Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Este Hércules es un poema

Un gol de Solano da la victoria en el derbi de Los Arcos y aleja a los alicantinos a cinco puntos de la salvación

Por los campos se va dejando pedazos de historia venidos desde muy lejos. El Hércules es un holograma, se desangra y nadie lo remedia, tampoco Vicente Mir, a pesar del boom inesperado de la pasada semana en Sabadell. El Orihuela atropelló ayer a los blanquiazules y se llevó por méritos propios el derbi de Los Arcos gracias a un gol de Solano. La salvación le queda ahora al Hércules a cinco puntos, uno más que hace una semana, pero la directiva -que salió con caras largas y muy preocupada del estadio- decidió no tomar la decisión de destituir a Mir en caliente. No obstante, en el Hércules ya no aseguraban que no la vayan a tomar a lo largo de hoy porque los motivos que dio ayer el equipo, guiado por las decisiones chifladas del técnico, fueron más que suficientes.

Mir repitió el once de la semana pasada y apostó de nuevo por el trivote en la medular, pero no por el que le ganó el partido en Sabadell, sino por el que sólo le duró los primeros 13 minutos en la Nova Creu Alta. Sergio Jiménez, el hombre en cuestión, ayer aguantó 45 minutos. Le supera la presión y su fragilidad muscular.

El primer aviso lo dio el Orihuela, también la primera patada. Los de la Vega Baja demostraron ayer que el fútbol industrial tiene todavía mucho recorrido en Segunda B; más todavía si tu rival es un bizcocho. El zurdo Brian intentó a los 10 minutos la sorpresa a balón parado, en una falta escorada de Nani cuando el extremo Nico estaba de espaldas. De ésas prohibidas por catecismo. Moha sacó el balón desde la línea y la angustia ya no se fue del área de Falcón.

Antes de esa zozobra mantenida, el Hércules dio un respingo pero la fortuna se volvió a esconder. Raúl, recuperado milagrosamente para la causa después de que el martes se le diagnosticaran tres semanas de reposo, robó un balón en campo propio y puso un balón milimétrico a la carrera de Vergos al espacio. El griego lo hizo todo bien pero su disparo se chocó violentamente con el palo izquierdo de la meta de Aitor, el portero de los milagros contra el Villarreal. Ese mismo disparo de Vergos al poster no salió del campo y, como si de un partido de recreo se tratara, lanzó el contragolpe del Orihuela. Chechu Flores, inyectado de vitamina con el Hércules enfrente, galopó y sólo Falcón pudo detener su hambre.

Asfixiado por las estrecheces, el Hércules no entró el patrón, el trivote molestaba y encadenar tres pases seguidos era un maná inalcanzable. Esa incomodidad blanquiazul la percibió el Orihuela, que a base de orden y de la mano de Albadalejo terminó pinchando a los de Mir. Un balón a la espalda de Nani lo aprovechó a la perfección Solano para pisar área y batir a Falcón. Su disparo, algo escorado, encontró de aliado la pierna de Perone, que empujó con más claridad un balón que no llevaba una dirección demasiado certera. Media hora y el lío montado.

Lejos de un arreón de fe en los últimos 15 minutos de primera parte, el Hércules todavía pudo agujerearse más. Otro balón largo a espalda, esta vez a la de Perone, lo encontró Brian, que salvó la entrada de Falcón y tiró sin ángulo desde la línea de fondo. El intento, como aquel de Vieri, no encontró puerta y se paseó por la línea de gol.

Tras el descanso Mir disolvió el trivote y sentó a Sergio Jiménez, con molestias, y dio entrada a Benja, que había estado calentando en la banda junto a Diego Benito desde el minuto cinco. Visto el resultado del primer tiempo, el Hércules buscó un juego más rústico, más directo. No cambió nada. El Orihuela metió a los alicantinos en su área y pudo abrir distancia con un cabezazo de Inglés que Falcón echó a córner. Un minuto más tarde, en el 49', Brian perdonó en el punto de penalti.

Comandado por un Chechu con el librillo en la mochila, el Orihuela empequeñeció al Hércules, le devolvió de un sopapo los temores que había aparcado la victoria en Sabadell. En el 51', una maniobra torera de Solano dentro del área retrató a Quintero pero el ariete no encontró portería.

El Hércules, atenazado por dentro y sin demasiada ayuda desde el banquillo, encontró salida por banda, principalmente por la derecha del tenaz Moha Traoré, que llenó de centros el área del Orihuela, muchos de ellos sin demasiado sentido. La mejor ocasión para el Hércules la tuvo de nuevo Vergos en sus botas, el griego recibió una dejada de Benja y con un autopase se plantó delante de Aitor, pero su disparo, flojo y a un lado, lo adivinó el portero escorpión.

Poco antes Falcón ya había sacado el disfraz de superhéroe en apuros para evitar un golazo de zurda de Chechu que se colaba por la escuadra. A falta de 10 minutos, Nani vio la segunda amarilla y Mir terminó de alocar más un partido ya de por sí de capa caída. Con la vida de por medio en cada balón y con la salvación en juego, el técnico del Hércules sacó del campo a Vergos y metió a Felipe para volver a cerrar con cuatro defensas. Un caos. Acto seguido, el central Perone hubo de colocarse de improvisado delantero centro, casi por decisión propia, viendo el desaguisado generalizado.

El Hércules, que se habría colocado en play-out si hubiera ganado en Los Arcos, se queda a cinco puntos de la salvación. El Orihuela, renacido tras la llegada de Albadalejo, le pisa los talones porque suma 21 puntos, los mismos que los alicantinos.

Mir hoy continúa al frente del banquillo del Hércules y ayer resumió el partido de Orihuela en «mala suerte». Para el partido del domingo no podrá contar con Nani, pero tampoco con Perone, que vio la quinta amarilla. Este Hércules es un poema.

La directiva del Hércules al completo presencia la debacle de Los Arcos

La directiva del Hércules al completo presencia la debacle de Los ArcosEl Hércules estuvo representado ayer en Orihuela por su nuevo presidente, Quique Hernández, pero también por el directivo Valentín Botella, que ejerció de anfitrión. El director general, Carlos Parodi, también acudió al palco junto al accionista Juan Carlos Ramírez. Paco Martínez, uno de los miembros de la secretaría técnica, también presenció el encuentro. Muchas caras conocidas en Los Arcos; entre ellas, la del canterano Nico, que sufrió con el filial la pasada semana una lesión grave de rodilla.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats