Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La polémica por la «reserva» de espacio en primera línea vuelve un verano más a Benidorm

Los bañistas «copan» con sus sombrillas y hamacas desde primera hora los huecos libres y la Policía Local actúa a diario - El Ayuntamiento anula hoy la parcelación en las playas

16

La polémica por la «reserva» de espacio en primera línea vuelve un verano más a Benidorm DAVID REVENGA

Viernes. 8.30 horas. La playa de Levante ya es un hervidero de bañistas. En el Rincón de Loix, encontrar un sitio vacío en las parcelas que dividen la playa ya es misión casi imposible, no solo por la afluencia de personas sino porque muchos espacios están ya ocupados desde prácticamente primera hora por sillas y sombrillas que permanecen vacías sobre la arena. Es el problema de todos los años cuando llega el verano: la «reserva» de espacio a primera hora para tener sitio más tarde.

Muchos sitúan sus sombrillas y sillas y no vuelven hasta pasadas unas horas, dejando sin posibilidad de encontrar hueco a otros.

decoration

Es el problema al que se enfrenta Benidorm cada verano y al cual el Ayuntamiento intenta poner remedio. Los auxiliares de playa son los que avisan a los bañistas de que no se puede ocupar espacio para después marcharse, pero sus indicaciones a veces no sirven de nada. Así que los siguientes en actuar son los agentes de la Policía Local. El concejal del área, Lorenzo Martínez, indicó que «se acude cada mañana a comprobar la situación» o por requerimiento de alguien que quiere tener un sitio. Si se comprueba que esos enseres no están ocupados, se retiran, porque así lo permite la ordenanza, y se llevan a objetos perdidos. «Hay que buscar el equilibrio para el uso normal de la playa», apuntó el edil.

6 metros es la franja de orilla que debe quedar libre en la playa este verano

decoration

Pero a pesar de todas las advertencias, la situación se repite cada día: bañistas que cada mañana madrugan para coger un buen sitio al que no vuelven hasta pasadas, incluso, unas horas. Enfrente, aquellos que cuando acuden a la playa ven que todos los «huecos» están llenos y no tienen posibilidad de poner sus pertenencias si no lo hacen a las 7 de la mañana. Los puntos donde más se repite es el la zona del Rincón de Loix, en el Torrejó y algunos tramos puntuales de Levante; aunque también se extiende algunos días a Poniente.

Algunos bañistas dejan sillas y sombrillas abiertas para «reservar» su espacio. | DAVID REVENGA

Casi como un ritual, cada mañana se repiten las mismas escenas. Desde el pasado año, con un añadido: las parcelas que por el covid dividen la playa. En algunas de ellas solo se ve una hamaca abierta; en otras solo un palo de sombrilla con una toalla extendida sin que nadie aparezca en minutos. «Hay que bajar pronto si quieres estar delante», apunta a este diario una mujer que baja a las 8 horas y prácticamente coge la misma parcela todos los días. Ella se queda cuando deja sus cosas pero afirma que muchos no vuelven «hasta que desayunan o van a comprar».

Redes

Hasta este viernes, esas «reservas» se hacían en las parcelas que dividen la playa desde el pasado marzo y que ya funcionaron el pasado verano para garantizar la distancia física por el covid. Pero desde este sábado, esas redes desaparecerán de las playas. Así lo decidió este viernes el Ayuntamiento basándose en la nueva normativa estatal relativa, fundamentalmente, al uso de las mascarilla en espacios al aire libre. Sí se mantendrá la franja de seis metros en la orilla o el horario de siete de la mañana a diez y media de la noche. Así que a partir de ahora, aquellos que «reservan» su espacio lo podrán hacer sobre toda la arena.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats