Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mejoras en la renta básica

El Gobierno facilita cobrar el ingreso mínimo y un salario: ¿Cómo afecta a tu prestación?

El Consejo de Ministros aprueba mejoras en la compatibilidad para incentivar que los receptores del IMV busquen trabajo y promocionen profesionalmente

Colas ante una oficina de la Tesorería General de la Seguridad Social, en Barcelona.

El Gobierno ha aprobado en el Consejo de Ministros de este martes cambios en las condiciones de acceso al Ingreso Mínimo Vital (IMV), la renta básica estatal que perciben actualmente 1,2 millones de personas en España. Las modificaciones mejoran la compatibilidad de esta prestación con un salario, para así incentivar que los receptores del IMV busquen trabajo y promocionen profesionalmente. Estas entraran en vigor a partir del 1 de enero del 2023 y de manera automática, es decir, sin que el beneficiario tenga que solicitar nada. 

En el siguiente artículo desgranamos los detalles de la medida y ofrecemos algunos ejemplos prácticos de cómo afectará a los beneficiarios. En las próximas semanas la Seguridad Social se ha comprometido a habilitar un simulador online para que los interesados puedan calcular cuánto mejorará su renta disponible con los nuevos incentivos al empleo.

Los cambios diseñados desde el ministerio liderado por José Luís Escrivá persiguen eliminar la conocida como ‘trampa de la pobreza’. Es decir, que una persona se quede para siempre cobrando esta renta básica, que si bien le da unos mínimos para subsistir no alcanza a permitir un nivel de vida similar al que tienen las personas con trabajo e integradas en el mercado laboral

¿Cómo se compatibilizan ambos ingresos?

Escrivá introduce así incentivos para compatibilizar el cobro del ingreso mínimo con un salario, de la siguiente manera: hasta ahora la Seguridad Social restaba del importe de la prestación todos aquellos ingresos que el beneficiario conseguía por vías laborales. Pongamos por ejemplo que una persona está en paro y cobra el ingreso mínimo, que para una persona sola sin cargas familiares asciende a 5.900 euros al año

Y entonces esa persona se pone a buscar un empleo, acaba encontrando una oferta de un trabajo temporal por un mes y es contratado. Trabaja un mes y cobra 1.000 euros. ¿Qué pasaba hasta ahora con esos ingresos extra? Pues que el Estado le descontaba esos 1.000 euros de los 5.900 euros del ingreso mínimo y el beneficiario pasaba a cobrar lo mismo, 5.900 euros, de los cuales 1.000 euros venían de su contrato temporal y el resto del Estado. Lo que generaba un problema y es que esa persona no tenía incentivos para buscar empleo, ya que si ganaba poco todo lo que ganaba lo dejaba de ingresar de la prestación y le salía más a cuenta no trabajar. 

Ahí es donde entran los cambios aprobados este martes en Consejo de Ministros, que aplicarán de manera automática y sin que tenga el beneficiario que solicitar nada. A partir de ahora los beneficiarios del IMV que encuentren trabajo tendrán incentivos graduales y por cada euro que ingresen de su nueva nómina no lo verán descontando de la prestación. El esquema diseñado por Escrivá plantea que la ayuda sea más intensa al principio y se vaya moderando a medida que el perceptor mejora sus ingresos del trabajo, ya que desde la Seguridad Social entienden que, a mejor salario, el incentivo es menos necesario.

Los incentivos al empleo aplicarán durante un año. Entonces la Seguridad Social evaluará si laboralmente el beneficiario ha mejorado. Si es así, aplicará una prórroga de un año más con el fin de animarle a seguir promocionando. Si, por el contrario, se estanca o empeora laboralmente, las facilidades a la compatibilidad serán eliminadas. 

¿Cuánto ingresaré a partir de ahora?

La fórmula que introduce la reforma es la siguiente: Para un aumento de los ingresos provenientes del sueldo que llegue hasta el 60% del ingreso mínimo, el incentivo al empleo se aplica al 100%. Por ejemplo, si el beneficiario cobra 5.900 euros de ingreso mínimo y consigue un contrato de solo un mes que le da 1.000 euros de sueldo (lo que representa el 17% del importe del IMV), a partir de ahora pasará a ingresar 6.900 euros en todo el año. Antes esos 1.000 euros de sueldo se descontaban de los 5.900 euros del IMV. 

¿Qué pasa si el sueldo es superior al 60% del ingreso mínimo vital? Para un aumento de los ingresos del trabajo a partir del 60% y hasta el 100% la Seguridad Social suaviza el incentivo y pasa a aplicar un tramo entre el 20% y el 40%, dependiendo del tipo de hogar y de la persona tiene esos ingresos fruto a un empleo nuevo o de una mejora de las condiciones del que ya tenía. Es decir, por cada euro de más que gana el perceptor de ingresos salariales, recibe entre 20 y 40 céntimos extra. 

No obstante, si el sueldo alcanza el equivalente a 1,7 veces el ingreso mínimo, el incentivo al empleo queda eliminado. Por ejemplo, si un beneficiario que vive solo y cobra 5.900 euros al año consigue un empleo pagado con el salario mínimo (14.000 euros brutos al año), perdería el derecho a percibir el IMV. 

¿Cuáles son los criterios?

  • Adultos sin ingresos del trabajo anteriores: 30%
  • Adultos con ingresos del trabajo anteriores: 20% 
  • Hogares con hijos sin ingresos del trabajo anteriores: 35% 
  • Hogares con hijos con ingresos del trabajo anteriores: 25% 
  • Hogares monoparentales/con complemento de discapacidad sin ingresos del trabajo anteriores: 40% 
  • Hogares monoparentales/con complemento de discapacidad con ingresos del trabajo anteriores: 40%

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats