Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La «Corona de Aragón» se alinea con Puig y la CEV: otro modelo de financiación y más infraestructuras

Las patronales de la Comunidad Valenciana, Aragón, Baleares y Cataluña pactan un decálogo para impulsar su potencial económico u Salvador Navarro y el jefe del Consell claman contra la infrafinanciación: «Necesitamos de vuestra complicidad, sin ganadores ni perdedores»

Los líderes patronales y políticos, situados en la mesa redonda y rodeados de representantes empresariales de las cuatro autonomías. | EUROPA PRESS

Otro modelo de financiación y más infraestructuras. Las dos grandes reivindicaciones tanto de la patronal CEV como del Gobierno valenciano fueron asumidas este jueves por la cumbre empresarial celebrada en Zaragoza donde participaron las patronales empresariales de la Comunidad Valenciana, Aragón, Cataluña e Islas Baleares, como antiguos territorios de la «Corona de Aragón», y sus respectivos ejecutivos autonómicos. Los cuatro grandes territorios se alinearon con las tesis de los empresarios y del gobierno de Ximo Puig contra la infrafinanciación y pusieron el foco en las infraestructuras, pero también en la fiscalidad y la unidad de mercado. Y no es baladí el peso que tienen las cuatro autonomías, que representan el 34% del PIB nacional con el 32% de la población, que suponen la novena economía de la UE, por volumen; que aportan el 40% de las exportaciones; que tienen relaciones comerciales que superan los 35.800 millones de euros; y que reciben a 99 millones de turistas al año, el 60% de los extranjeros que vienen al país.

Las patronales de la Comunidad Valenciana, Aragón, Cataluña y Baleares firmaron un decálogo por la competitividad para potenciar las relaciones económicas en materia de industria, agroalimentación, turismo y transporte y logística, y en el que, en dos de sus puntos, reclaman un nuevo modelo de financiación de las comunidades autónomas que garantice una mayor igualdad y aumentar la inversión en infraestructuras estratégicas, entre las que se citó el Corredor Mediterráneo, los dos grandes caballos de batalla que llevó a la cumbre la Confederación Valenciana de Empresarios (CEV) y que apoya el Consell. Además, los empresarios valencianos, aragoneses, baleares y catalanes apuestan por el diálogo social, el marco laboral flexible y el reparto justo de los fondos europeos para impulsar la economía tras la pandemia, y proponen establecer procedimientos de racionalización y coordinación de la Administración, avanzar en los procesos de consolidación fiscal de las cuentas públicas, desarrollar mecanismos de colaboración público-privada, eliminar las barreras y obstáculos que se encuentran las empresas y que se intensifique la lucha contra la economía sumergida que daña la competitividad de las empresas y precariza el mercado laboral.

A la cumbre acudieron, además de los líderes de las cuatro patronales de las autonomías de la «Corona de Aragón», una amplia representación empresarial con más de 80 invitados, entre ellos alicantinos como Marián Cano, presidenta ejecutiva de la Asociación Valenciana de Empresas del Calzado (Avecal), que participó en la mesa sobre industria; Javier Gallego, vicepresidente de la Asociación Empresarial Hotelera y Turística de la Comunidad Valenciana (Hosbec), que intervino en la de turismo; y Antonio Arias, CEO del grupo Vectalia, que estuvo en la de transporte y logística. Además, acudieron los presidentes de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig; de Aragón, Javier Lambán; y de Baleares, Francina Armengol, todos ellos del PSOE. El único ausente fue el catalán Pere Aragonès, que fue sustituido por la consellera de Presidencia, Laura Vilagrà. Todos ellos escucharon los acuerdos de los empresarios de sus comunidades.

El presidente de la CEV, Salvador Navarro, se mostró «muy satisfecho» con el resultado de la cumbre, la segunda de este tipo (la primera se celebró en 2019 en Benicarló). Navarro apeló a la «unión entre comunidades» para resolver el problema de infrafinanciación de la Comunidad Valenciana. «Necesitamos de vuestra complicidad para que, como mínimo, se inicie la revisión del modelo», apeló Navarro ante los representantes institucionales y empresariales de Aragón, Cataluña y Baleares, que recogieron el guante. Además, pidió que las propuestas surgidas del cónclave «no queden en saco roto» y se extiendan a nivel nacional.

En el mismo sentido, Ximo Puig, reivindicó tejer «una alianza general entre las comunidades autónomas, sin partidismos, para reivindicar la suficiencia financiera» que permita mantener los servicios públicos. Y, para ello, pidió apoyo de esa «macrorregión europea», dijo, que forman la Comunidad Valenciana, Cataluña, Baleares y Aragón. «Es el tiempo de la cooperación. Quien va solo, pierde», indicó, y abogó por la reforma del sistema de financiación con una solución «justa para todos, sin ganadores ni perdedores», zanjó.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats