Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mazazo en el último segundo

El HLA Alicante estrena la temporada con derrota ante el Oviedo tras una canasta sobre la bocina después de dos prórrogas - El conjunto lucentino no supo cerrar un partido que tenía controlado en varias fases y dio vida a su rival

Llompart, el mejor del HLA, en una jugada de ataque, ayer en el Pedro Ferrándiz. | ALEX DOMÍNGUEZ

Comenzó la temporada con emociones fuertes en el Pedro Ferrándiz. Un clásico. Dos prórrogas para decidir el ganador del primer partido. Una canasta de Arteaga sobre la bocina derrotó a un Lucentum que tuvo el encuentro ganado en varias fases del encuentro. Una polémica decisión arbitral a falta de siete segundos señalada a Llompart por tardar en cruzar el centro del campo dejó al Oviedo la posibilidad de decidir en el último segundo. Pero el equipo alicantino debió zanjar el partido mucho antes y permitió que su rival fuera cogiendo vida con el paso de los minutos. El HLA llegó a disfrutar de ventajas de 13 puntos, pero no acabó de cerrar el partido y acabó entregando el duelo al Oviedo en su estreno.

El HLA cuajó una excelente impresión en una primera parte en la que mostró sus armas, su creatividad y el poderío de jugadores como Simmons o Van Zegeren. Llompart demostró que no pasan los años para él y dio cinco asistencias en solo cinco minutos en un arranque lucentino estelar. Matulionis no tardó en exhibir su muñeca anotando todo lo que le llegaba mientras Noguerol se ganó los aplausos del público con su destreza en ataque y en un par de acciones defensivas de gran eficacia. Un palmeo de un gran Van Zegeren cierra los primeros diez minutos con un justo 25-17.

La hora de Simmons llegó en el arranque del segundo cuarto con una demostración de lo que es capaz de hacer con el balón en las manos. Tras alcanzar una renta de diez puntos de ventaja el HLA entró en una fase de desconcierto con malos porcentajes desde la líneas de tres. Gonzalo García pidió tiempo muerto porque el encuentro entró en una peligrosa fase de correcalles que no acabó bien. El Oviedo se fue creciendo por momentos y del 33-22 se pasó al 35-32 con el que se llegó al descanso. El HLA lo fiaba todo a los triples ante un rival con un poderoso Arteaga que acabó con 16 de valoración en los primeros 20 minutos. Faltó intensidad defensiva en los últimos compases del segundo cuarto.

Como en el primer cuarto, Guillem acaparó los focos con una asistencia a Llompart y una canasta de muchos quilates. El Lucentum fue encontrando el ritmo con un gran trabajo de equipo, que volvió a tener paciencia en ataque y a apretar en defensa. Un parcial de 9-2 volvía a poner las cosas en su sitio obligando a Lezcano a pedir tiempo muerto. Gran trabajo de Jakstas en todas las facetas del juego para desconcertar a un rival que volvía a buscar a Arteaga en busca de la reacción.

Van Zegeren hurgaba en la herida del Oviedo. El pívot lucentino sacaba petróleo bajo el aro en conexión con Llompart, que fue sumando asistencias sin parar. La ventaja se fue ampliando y el HLA se fue sintiendo cada vez más cómodo en la pista. A la fiesta se fue uniendo Simmons, una de las grandes amenazas en ataque del nuevo Lucentum. No tuvo problemas el conjunto de Gonzalo García en controlar sin problemas el partido con un 56-45 al final del tercer cuarto. Volvió la intensidad defensiva y el movimiento del balón. Pero como sucedió en el segundo cuarto, llegó la reacción visitante que obligó al técnico lucentino a pedir tiempo muerto (56-50). El HLA volvió a meter a su rival en el partido. Los lucentinos se complicaron la existencia con dos minutos sin anotar hasta que Pilepic rompió la racha. El Oviedo llega a empatar (61-61) a falta de cinco minutos y enciende las alarmas en el Pedro Ferrándiz. Un triplazo de Llompart y otro de Pilepic vuelve a cargar de energía al HLA para darse un respiro en el marcador (67-61). Aunque el Oviedo no se daba por vencido, el conjunto alicantino se mostraba sólido. Dos tapones seguidos de Guillem y Jakstas hacían vibrar el pabellón aunque el Oviedo siempre se mantenía a tiro. Tanto que a falta de 12 segundos el encuentro estaba empatado (73-73). Simmons se jugó la última posesión saliendo del banquillo pero erró su lanzamiento y el partido se fue a la prórroga. Pilepic asume la responsabilidad en el tiempo extra pero el parcial de 6-0 del HLA acaba siendo anulado por el Oviedo para forzar la segunda prórroga. No estuvo acertado Simmons cuando lo tenía en sus manos.

El final fue de infarto. Cuando parecía que se marchaba el Oviedo llegaron los triples de Matulionis y Simmons además del que pudo ser decisivo de Llompart. A falta de 7 segundos, el Oviedo se llevó el partido y un fuerte mazazo para el HLA Alicante.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats