Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empleo a golpe de campañas

La creación de trabajo en Alicante sigue respondiendo a la dinámica de las temporadas de los sectores con más peso, como el turismo, la hostelería o el comercio

Empleo a golpe de campañas

Empleo a golpe de campañas

Las campañas del turismo, el comercio y la hostelería suelen ser sinónimo de creación de empleo en la provincia. Pero significan un trabajo estacional y un modelo que se repite año a año en verano, Navidad o en las temporadas de rebajas en las estadísticas del paro. Son, incluso, periodos que suelen desmarcar a la provincia de la evolución del desempleo que se registra a nivel nacional y autonómico. No en vano, el amplio sector de servicios es el que mayor peso tiene en la actividad económica en Alicante y en el empleo. Acapara el 72,7% de los 745.700 ocupados provinciales. Pero, también, concentra el 66,8% del paro.

Al final, tanta incidencia tienen las campañas en la evolución del empleo que citas comerciales como el Black Friday de finales de noviembre, que ha adquirido una gran relevancia en los últimos años, ha ido adelantando a este mes la contratación de cara a la Navidad, cuando tradicionalmente ésta se circunscribía a diciembre. Caso similar es el de la Semana Santa, que este año se celebrará en abril, en vez de en marzo. Con toda probabilidad, el grueso de la creación de empleo eventual se trasladará a fechas más cercanas de los días de Pascua.

El pasado mes, en que aún estaba vigente la campaña de rebajas, el desempleo bajó en 449 personas, lo que situó la cifra total de alicantinos sin trabajo en 153.942. La provincia fue la única en la Comunidad que logró reducir su bolsa de parados, frente al crecimiento de Castellón y Valencia, con mayor peso industrial, y el aumento en más de 3.200 personas en el conjunto de España.

Sin embargo, pese a la mejoría del desempleo en Alicante, los datos no pueden ocultar que el descenso es el más bajo de los últimos años en un mes de febrero. Desde el fuerte crecimiento en más de 1.500 parados en 2013 -uno de los peores momentos de la crisis-, la bajada en los siguientes ejercicios superó el millar de personas en febrero, más del doble de los 449 del pasado mes.

Bajada en todos los sectores

Un resultado que pone en alerta y apunta a una ralentización en la creación de empleo en el ámbito de los principales motores económicos. Unos sectores que, además, tendrán que estar muy pendientes en los próximos meses del impacto del Brexit -duro o blando-, dado que el británico es el principal mercado del turismo alicantino. Aunque Reino Unido también es un cliente prioritario para los promotores de viviendas y la actividad inmobiliaria, en general, así como para el comercio exterior de la industria o la agricultura. Todos los sectores productivos alicantinos se anotaron descensos en febrero. Y sólo el colectivo sin empleo anterior experimentó un incremento mensual, al sumar 207 parados. Esta evolución al alza es, de hecho, la que impidió lograr un descenso más importante del paro, ya que la construcción también redujo su bolsa de desempleo en más de 100 personas; seguida de la industria, con 81 desocupados menos y la agricultura, con 17. En la comparativa interanual, no obstante, el paro provincial retrocedió en más de 5.700 personas.

Ni un largo e intenso periodo de crisis, ni un incipiente nuevo escenario de la economía digital, con gran potencial y proyección en Alicante, parece que han cambiado los patrones del mercado laboral. Persiste el mismo modelo de creación de empleo a golpe de campaña. Y no sólo en los servicios, también en la industria, que pese a que suele presentar trabajo más estable, en el caso de las manufacturas están muy sujetas a la producción para las distintas temporadas, con picos de actividad que impulsan la contratación, y «épocas valle» en que se reduce. Una situación muy similar que se reproduce en la agricultura.

Aumento del número de cotizantes en Alicante en febrero: 4.485 más que en enero

Menos contratos más cotizantes

Con estas dinámicas sectoriales, hay periodos, como el del pasado mes, en que el mercado laboral provincial refleja grandes contradicciones. Mientras baja el paro, aunque ligeramente, también desciende la contratación. Pero, sin embargo, la afiliación a la Seguridad Social registra un repunte. Unos resultados que los sindicatos atribuyen a la temporalidad y a la excesiva rotación de los contratos, sobre todo los de corta duración, lo que no hace más que incidir en una mayor precariedad laboral. En febrero, los empresarios alicantinos realizaron 45.339 contrataciones, que representaron 5.971 menos que un mes antes, aunque 389 más en cómputo interanual. Mayor desfase con las cifras del paro presentaron las altas laborales. Los 642.919 cotizantes al sistema en Alicante significaron un aumento en 4.485 nuevas afiliaciones a la Seguridad Social en febrero y 19.635 más con relación al mismo mes de 2018.

La patronal CEV ve claros síntomas de ralentización

La patronal autonómica CEV valoró ayer como «negativos» los datos del paro en la Comunidad, ya que, «pese a que los registros corregidos de efectos estacionales muestran una disminución del paro, los datos brutos confirman claros signos de ralentización». Los sindicatos CC OO y UGT incidieron en el aumento de la precariedad laboral en la provincia y el alto nivel de paro femenino, ya que casi seis de cada diez parados en Alicante son mujeres.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats