Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al rescate de una película pionera

Filmin incorpora a su catálogo el documental Cada pez a su estanque de Jaime Natche, que refleja la historia del primer filme escolar rodado en España desde el colegio Inmaculada de Alicante en 1966

Imagen del rodaje de la película Cada pez a su estanque en 1966 en el colegio Inmaculada de Alicante.

Imagen del rodaje de la película Cada pez a su estanque en 1966 en el colegio Inmaculada de Alicante. información

En 1966, un grupo de alumnos del colegio Inmaculada de Alicante filmó una película como ejercicio de clase, impulsados por el profesor de Latín y Religión José María Ródenas Pallarés. Se titulaba Cada pez a su estanque y era una historia de amor adolescente cuya protagonista femenina se incorporó desde el colegio femenino vecino de Santa Teresa. Lo que empezó como un ejercicio didáctico motivador se convirtió en una experiencia pionera en España, ya que consta como la primera película rodada en las aulas de nuestro país.

El director de cine hispanopalestino Jaime Natche se encontró cuarenta años después con este título por casualidad leyendo un libro sobre teoría del cine y recuperó la historia en un documental homónimo reuniendo a sus protagonistas en 2007. Y ahora es Filmin, la mayor plataforma de cine online en España, la que incorpora a su catálogo este documento.

La versión de Natche de Cada pez a su estanque se estrenó en Filmin el pasado viernes en la sección Lecciones de cine de la plataforma, donde permanecerá de forma indefinida junto a otras películas de maestros como Godard, Truffaut o los hermanos Lumière.

«Es una sección nueva con películas documentales que tienen que ver con la enseñanza del cine y les interesó incluir esta película como ejemplo de cine en las aulas porque mantiene su vigencia», explica Natche, que destaca la importancia de «recuperar» esta historia para Alicante «porque es un testimonio de la época y de la vida en el colegio de esos años, de amores y desamores adolescentes de chicos y chicas de 15 años que estaban en 5º y 6º de Bachillerato. Ellos eran los actores y quienes escribieron el guion, que luego dirigió y produjo Ródenas, que era muy aficionado al cine».

«Era la primera vez que esto se hacía en España y es interesante que porque es historia de Alicante, que tuvo su repercusión, dejó huella y mucha gente no lo sabe», apunta el director, que considera esta «una oportunidad» para dar a conocer esta iniciativa pionera incluida ya en la historia del cine español.

Natche recuerda que cuando se dirigió al colegio en 2006 «se encontraban en esos momentos haciendo inventario y la película estaba allí, con más material, por lo que decidí seguir el rastro».

Punto de partida

La película escolar -un cortometraje de 28 minutos rodado en blanco y negro como una película muda, a la que posteriormente se incorporó el sonido y los efectos sonoros- es el punto de partida del documental, que comienza con una conferencia que Ródenas dio en el colegio cuarenta años después de abandonar el colegio. El profesor abandonó el sacerdocio y murió dos años después del estreno del documental, que se llevó a cabo con Gnomon Producciones y que tuvo una distribución limitada. Hubo un intento de emitirla entonces en Canal 9 «pero no se llegó a un acuerdo porque exigía el doblaje al valenciano».

La intención de Natche era «comprobar qué quedaba de aquella experiencia vivida cuarenta años después y recoger su testimonio», además de incorporar una reflexión «sobre la memoria, el recuerdo, el paso del tiempo, y la importancia del cine como registro».

«Nos interesaba sobre todo buscar la resonancia de sus imágenes en el presente. De modo que la película realizada en el colegio en 1966 -actualmente depositada en la Filmoteca Valenciana- nos lleva a tratar otros temas que acaban siendo tan relevantes en el documental como la propia película escolar».

A través de sus protagonistas, juntos reconstruyen la experiencia del pasado y Natche muestra la huella que Cada pez a su estanque dejó en esos chavales de 15 años: «A todos les marcó, tanto al profesor como a los alumnos, y mantienen el recuerdo de la película, que dejó un poso en sus vidas y, aunque ninguno se dedicó a ello, todos guardan relación tangencial con el cine», subraya.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats