Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Purificadoras canciones

La cantautora Angel Olsen.

El gran momento al que se refiere Angel Olsen está hecho de vivencias extremas, para bien o para mal: el telón de fondo de Big Time lo ponen el fallecimiento sucesivo de su padre y de su madre, con solo unas semanas de diferencia, y la revelación pública de su homosexualidad, oficializada en un post en Instagram en el que posaba sonriente con su pareja, Adele Beau Thibodeaux («mi novia, ¡soy gay!», hacía saber en abril de 2021). Con ella firma la canción que da título al álbum, rica en versos efervescentes: «Te amo a lo grande, te amo más».

Purificadoras canciones

Así que Big Time, el álbum, que releva al simpático epé de versiones del año pasado, Aisles (donde procedió a tergiversar hitos comerciales como Gloria, de Umberto Tozzi), está hecho de la connivencia del duelo y el enamoramiento, de la despedida y la diáfana proyección de futuro, con un tratamiento sonoro que refleja el movimiento constante en el que opera la artista. El mérito de Angel Olsen es que todos sus discos suenan a ella, aunque puedan decantarse hacia la aridez rockera, la raíz folk o la sonoridad art-pop, y este sigue en esa senda con un cancionero de baladas tensas y vestigios de country espectral, coproducido en tándem con el valioso Jonathan Wilson. Álbum sobre depuraciones anímicas y nuevos comienzos, Big Time rehúye el tratamiento sónico de laboratorio, expuesto en All Mirrors (2019), pero también el antagónico estilo despojado de Whole New Mess (2020), y busca una expresividad franca y a la vez muy elaborada desde el arranque con All The Good Times. Tema que combina delicados equilibrios, con indicios de soul e inflexiones vocales que insinúan un fondo country. La pista roots se hace más explícita, pedal steel mediante, en el corte titular y en ese This Is How It Works, en el que se respira la muerte cercana: «Nunca he estado demasiado triste / tan triste que no pudiera compartirlo».

Delicados equilibrios

Esta es una Angel Olsen de confesiones lapidarias liberadoras («necesito ser yo misma / no viviré otra mentira», advierte sobre un ritmo solemne en Right Now) y cultivadora, en fin, de un refinado arte de la canción. Hay que detenerse en Ghost On, sostenida sobre un piano hechizado, y en las dos piezas que cierran el álbum. Through The Fires hereda el halo clásico, a lo Tin Pan Alley, de temas pretéritos como Endgame, aquí caminando entre las llamas para «dejar marchar el dolor / que te obstruye desde arriba».En ese mismo clima, entre arreglos de cuerda un poco sobrenaturales, Chasing The Sun culmina el repertorio con una escena de sereno encantamiento y plenitud. Olsen llega a buen puerto, «lejos del blues», paladeando el gran momento y consumando el recorrido a un suculento álbum de música salida del alma, llamémosla pop, rock o folk en su sentido más universal.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats