Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orihuela: Batacazo injusto para empezar

El triplete de Salinas desactiva el tanto del empate de Solano

Salinas celebra uno de sus tres tantos mientras los futbolistas del Orihuela reclaman fuera de juego al árbitro asistente, ayer. | CELH / GALLADOPHOTO

Salinas celebra uno de sus tres tantos mientras los futbolistas del Orihuela reclaman fuera de juego al árbitro asistente, ayer. | CELH / GALLADOPHOTO

El Orihuela sufrió un severo castigo en la primera jornada de la segunda fase de la liga y cayó goleado ante el L’Hospitalet por 4–1 en un partido en el que los oriolanos ofrecieron mejor juego que resultado obtenido. La goleada no hizo justicia con lo que realmente sucedió sobre el terreno de juego, ya que el equipo de Machuca tuvo buenas ocasiones de gol, no perdió la cara al partido en ningún caso y se repartió el dominio del mismo con su rival.

Sin embargo, una vez más, el equipo contrario fue muy superior en la resolución de sus jugadas de ataque, con ocasiones muy claras que fabricó sobre todo cuando el Orihuela adelantó sus líneas para buscar el empate tras el 2-1 por un riguroso penalti, y con Salinas como protagonista que hizo un «hat-trick».

Con esta derrota, el Orihuela no gana desde el 29 de noviembre y complica mucho su permanencia en la categoría. El partido comenzó de forma frenética entre dos equipos que mostraron su intención de buscar la portería contraria desde el inicio. Aitor Arias, que volvió a la titularidad bajo palos, tuvo una muy buena actuación pese a lo contradictorio que pueda parecer por la goleada recibida. El guardameta poco pudo hacer en cada uno de esos tantos y sí evitó otros con sus buenas paradas. Así ocurrió en el minuto 13, cuando una buena estirada de Aitor evitó que One hiciera el primer gol.

En el minuto 20, cuando el partido estaba muy igualado, se produjo la jugada desafortunada de un centro desde la banda izquierda que botó delante de Aitor y llegó a un contrario que logró pasar la pelota para que Salinas, completamente solo, empujara al fondo de la red. Pero la respuesta llegó rápida. Se marchó por velocidad Solano, se adentró en el área y remató a puerta vacía para batir al portero local y hacer el empate solo cuatro minutos después.

El primer tiempo transcurrió hasta su final con mucha igualdad entre ambos equipos. Pero de nuevo la fortuna se puso de parte del L’Hospitalet en los primeros compases tras el descanso. A los dos minutos tras la reanudación, el árbitro señaló un dudoso penalti de Gilabert por caída de Salinas que lanzó Canario a gol en el minuto 48.

Chechu Flores, Cases y Miguel Marín tratan de impedir el disparo, ayer, en L’Hospitalet. | CELH / GALLADOPHOTO

Adelantar líneas

Esa acción obligó al equipo de Machuca a adelantar todavía más sus líneas y asumir más riesgos, lo que llevó a tener el dominio en muchos momentos del partido, pero también a sufrir las envestidas del equipo local en jugadas a contragolpe. Y de esa manera llegó la goleada que complica mucho al Orihuela en su objetivo de la permanencia.

En el minuto 53, Salinas consiguió el tercero en un fuerte remate al aprovechar el balón que quedó suelto en un despeje. Arias volvió a hacer un paradón en el minuto 60. Voló para evitar el cuarto gol en un lanzamiento de falta, y, en el 64, Ahmed tuvo la ocasión en la misma línea para acortar distancias, pero no llegó a rematar.

El partido se había vuelto loco y cualquiera de los dos equipos podía marcar en cualquier momento, o al menos esa era la sensación que daba. Y así fue, pero el gol se decantó una vez más del lado de un afortunado L’Hospitalet. Salinas cerró la cuenta goleadora ante un impotente Orihuela que en los dos últimos partidos, desde la llegada de Machuca, finalmente recibió más castigo de lo realmente merecido.

Machuca tiene ahora una semana por delante para mejorar conceptos y tratar de buscar su primer triunfo el 11 de abril en Los Arcos ante el Espanyol B, en la que será la segunda jornada de la fase 2.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats