Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un MUA más vanguardista, internacional y tecnológico

La vicerrectora de Cultura de la Universidad de Alicante, Catalina Illescu, impulsa la creación de un consejo asesor con representantes de otros museos y apuesta por los artistas emergentes

Imagen de la rampa que da acceso a las instalaciones del Museo de la Universidad de Alicante. ISABEL RAMÓN

La apuesta por una línea más vanguardista, el apoyo a los jóvenes artistas emergentes, la búsqueda de la internacionalización a través de la relación con otros campus extranjeros o la implementación de la tecnología como vehículo de difusión son algunas de las líneas maestras con las que la nueva vicerrectora de Cultura, Catalina Illescu, quiere dar un vuelco en el Museo de la Universidad de Alicante.

Una nueva etapa de este centro en la que la coordinación artística recae en Remedios Navarro, técnico del MUA y responsable del programa educativo y didáctico hasta ahora. «La coordinación museística en estos momentos la realiza Reme Navarro, especialista en arte, igual que otros técnicos que tenemos en el museo», asegura Illescu que afirma que para la oferta de propuestas de exposiciones se ha creado un espacio específico, «por si llegan por diferentes vías, canalizarlas por esta web; dos veces al año se reúnen los técnicos con algún asesor y se decide las que se van a exponer. Este sistema ya estaba, pero ahora hay un espacio concreto para la recepción de propuestas».

El centro trabaja con el Vicerrectorado de Transformación Tecnológica para implantar recursos

decoration

La exdirectora del Secretariado de Extensión Universitaria y también de la Sede Ciudad en Alicante ha puesto en marcha la creación de un consejo asesor en el que participarán representantes de museos alicantinos y entidades relacionadas con el arte. «El objetivo es crear sinergias, poner en común las formas de actuar, para ver las últimas tendencias, aprender unos de otros y no solaparnos en las exposiciones».

Illescu recuerda la colaboración que en la actualidad existe con el Instituto Gil-Albert en los Encuentros de Arte Contemporáneo. «La colaboración con el Gil-Albert es muy positiva, funciona muy bien, y por qué no seguir y ampliar esas sinergias, aunque no se plasme en una exposición».

Recuperar la línea vanguardista es una de sus aspiraciones, además de el apoyo a los creadores emergentes. Por eso continuarán las residencias artísticas, que esta misma semana cierran el plazo de recepción de propuestas. «Hemos subido un poco la ayuda a los residentes y queremos darles más visibilidad». También se ha planteado abrir las residencias a artistas de otros países. «Recibir gente de fuera sería muy interesante, sabemos que sería más presupuesto, pero estamos en ello».

Esa internacionalización «va de la mano» con otro de los objetivos «primordiales» para esta nueva etapa, que es la implantación tecnológica. «Lo que queremos es incrementar la accesibilidad; estamos trabajando en nuevas fórmulas, como desarrollo de QR, visitas virtuales... hemos adquirido tecnología para ello y el personal se está formando, gracias a la colaboración con el Vicerrectorado de Transformación Tecnológica, y lo que queremos es aumentar la accesibilidad con exposiciones virtuales», afirma. «En este caso, la internacionalización empezaría con universidades y centros extranjeros a través de esas ventanas virtuales».

En cuanto a esa accesibilidad, puntualiza Catalina Illescu, incluye la adaptación a lengua de signos y para invidentes. Y también los idiomas. «Queremos implicar a nuestros estudiantes de Traducción e Interpretación para tener guías de nuestras exposiciones en varios idiomas».

Otra de los líneas prioritarias para la vicerrectora de Cultura es dar más visibilidad y divulgación «a los resultados de la investigación científica del campus». De esta forma, junto a exposiciones artísticas habrá también iniciativas, «como también las ha habido anteriormente, para tratar el aspecto más divulgativo de la ciencia». Asegura que se trata de «dar cabida en los lugares expositivos a estos trabajos para que no se queden solo en las facultades; ha llegado quizás el momento de tener una interacción más asidua con la parte más científica».

Incide asimismo en las exposiciones itinerantes. «Hay muchas muestras itinerantes que van por nuestras sedes e incluso por institutos de la provincia, y tienen esa calidad didáctica y pedagógico desarrollada». Son temas, afirma Catalina Illescu, «también de actualidad: feminismo, Archivo de la Democracia...».

«El Aula de Danza tiene su continuidad garantizada»

«El Aula de Danza no se suspende, tiene su continuidad garantizada». Así de rotunda se manifiesta Catalina Illescu ante las protestas de alumnos por lo que consideraban la desaparición de este departamento, al no haber sido convocada la plaza para su director. «Estamos mirando espacios y en cuando solucionemos esta cuestión se convocará», afirma. «El Aula de Danza necesita unos espacios especiales y tenemos unas obras a la vista en el Pabellón de Deportes, que es donde ellos suelen ensayar, y estamos buscando alternativas». A eso se une, asegura, la cuestión de los ensayos «porque es algo muy de contacto y el director actual -Carlos Peñalver- nos ha comentado que ha habido mucha dificultad, por eso hemos retrasado la convocatoria, simplemente para poder ofrecer un espacio adecuado». En este sentido, recuerda que «no hemos tenido el estreno habitual en mayo del Aula de Danza, pero se presentará en el futuro, no se va a quedar así, porque me consta el esfuerzo que ha hecho todo el mundo por este proyecto».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats