Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno permite un insecticida vetado por la UE contra el cotonet

La medida es excepcional ante el avance de la plaga que ya afecta a puntos de la Marina Alta y la Vega Baja

Deformaciones causadas por el cotonet INFORMACIÓN

El Ministerio de Agricultura ha autorizado a la Generalitat al uso de forma excepcional de un insecticida prohibido el año pasado por la Unión Europea (UE) para luchar contra el cotonet de Sudáfrica, una especie de cochinilla minúscula que provoca deformaciones o reducciones de tamaño en los cítricos, con lo que hace inviable su comercialización. Es una de las plagas más temidas por los citricultores valencianos y, en estos momentos, avanza sin control por numerosas parcelas del norte de Valencia y el sur de Castelló. También en la provincia de Alicante se ha detectado, aunque en menor medida, en las comarcas de la Marina Alta y la Vega Baja.

El pasado 12 de agosto, la Dirección General de Agricultura de la Generalitat aprobó una resolución en la que declaraba la existencia de dicha plaga y establecía diversas medidas fitosanitarias para su control y para evitar su propagación. Una de ellas consistía en la autorización para utilizar productos formulados a base de metil clorpirifos, cuyo uso está prohibido por la Comisión Europea desde el 16 de abril de 2020 a pesar de que es muy eficaz en la lucha contra el cotonet.

La petición del Consell acaba de ser resuelta favorablemente por el Ministerio de Agricultura, aunque, tal como establecen las normas europeas, la autorización por motivos excepcionales es potestad de un Estado miembro solo por un período no superior a 120 días.

Así las cosas, durante dicho período, que se extenderá desde el 30 de agosto al 27 de diciembre, personal de la Conselleria de Agricultura podrá aplicar el tratamiento en aquellas parcelas con un porcentaje de daños en los frutos a causa del «cotonet» superior al 60 % de la superficie.

Una de las condiciones de la autorización es que los frutos presentes en las plantaciones de dichas parcelas no podrán ser destinados al consumo humano ni animal. Será el titular de la explotación el que asuma la responsabilidad de los cítricos tratados con metil clorpirifo y de eliminar también la que queda en la parcela.

El secretario autonómico de Agricultura, Roger Llanes, aseguró ayer que la decisión del Gobierno central «va a permitirnos reforzar tanto las medidas de lucha contra el cotonet que ya veníamos aplicando mediante la suelta del parasitoide Anagyrus y el reparto de trampas con feromonas, como las nuevas acciones de bioseguridad e higiene en parcelas y almacenes que vamos a poner en marcha dentro del plan complementario que estamos desarrollando para hacer frente a la plaga con todos los medios a nuestro alcance».

Los responsables de la conselleria de Agricultura confían en que esta medida excepcional se convierta en una barrera en la próxima campaña de cítricos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats