Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teatro crítica

Vuelo de tipo medio

La sobriedad no está exenta de una ligera crispación con el sentido teatral del antagonismo que conduce a la concordia, a los trazos sentimentalistas con edulcorante escénico

La golondrinaTEATRO PRINCIPAL DE ALICANTE

De Guillem Clua. Reparto: Carmen Maura y Félix Gómez. Dirección: J. M. Mestres.

La polivalente actriz vuelve a los escenarios con gran éxito de público y esgrimiendo un personaje que le permite ofrecer su característico tono de naturalidad en la obra dramática del catalán Guillem Clua. El odio y el amor constituyen dos maneras de tomar posiciones ante ciertas circunstancias, y el dolor ajeno puede sentirse como algo propio. El sinsentido del horror terrorista es otro de los asuntos que salen a flote en las escenas dirigidas con sencillez por Josep Maria Mestres e interpretadas por Carmen Maura y Félix Gómez. La profesora de canto y el aparente alumno. Un suceso real que ocurrió en una discoteca gay de Orlando, en 2016, ha servido a la inspiración del dramaturgo, que amplía el concepto de criminalidad hacia cualquier clase de atentado contra formas de ser o pensar diferentes. Una madre golpeada por perder a su hijo de ese modo, y la ausencia de comunicación y entendimiento en las relaciones, ya sea por temor o vergüenza de unos y otros. Más aún puede darse esto cuando se trata de un hijo homosexual, quien ocultó su estrecho vínculo con el joven que ahora tiene ella enfrente. Carmen Maura prefiere el cine, pero se mueve bien en el teatro aunque no alcance cotas más altas, y siempre transmite sinceridad como es fácil ver en La golondrina, que se refiere al canto de una nana para el memorial del joven fallecido en el atentado. La sobriedad no está exenta de una ligera crispación con el sentido teatral del antagonismo que conduce a la concordia, a los trazos sentimentalistas con edulcorante escénico. Félix Gómez tiene un poco más de papel e intenta aprovecharlo limpiamente. Los pasajes del versátil autor barcelonés Guillem Clua describen, narran, prosperan hasta cierto punto y pretenden sorprender, atrapar la atención de los numerosos espectadores con algunos giros, forzadamente o no, en su estructura. A Carmen Maura le va mejor la comedia y le gustan más los platós cinematográficos. Aun así, en esta pieza tiene el notable objetivo de sintonizar con todas las madres que asisten. La comunicación y la comprensión, en suma, nos colocan en la posibilidad de poder ser más felices, cosa que cuida la sensible dirección de Josep Maria Mestres.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats