Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte que no luce

Varias esculturas del patrimonio alicantino presentan una imagen de abandono y deterioro por falta de mantenimiento desde hace meses

La Aguadora, con excrementos.

Arcadi Blasco homenajeó a Eusebio Sempere con una gran escultura cerámica en la plaza de la Viña en los años 90. La Asociación de Estudios Miguel Hernández hizo lo propio con el poeta oriolano y encargó una pieza a Agar Blasco que descansa en los jardines -es un decir- de los juzgados de Benalúa. Ambas presentan un aspecto lamentable desde hace meses por motivos distintos.

La obra de hierro de la escultora Agar Blasco, levantada en el lugar exacto que ocupaba la enfermería de la otrora prisión donde murió Miguel Hernández, se encuentra en perfecto estado, pero no así el escenario que le acompaña.

La pieza está rodeada de hierba seca y de maleza alrededor, al igual que sucede con el resto de zonas ajardinadas que delimitan los juzgados, donde el color verde hace tiempo que se convirtió en marrón y la tierra pide a gritos un poco de agua.

El caso a la inversa sucede con la escultura de la plaza de la Viña, donde la abundante vegetación apenas permite ver la pieza de Arcadi Blasco que desde los años 90 descansa sobre un montículo, a pesar de sus grandes dimensiones.

La obra, además, presenta numerosas pintadas por todo el espacio, fruto de actos vandálicos continuados. En diciembre del pasado año los vecinos del barrio de La Florida y también la asociación cultural Alicante Vivo ya denunciaron el estado vergonzoso de la escultura e instaban al Ayuntamiento de Alicante a reorganizar la jardinería, dado que la invisibilidad del monumento invitaba a que fuera pasto de las pintadas. Y así sigue a día de hoy.

El concejal de Cultura, Antonio Manresa, ya dijo entonces que esta escultura estaba incluida en luna «hoja de ruta» de supervisión de monumentos y añadía que «la plaza de La Viña, junto a la escultura, va ser también objeto de una completa renovación».

Preguntado recientemente a este respecto, Manresa indicó que el pasado mes de junio preguntó por este asunto al servicio de restauración municipal, que alegó que no había podido actuar por falta de presupuesto. Una vez aprobados los presupuestos municipales, el concejal indicó que los trabajos «están pendientes de comenzar» y en breve, a principios de septiembre, podrá dar una respuesta más clara. También indicó que «deberá hacerse algún desbroce en la zona» para que el monumento gane visibilidad.

Respecto a la jardinería de la escultura a Miguel Hernández, dijo desconocer el caso y señaló que informará al servicio de Mantenimiento de Parques y Jardines para que actúen.

A ello se añade la escultura de La Aguadora en la fuente de la plaza Gabriel Miró, cubierta de excrementos de aves en la cabeza y el busto, a lo que el concejal de Cultura apuntó que, de igual modo, dará parte a los servicios de limpieza para que retiren con agua los excrementos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats