Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mercedes Albert

«Benidorm tiene las suficientes dosis de locura para una novela de ciencia-ficción»

Escribió su primer libro en 6 meses y en 15 días convenció a una editorial para publicarlo

«Benidorm tiene las suficientes dosis de locura para una novela de ciencia-ficción»

«Benidorm tiene las suficientes dosis de locura para una novela de ciencia-ficción»

La pena por el fallecimiento de su abuela la condujo hace dos años a un etapa de introspección. El viaje que emprendió a su interior fue tan profundo que, en el camino, encontró una historia que decidió plasmar en su ordenador. Esta benidormense de 37 años, copropietaria de una cafetería, nunca pensó en ser escritora pero no tardó más de 6 meses en acabar su primera novela y 15 días en convencer a una editorial madrileña para lanzar una primera edición por toda España. Ahora combina su trabajo tras la barra y el cuidado de su hijo con la escritura de la segunda parte de lo que se ha convertido en una trilogía de literatura fantástica.

«Ataraxia, el mundo de Gaya» es el nombre de su primer libro. ¿De qué trata?

Es una novela de género distópico. Una distopía es una sociedad ficticia indeseable en sí misma. Evoca a mundos apocalípticos, en los que si una persona se sale de lo establecido se le suele complicar la vida. Mi novela va muy en la línea de sagas como «Los juegos del hambre», «Divergente» o «El corredor del laberinto».

Así que se carga sin miramientos el planeta...

Sin duda (risas). Una ola barre todo lo que conocemos y los supervivientes generan un mundo nuevo en el que establecen unas modernas y extrañas normas de convivencia. Aparentemente, todo es feliz y armonioso, y sus habitantes no conocen el miedo. Abey, la protagonista, descubre de repente que algo falla y ahí comienzan los problemas.

Y todo eso se le ocurre aquí, ¿entre café y café?

La primera historia salió sola y es como que tenía claro todo lo que iba a pasar. Ahora las ideas surgen cuando menos me lo espero. A lo mejor estoy trabajando y de repente me viene una a la cabeza, y me tengo que ir a un rincón de mi local para apuntarla corriendo en el móvil o en un papel, con el fin de poder recuperarla después. A mi marido lo tengo desconcertado. Un día me estaba hablando de no sé qué y de repente le corté y le dije: «Ya sé cómo acaba el segundo libro y cómo empieza el tercero». Va a pensar que estoy perdiendo los papeles.

Bueno, de momento solo ha ganado éxito literario.

La verdad es que no me puedo quejar. Conocí a través de una red social a la editorial madrileña Éride, que es la que ha conseguido colocar el primer libro en Fnac, la Casa del Libro, El Corte Ingés y en Amazon, a nivel nacional. Es una edición de 500 copias pero es un comienzo. Las críticas de blogueros de literatura fantástica, de momento, son muy buenas.

Entiendo que admirará a escritoras como J. K. Rowling, creadora de «Harry Potter».

Sin duda, soy una gran admiradora de las novelas de fantasía. Me gustaría poder dedicarme a esto en el futuro e, incluso, traducir mi libro al inglés. También me han ofrecido hacer un «teaser» de la historia, que es como el vídeo de una futura película, pero es algo que todavía está muy verde.

Nos habla de un mundo fantástico donde nadie tiene miedo a nada. ¿Seguro que no le ha inspirado su ciudad natal, Benidorm?

Para nada, aunque sí considero que Benidorm tiene las suficientes dosis de locura para poder dar forma a una novela de ciencia-ficción.

Su hijo estará encantado con una madre tan imaginativa.

Mi hijo alucina con los cuentos que me invento para él cada noche justo antes de irse a la cama. Mi versión de Caperucita es brutal.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats