Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rompe su racha positiva

El textil cierra el año con una caída en ventas, empresas y empleo

La ralentización del mercado nacional y la inestabilidad exterior provocan un descenso del 2,7% en la cifra de negocios

Una de las empresas de l'Alcoià y El Comtat en la feria de Frankfurt. INFORMACIÓN

El textil ha cerrado 2019 con una caída de las ventas del 2,7%, lo que supone romper con un ciclo de cinco años de tendencia positiva. La ralentización del mercado nacional y los conflictos comerciales a nivel exterior han repercutido también en el empleo y el número de empresas, que han ido igualmente a la baja. El sector acude esta semana a la feria de Frankfurt, la más importante del sector, con el objetivo de promocionar sus productos, sondear el panorama e intentar reconducir la situación, siempre que los factores externos así lo permitan. El presidente del Consell, Ximo Puig, también estará hoy en el certamen para apoyar a las 66 empresas valencianas participantes, de las que medio centenar proceden del clúster formado por l'Alcoià, El Comtat y la Vall d'Albaida.

El textil acude este año a su cita comercial por excelencia en Alemania con la mochila que supone haber sufrido el primer retroceso en cuanto a resultados de los últimos cinco años. El sector valenciano, cuyo principal centro productor se encuentra situado en el clúster formado por las comarcas de l'Alcoià, El Comtat y la Vall d'Albaida, cerró 2019 con una caída del 2,7% en la cifra de negocios, que quedó situada en 2.016 millones de euros. La dinámica también afectó al número de empresas, que descendieron un 1,1% para quedarse en 1.484, y al empleo, que disminuyó un 2% y se situó en 22.814 trabajadores,

La única cifra positiva es la relativa al comercio exterior, toda vez que las exportaciones crecieron un 3,1% para alcanzar los 930 millones de euros, mientras que las importaciones cayeron un 1,3% para situarse en 1.171 millones.

A la hora de analizar las circunstancias que han llevado a este retroceso, desde el sector se hace referencia a la ralentización que afecta al mercado nacional, y también a la coyuntura económica a nivel internacional. El presidente de la Asociación de Empresarios Textiles de la Comunidad Valenciana (Ateval), Càndid Penalba, señala que «las guerras comerciales entre China y Estados Unidos han provocado mucha tensión y dibujan un panorama de incertidumbre».

El sector, a nivel interno, también mira con preocupación la entrada de Podemos en el Gobierno central, «por los mensajes que lanza esta formación, que demoniza a la clase empresarial. En cualquier caso, hacía falta un gobierno y la única alternativa viable era Pedro Sánchez, que ha elegido sus pactos. Confiamos en que las políticas empresariales sean moderadas», señaló.

Penalba, con todo, espera que el retroceso experimentado en 2019 «sea fruto de una fluctuación. El textil valenciano está consolidado y bien posicionado, por lo que esperamos volver a crecer».

El secretario de Ateval, Pepe Serna, se expresa en parecidos términos, señalando que «el último año no ha sido bueno, pero tampoco es para rasgarse las vestiduras. Confiamos en que la situación vuelva a remontar, aunque para ello hará falta que los factores externos acompañen».

A las guerras comerciales y a la ralentización del mercado nacional, Serna también añade «el cambio en los hábitos de consumo. Ahora funciona mucho el ocio y las vacaciones, y el textil del hogar no se encuentra tal vez en los primeros puestos de la lista de prioridades de la gente».

Por su parte, el empresario alcoyano León Grau tiene claro que el futuro pasa por «la exportación y por adaptarse a los nuevos canales comerciales, porque la tendencia es que el comercio tradicional va perdiendo fuelle en favor de las grandes superficies e internet. Adaptarse a eso, sin embargo, cuesta, sobre todo cuando hablamos de pequeñas empresas».

Grau, por otro lado, ve con preocupación la guerra de aranceles en la que se hallan inmersos China y EEUU, «porque está claro que los fabricantes asiáticos buscarán mercados en Europa si se les cierran las puertas norteamericanas».

Un total de 123 empresas españolas acuden a la feria de Frankfurt, de las que 66 son de la Comunidad Valenciana, la mayor parte, alrededor de medio centenar, de l'Alcoià, El Comtat y la Vall d'Albaida. Hay que reseñar que este certamen, en el que toman parte 3.000 firmas de todo el mundo sobre una superficie de 230.000 metros cuadrados, es la mayor feria internacional de textiles para el hogar y el contract, y la primera cita del año, por lo que se trata de un barómetro de futuras tendencias y un lugar en el que sondear el futuro del sector.

Una delegación de la Generalitat encabezada por el presidente Ximo Puig y el conseller de Economía Sostenible, Rafa Climent, estará presente hoy en el certamen con el objetivo de respaldar a la representación valenciana. El jefe del Consell incidía ayer, antes de partir hacia tierras alemanas, en la importancia de la reindustrialización. «El textil parecía definitivamente en un camino sin retorno y sí hay retorno», recalcó el presidente, para añadir que el sector «ha recuperado su posición después de años de deslocalización y, en estos momentos, está en un proceso de recuperación importante». Al respecto, subrayó que está basado «en aquello en lo que nosotros podemos competir, que es el diseño, la automatización o la industria 4.0».

Las sensaciones, según las fuentes consultadas por este diario, están siendo positivas en este inicio de la feria, con una elevada presencia de visitantes y una importante actividad de carácter comercial.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats