Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La rotura de un transformador paraliza otra vez la obra del Centro Cultural de Benidorm

Proyectos Temáticos atribuye ahora a Iberdrola el retraso en la finalización de la primera fase, que ya se tuvo que posponer por la falta de chips - El Ayuntamiento licita la limpieza y el mantenimiento del edificio sin saber cuándo podrá disponer de él

Dos imágenes del Centro Cultural, con la primera fase ya acabada y el centro de transformación. | DAVID REVENGA

Problema sobre problema en las obras del Centro Cultural de Benidorm. La Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV), la empresa pública encargada de ejecutar las grandes infraestructuras de la Generalitat, ha tenido que posponer de nuevo la finalización de la primera fase de este inmueble, cuya obra física está completamente terminada desde finales de septiembre, debido en esta ocasión a la rotura de un centro de transformación de la compañía eléctrica Iberdrola y desde el cual ahora se suministra la luz de obra al edificio. Así lo han asegurado fuentes de la entidad, que han indicado que la pasada semana, tras recibir e instalar los microchips necesarios para realizar el enganche a la red eléctrica que obligaron a posponerlo hace un mes, se detectó este nuevo fallo cuando se iba a proceder a la instalación, lo que impidió llevarla a cabo como estaba previsto. Las mismas fuentes han confiado, no obstante, en que la compañía eléctrica pueda tener resuelto el problema a partir de la próxima semana y, de este modo, se pueda proceder al «corte» de energía desde este transformador para llevar a cabo, de una vez por todas, la instalación definitiva.

Este paso, no obstante, no será el último, sino el primero de una serie de actuaciones necesarias para finalizar definitivamente la obra. De hecho, la previsión de Proyectos Temáticos apunta a que los trabajos pendientes podrían demorarse, al menos, un mes más, puesto que una vez que el edificio disponga de la luz proveniente de su propio centro de transformación, instalado en la esquina que da a la avenida de Europa, habrá que iniciar una serie de pruebas y certificaciones en todas las luminarias y otros aparatos eléctricos, desde los aires acondicionados a los ascensores, con técnicos de distintas empresas que tendrán que desplazarse desde varios puntos de España, antes de poder entregar la obra al Ayuntamiento. Y éste, a su vez, también deberá hacer una revisión técnica de toda la infraestructura antes de recepcionar el inmueble, según indicaron desde el consistorio, «para verificar que todo está correcto».

Esta primera fase del Centro Cultural, en la que se han invertido 12,7 millones más los cerca de 24 que ya se habían gastado en la estructura, contendrá una sala menor con capacidad para 450 butacas -menos de las 560 inicialmente previstas-, los conservatorios municipales de Música y Danza y una cafetería para dar servicio a ambos espacios, todo ello con acceso desde la calle Jaén, desde donde ya se puede apreciar que la obra en sí del edificio está totalmente terminada a falta de instalar el suministro definitivo.

Este nuevo retraso es uno más de los que viene sufriendo la infraestructura desde que comenzó la pandemia. Paralizaciones por cuarentenas o por el contagio de covid-19 de algunos de sus operarios, falta de suministro de materiales de obra y otros problemas derivados de la crisis generada por el coronavirus han sido algunas de las causas que han provocado dichos retrasos, que obligaron incluso al director general de la SPTCV, Antonio Rodes, a comparecer públicamente a principios de octubre para dar cuenta de la situación generada. Entonces, Rodes explicó que la SPTCV se encontraba «impotente» ante la rotura mundial de stock que se estaba produciendo para el abastecimiento de microchips y afirmó que los mismos estarían probablemente a finales de octubre, como así finalmente ha sido.

Licitaciones

Mientras tanto, el Ayuntamiento de Benidorm sigue haciendo camino para dotar a este edificio de todos los servicios que serán necesarios una vez que entre en funcionamiento. Como ya contó este diario, el pasado agosto el Consistorio licitó por 400.000 euros la adquisición de instrumentos y mobiliario para los conservatorios de Música y Danza, para disponer de todos los materiales necesarios una vez que la SPTCV acabara la obra. Además, la pasada semana la junta de gobierno local también aprobó sacar a licitación la limpieza y el mantenimiento del inmueble, un contrato que se adjudicará por concurso abierto y un periodo de dos años, prorrogables a otros tres, por importe de 413.320,87 euros anuales. Todo ello, sin saber aún cuándo podrá disponer del edificio. Fuentes del ejecutivo municipal, del PP, explican que «estamos adelantando todos los trámites para poder entrar y empezar a funcionar desde el día siguiente de que nos entreguen la obra».

Segunda fase El Consell dice que empezará en 2023

Con la obra de la primera fase ya prácticamente finalizada, a expensas de la instalación eléctrica, la pregunta que surge ahora en Benidorm es cuándo acabará la Generalitat completamente el edificio. Aunque inicialmente no se dieron plazos cuando Consistorio y Consell llegaron a un acuerdo para retomar la obra tras diez años paralizada, la previsión pasa por que la segunda fase se pudiera retomar en 2023. Así, al menos, lo aseguró el pasado mes el director general de la SPTCV, Antonio Rodes, quien aseguró que en dos años habrá presupuesto para acabar el grueso del proyecto.

La rotura de un transformador paraliza otra vez la obra del Centro Cultural de Benidorm

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats