Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Usuarios de las playas de Benidorm piden un mejor sistema de reserva

Los bañistas siguen reclamando más espacio para parcelas gratuitas

Usuarios pidiendo información en uno de los puntos de reserva. DAVID REVENGA

Usuarios pidiendo información en uno de los puntos de reserva. DAVID REVENGA

Las playas de Benidormplayas de Benidorm son la joya de la ciudad, y ahora más que nunca las guarda con especial cuidado ante la pandemia por el bien de propios y extraños. No obstante, hay sectores entre la población benidormense y sus visitantes que no están satisfechos con el sistema para reservar un espacio en la playa de Levante. También hay voces que siguen criticando la cantidad de metros cuadrados que han sido destinados a las parcelas de disfrute gratuito en comparación con el espacio que se ha designado para la colocación de hamacas de pago.

Experiencias

Juan Miguel Asensio vive en Tibi con sus esposa, tiene 72 años y se declara «incapacitado para pedir un hueco en la playa desde el chisme (haciendo referencia a su móvil)». Según explica, suelen visitar la ciudad una o dos veces al mes y por eso ambos decidieron acudir directamente a Benidorm a pasar el día y disfrutar de la playa a la hora a la que hubiera un espacio libre, además de comer y pasear como suelen hacer.

Juan Miguel explica que al llegar al punto de información les indicaron que no había espacios disponibles, por lo que preguntó a quien lo atendió si había otras opciones u horarios y la respuesta fue negativa. Este tibeño señala que había parcelas desocupadas e hizo la observación al trabajador, limitándose este a responder que estaban reservadas durante todo el turno o durante todo el día, por lo que no podían asignarlas.

Asensio y otras personas que se juntaron en torno a él señalan que las parcelas se deberían conceder por espacios de tiempo más breves para que más personas puedan disfrutar de ellas.

Otro clamor generalizado entre todas estas personas tiene que ver con las hamacas de pago. Consideran que hay muchos más metros designados a esos elementos y creen que se podría reducir el espacio que tienen a lo largo y que se aproveche toda la arena hasta el paseo marítimo, «porque entendemos que esta gente también tendrá que trabajar».

Mari Paz Garrido viene todos los veranos desde Albacete a pasar la temporada estival. Este año, retrasó su viaje debido a la pandemia y llegó la semana pasada. Ella explica que unos de los principales motivos por los que fue postergando el desplazamiento a su segunda residencia fueron las noticias que veía sobre las limitaciones para acceder a las playas, además del miedo a la pandemia.

Mari Paz explica que cuando llegó a la capital de la Costa Blanca sus temores se confirmaron, pero solo parcialmente. Reconoce que ha habido días en los que no ha podido reservar plaza en la zona de la playa que a ella le gusta, pero que sí le ha sido posible acceder a otros puntos del arenal. Hace énfasis en que «la situación que se está viviendo es especial» y considera que «todos tenemos que ser más comprensivos y acatar las medidas que se toman».

Tras mostrarse comprensiva con el sistema de reserva, subraya sin embargo que los trabajadores que controlan el acceso, los que hacen las reservas, e incluso algunos agentes de la Policía Local, «deberían ser más amables y comprensivos con gente que lo único que quiere es disfrutar de la playa, que es de todos».

Imagen

Algunos empresarios de la ciudad también se están mostrando muy críticos con el mecanismo de reserva de parcelas en la playa de Levante. Aseguran que desde que se implementó han ido notando una disminución en la afluencia de clientes y un incremento en las cancelaciones de las reservas que ya tenían hechas.

El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Juan Balastegui, asegura que «es alarmante la cantidad de cancelaciones que se están produciendo debido a la imagen que estamos dando por los problemas que está teniendo la gente en ir a la playa».

Balastegui recuerda que, ante esta situación, hace unos días envió una propuesta a la concesionaria de las hamacas para buscar alguna solución, con la finalidad de que se amplíe la capacidad del espacio libre en la playa.

Denuncian ofensas y la retirada de sus pertenencias

Dos mujeres benidormenses han presentado una queja formal contra la Policía Local y contra la empresa que controla la playa. Acudieron a la playa el pasado martes con la pertinente reserva. Aseguran que, tras bañarse en el mar y dar un paseo, se encontraron con que la Policía Local había retirado sus pertenencias alegando que no tenían la parcela asignada. Señalan que se sintieron humilladas porque los agentes y el trabajador que les asignó la parcela las llamaron mentirosas delante de toda la gente, situación que pudieron desmentir mostrando el comprobante de la reserva.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats