30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una veintena de pueblos de la Comunidad Valenciana ofrecen empleo para evitar la despoblación

Bares, hornos o carnicerías son algunos de los negocios disponibles

El chiringuito de Vallanca sale ahora a licitación pública.

El chiringuito de Vallanca sale ahora a licitación pública.

Valentina Romero, de 32 años, ha cambiado València por Almedíjar, un pequeño pueblo del interior de Castelló. Es diseñadora gráfica e ilustradora y se ha trasladado a este municipio con su hijo de 8 años. Teletrabaja y con la escolarización del pequeño ha sido posible reabrir la escuela. Como ella, Gabriela y Salvador, con sus hijas Emilia y Amanda, han dejado la capital para mudarse a Cinctorres, en Els Ports, y gestionar allí el bar municipal. Antonio, Inma y su hijo Hernán han hecho lo propio trasladándose a Matet a llevar el polideportivo.

Son tres historias de cambios vitales. Han dejado la gran urbe por un pequeño pueblo donde ganar calidad de vida y un empleo. Es el principal atractivo de esta iniciativa impulsada por la Agenda Valenciana Antidespoblament y la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, que con el Plan Reviu se han posicionado como intermediarios entre las necesidades de los pueblos y las necesidades de los ciudadanos.

66 municipios en la Comunitat

En total, 66 municipios se adhirieron al programa, 20 de ellos en la provincia de Valencia, todos interesados en atraer a nuevos vecinos . Por ello, a través de técnicos de Avant y de la FVMP, ofrecen asesoramiento para dar el paso. De todas las ofertas laborales y habitacionales recibidas, se encargan de gestionar los perfiles interesados. En estos momentos, son 590 familias las que han mostrado interés en dar el salto. Se priorizan familias, emprendedores y personas con experiencia en los servicios que se ofrecen para gestionar.

En el caso de Vallanca, el chiringuito municipal. En Casas Bajas, el horno pastelería, que incluye la vivienda. En Gàtova hay dos carnicerías que necesitan un relevo generacional, y una panadería y cafetería que se cerró. En Millares se ofrecía la gestión del albergue municipal, pero ya fue adjudicada. Aún vigentes están las ofertas de empleo en Camporrobles; el bar Patronat, el bar de la piscina, el albergue municipal y el bar del campo de fútbol. O en Caudete de las Fuentes, que ya han sacado la licitación para explotar el kiosko.

Se trata de evitar la muerte segura de estos negocios y, por ende, la del pueblo. «Se trata de encontrar a gente que quiera un cambio de vida en el interior. Allí se pierden oportunidades por no haber relevo generacional, pero son negocios rentables», explica Jeannette Segarra, directora general de Avant. De hecho, de las casi 600 personas interesadas, 85 % han sido familias, y el 75 % de la C. Valenciana. Sin embargo, un 20 % de las inscripciones han llegado de fuera de la autonomía e incluso hay un 5 % de interesados que viven en países extranjeros.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats