si los propone el Obispado


Pese a que tanto desde el Obispado como desde Educación se ha informado a los institutos donde falta profesor de Religión de que la causa es que no cumplen los requisitos, desde la conselleria culpan al Obispado porque no les propone candidatos que cumplan los requisitos, y aseguran que la pega está en la formación eclesiástica, porque para no perjudicar al alumnado se facilita plaza en las adjudicaciones por vía de urgencia sin exigir ni el máster ni el valenciano en última instancia, medida que aseguran que sigue vigente este curso.

Compartir el artículo

stats