Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ecologistas alertan de la elevada contaminación y critican la inacción del Consell

Ecologistas en Acción dice que el pasado año mejoró la calidad ambiental en la provincia pero que los ciudadanos continúan respirando un aire insalubre

La autovía de circunvalación de Alicante a la altura de Sant Joan. | MANUEL R. SALA

La autovía de circunvalación de Alicante a la altura de Sant Joan. | MANUEL R. SALA

La reducción de la movilidad y otras medidas acordadas para combatir la pandemia del covid-19 provocaron el pasado año una mejora general en la calidad del aire, pero la situación sigue siendo preocupante y, tanto los residentes en la provincia de Alicante como en el resto de la Comunidad Valenciana, respiraron el pasado año aire contaminado. Así figura en el informe anual de calidad del aire que elabora Ecologistas en Acción, donde se recoge que el 88% de la población y el 80% del territorio «estuvieron expuestos a un aire insalubre».

El informe general sobre la situación en España recoge un apartado dedicado a la Comunidad Valenciana en el que analiza datos de 74 estaciones de control de la contaminación y ya advierte que se parte de una insuficiencia de información porque recogen mediciones por debajo de los mínimos establecidos por la normativa.

Ecologistas en Acción afirma en su informe que el cuadro general de la Comunidad Valenciana es el de «unos elevados niveles de contaminación por ozono troposférico que afectan a todo el territorio». Se superaron los valores recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y su origen procede mayoritariamente de los óxidos de nitrógeno emitidos por el tráfico rodado que circula por las ciudades de Alicante, València, Castellón y Elche, así como por las carreteras interurbanas.

El informe añade que también contribuyen puntualmente a los niveles de ozono o partículas diversas áreas industriales, entre las que destacan la zona cerámica de Castellón, las cementeras de Alicante y Sagunto, la refinería de Castellón y la fábrica de coches de Almussafes en Valencia.

La formación ecologista concluye que a pesar de la significativa mejora de la calidad del aire por efecto de las medidas de lucha contra el covid-19. toda la población de la Comunidad Valenciana «siguió respirando en 2020 un aire perjudicial para la salud según las recomendaciones de la OMS». Ninguna de las zonas de la Comunidad donde se superó en 2020 el objetivo legal para la protección de la salud establecido para el ozono se encuentra en la provincia de Alicante.

Sí aumentó el ozono de forma puntual en algunas estaciones, como la de El Pla en Alicante, a causa de la fuerte disminución en vías urbanas del monóxido de carbono, contaminante que destruye el ozono, por la menor movilidad de vehículos durante el primer estado de alarma y meses posteriores, señala el estudio. Asimismo, se indica que las estaciones de Benidorm y Orihuela registraron mala calidad del aire en más de 75 días.

Por otro lado, el informe precisa que casi la totalidad del territorio de la Comunidad Valenciana estuvo expuesto a niveles de contaminación que dañan la vegetación. En concreto, señalan que se superó en siete zonas con 23.000 kilómetros cuadrados -el 58% de la Comunidad- el objetivo legal para la protección de la vegetación establecido para el ozono en el quinquenio 2016-2020.

Ecologistas en Acción recuerda que el Consell no ha aprobado hasta la fecha ningún plan de mejora de la calidad del aire, salvo Júcar-Cabriel y Castelló, y acumula más de una década de incumplimiento de la legislación ambiental en esta material. La confederación de grupos ecologistas señala que recurrieron ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana por la negativa de la Generalitat a cumplir con sus obligaciones legales en materia de calidad del aire y están a la espera de que se dicte sentencia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats