Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La alicantina Paula Benedicto entra en el reino de «Frozen 2»

La joven de 26 años forma parte del equipo de animación en la última entrega de la producción taquillera de Disney. «Da mucho miedo meterse en un estudio tan grande, pero es una pasada»

Paula Benedicto en la entrada de los estudios de animación de Disney en Los Ángeles. Abajo, los personajes Elsa y Anna en Frozen 2.

Paula Benedicto en la entrada de los estudios de animación de Disney en Los Ángeles. Abajo, los personajes Elsa y Anna en Frozen 2. Información

La película favorita de Disney de Paula Benedicto siempre había sido Hércules, pero Frozen la ha visto por lo menos siete veces desde su estreno en 2013. Seis años después, la joven alicantina de 27 años puede presumir de haber puesto en movimiento a Elsa, Ana o Kristoff en Frozen 2, la nueva entrega de esta franquicia que se ha convertido en el estreno más taquillero de la historia.

Paula Benedicto ha formado parte del equipo de animación de Disney en esta película, primero supervisada por un tutor haciendo pruebas, luego como aprendiz haciendo crowds o personajes secundarios que salen de fondo, y los últimos tres meses animando planos de la película con personajes principales y secundarios.

«Da mucho miedo meterse así de primeras en un estudio tan grande y con gente tan buena. Estás rodeada de los mejores animadores del mundo, porque Disney es la mayor empresa de animación que hay, y poder trabajar con ellos es una pasada. La primera Frozen me encantó, la vi un montón de veces, y trabajar con personajes que ya conoces me hacía una ilusión enorme», señala la alicantina, que inicialmente se formó en la Universidad de Alicante en un grado de Ingeniería Multimedia y después estudió en Madrid un Máster de Animación 3D en la U-TAD (Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital). Allí tuvo oportunidad de iniciarse en los estudios de animación Ilion -donde ahora trabaja -, y en La Tribu Animation de Valencia. Luego solicitó unas prácticas en Disney y se ha pasado 12 meses en los estudios de la factoría en Burbank, California.

«Probé en animación un poco por probar, y menos mal porque me encanta. Yo no sé dibujar, se me da mal, pero no es necesario dibujar en animación. Lo hacemos con marionetas que se mueven», explica Paula, que ha formado parte de un equipo de cerca de 90 animadores para sacar adelante Frozen 2.

«En Disney he aprendido a confiar un poco más en mí misma, ves mucho la evolución porque estás acompañada de gente buenísima que te hace mejorar y valora lo que haces aunque estés aprendiendo», destaca la animadora, que reconoce que al principio resultaba un poco «apabullante» la reunión diaria con los directores de la película: «Teníamos todos los días revisiones para enseñarles el trabajo que hacíamos y ellos nos iban diciendo hacia dónde querían que fueran los personajes, porque al final los animadores somos un poco actores y ellos nos van dirigiendo. La primera reunión da mucho miedo, pero son muy majos y luego es bastante llevadero».

Ella ya ha visto Frozen 2 y, lógicamente, le ha encantado. «Lo que más me gusta de esta película es que cuenta una historia que se basa en otro tipo de amor no romántico, al que estamos acostumbrados, sino en un amor entre hermanas, de familia» y sobre las insinuaciones de lesbianismo que apuntan algunas voces ella indica que «son comentarios que se hacen desde fuera».

Verse en los títulos de crédito de una película tan exitosa «emociona mucho, hice una foto en el cine cuando salió mi nombre» aunque ver la proyección es diferente cuando has trabajado en la historia: «No la disfrutas tanto porque veo todos los fallos o lo que habría cambiado, te cuesta un poco más verla en conjunto. Como espectadora la ves más fresca, pero así también disfrutas con lo que has hecho tú y tus compañeros». Hasta que no salga en Blu-ray no puede hablar de las escenas que ha animado, «pero he hecho unos 7 u 8 planos enteros de personajes principales, y de secundarios bastantes más», aclara.

Fan de Disney desde niña

Desde niña era fan de Disney y sigue siéndolo hoy. «Era mi pasatiempo favorito de pequeña y puede que de haber disfrutado tanto sus películas me dedique a esto hoy. Y Disney es mi estilo preferido de animación, es más animado, no tan realista como otros. Pixar también me gusta pero Disney casa más con lo que disfruto haciendo», apunta la animadora, que aunque a veces ve cine «normal», admite que «de un tiempo a esta parte casi todo lo que veo es animación. Al final va a ser tu vida, vives y respiras películas de dibujos y si no te gustan, estás fastidiado», bromea.

Ahora trabaja en Madrid pero confía en renovar su visado pronto para volver a Los Ángeles: «Estaban contentos con mi trabajo y hay posibilidades de volver».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats