Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El virus se ceba con los humildes

?Los clubes más modestos de la provincia de Alicante vaticinan una enorme dureza para la próxima temporada por la crisis económica que dejará el coronavirus

Marina Ñíguez, en un partido de esta temporada.

Marina Ñíguez, en un partido de esta temporada. INFORMACIÓN

La coincidencia es total en los clubes de la provincia. El coronavirus pone en peligro la supervivencia de los más humildes por la terrible crisis económica que se avecina la próxima temporada. El horizonte se vislumbra cargado de oscuridad principalmente para las entidades más modestas, aquellas que siempre reciben los castigos más severos en época de vacas flacas y que rara vez recogen recompensas económicas por su trabajo y esfuerzo diario.

Es el caso del Asssa Alicante Tenis de Mesa. Sus dos equipos militan en la máxima categoría. El femenino ha llegado a octavos de final de la Copa de Europa, ha sido subcampeón de la Copa de la Reina y ha cerrado el campeonato doméstico clasificándose de nuevo para la competición continental. Por su parte, los chicos han asegurado la permanencia tras el cierre prematuro de la competición. Todas las ilusiones y el trabajo de muchos años pueden echarse por la borda por una crisis económica que amenaza con llevarse todo por delante. Daniel Valero, entrenador y uno de los fundadores del club, vaticina un futuro negro: «Vienen curvas. El deporte lo va a pasar muy mal y el futuro está lleno de dudas ahora mismo». El técnico alicantino confía en que Asssa siga apostando por el exitoso equipo de tenis de mesa, aunque todavía no lo tiene nada claro. «Se puede decir que estamos en sus manos, son vitales para nuestra supervivencia», señala Valero, que no descarta tener que renunciar a algún equipo por la crisis económica. «Sería muy doloroso porque es el trabajo de muchos años, pero no tenemos riñón para aguantar una temporada con un presupuesto de 130.000 euros sin patrocinadores», señala con mucha preocupación.

Por su parte, Antonio Sogorb, vicepresidente de la Federación Valenciana de atletismo y director técnico del club Benacantil, augura un panorama «negro» para los equipos de atletismo de la provincia. «Esta crisis va a afectar a todos, a clubes y a atletas, que van a perder mucho poder adquisitivo. Va a haber clubes que van a tener que desaparecer por falta de medios», augura el dirigente.

Sogorb recuerda que se han suspendido todas las competiciones de la temporada, por lo que los equipos «han perdido todas las subvenciones para el próximo año». «Entramos en una época muy dura para el deporte y sobre todo para el atletismo», señala.

Israel González, presidente de Agustinos, no augura tampoco un futuro inmediato nada esperanzador. «Esta crisis nos va afectar a todos y vamos a tener muchos problemas para afrontar la temporada», señala. El dirigente lamenta que «muchos de los patrocinadores que tenemos están en pleno ERTE, por lo que no sabemos si van a poder seguir apoyándonos». «Todavía no hemos cobrado las subvenciones públicas de este año cómo para pensar en las de la próxima temporada», afirma preocupado.

La base de Agustinos también se va a haber afectada por la escasez de recursos con la que se contará para el próximo año. «Hay muchos padres en ERTE que no sabemos si podrán pagar las cuotas», señala el dirigente de Agustinos, que se queja de la falta de información por parte del Gobierno durante las semanas en las que los equipos no podían entrenar. «Han generado desconfianza», señala.

José Miguel Iniesta, entrenador y director deportivo del club Top Ten de natación y salvamento y socorrismo, espera que la crisis económica no se cebe con el club. «No tenemos patrocinadores y los ingresos que tenemos son las cuotas de los nadadores y los cursillos que organizamos», afirma el técnico, que considera que este año han ahorrado dinero para la próxima temporada al haberse cancelado todos las pruebas.

Por su parte, el Balonmano Benidorm, con Servigroup como uno de los principales patrocinadores, ve con incertidumbre un futuro marcado por la crisis económica. Con la permanencia asegurada en la Asobal y clasificado para Europa, necesitará un presupuesto mayor que este año, pero las dudas afloran en la entidad. «La temporada que viene va a ser dura», afirmó Javier Abínzano, presidente de la entidad benidormense.

El Club Balonmano Elche también afrontará una temporada muy complicada. El club busca un patrocinador que la ayude a sufragar los gastos. Como el Benidorm, necesita un presupuesto mayor para poder participar en la competición europea.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats