Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La eldense Calzados Zabot, proveedor de Stuart Weitzman, entra en concurso

La compañía cuenta con más de un centenar de trabajadores que son fijos discontinuos

El polígono Torreta Río de Elda donde se ubica la firma.

El polígono Torreta Río de Elda donde se ubica la firma.

Aunque la posible subida de aranceles en Estados Unidos puede ser la puntilla del sector, lo cierto es que el negocio de la producción de zapatos en Elda ya arrastra varios años a la baja, sobre todo ante las presiones y los cambios de estrategia de los grandes clientes internacionales para los que trabajan buena parte de las fábricas de la zona. El goteo de cierres ha sido constante y muchas firmas ya veían con preocupación la situación, mucho antes de que la Administración norteamericana formulara su amenaza.

La última en caer ha sido Calzados Zabot, uno de los proveedores históricos de la multinacional Stuart Weitzman, que acaba de solicitar el concurso de acreedores y su liquidación, al quedarse sin el que era su principal cliente, tal y como recoge el edicto del juzgado de lo Mercantil número 4 de Alicante, donde ha caído el proceso.

La compañía cuenta con más de un centenar de trabajadores fijos discontinuos que, en estos momentos están finalizando los cuatro meses de desempleo a los que tienen derecho y que deberían incorporarse a su trabajo en las próximas semanas, según apuntan fuentes de UGT. «No sabemos qué va a suceder, estamos pendientes de que se ponga en contacto con nosotros el administrador concursal», señalaban las mismas fuentes.

Según los balances depositados en el Registro Mercantil, la compañía llegó a facturar más de 18,6 millones de euros en 2017 y 2018, pero la situación cambió radicalmente a partir de 2019, cuando los pedidos empezaron a reducirse y los ingresos pasaron a 11,7 millones. A finales de ese año la compañía ya optó por realizar un ajuste temporal de empleo, según explican desde el sindicato, y en 2020 la situación solo fue a peor.

Aunque el pasivo que recoge el edicto del juzgado no resulta excesivamente abultado -717.985 euros-, el juez señala las dificultades de la firma para hacer frente a esta cantidad y a los importantes gastos fijos que soporta la compañía, sobre todo de personal, teniendo en cuenta que la empresa señala en su memoria económica que «se ha quedado sin su principal cliente». El documento del juzgado también decreta la apertura inmediata de la fase de liquidación de la compañía, tal y como solicitan sus gestores, que valoran el activo en más de un millón de euros.

Según apuntan fuentes sindicales, desde principios de año la fábrica apenas ha registrado actividad. De hecho, este diario trató ayer de contactar con los responsables de la firma, pero nadie respondía al teléfono en las dependencia de la firma, en el polígono Torreta Río de Elda. Son varios los proveedores de Stuart Weitzman que han cerrado en este municipio después de que en 2015 la multinacional cambiara de manos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats