Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sporting despierta al Elche

Un gol en el minuto 86 condena a los franjiverdes a una derrota inmerecida - El conjunto de Pacheta, que fue mejor en el primer tiempo y controló la mayor parte del partido, rompe su racha en Gijón - Yacine falla una clara ocasión y es objeto de un penalti en la prolongación

Yacine Qasmi intenta rematar el balón ante Unai Medina en una jugada de estrategia del Elche. lof

El Elche ha encontrado esta temporada en el Sporting de Gijón a su bestia negra. Los asturianos han vencido a los ilicitanos los dos partidos por la mínima. Si en el Martínez Valero los gijoneses hicieron más méritos, ayer, en El Molinón-Enrique Castro Quini tuvieron la fortuna de su lado en un choque que los franjiverde controlaron durante la mayor parte y no merecieron perder. Los asturianos despertaron a los franjiverdes y rompieron su buena racha.

En el fútbol muchas veces los partidos se deciden por pequeños detalles y, en esta ocasión, cayeron del lado del Sporting. Cuando el encuentro estaba condenado a un empate a cero, que hubiera resultado lo más justo, Unai Medina probó fortuna con un disparo sin aparente peligro que se estrelló en el poste. El rechace le cayó a Manu García, quien solo tuvo que empujar el balón al fondo de la red ante la incredulidad de los jugadores del Elche.

Un duro palo para el equipo de Pacheta que mostró buenas maneras, pero al que le faltó más acierto e inspiración en los metros finales. Los franjiverdes tuvieron muchas llegadas, pero poco remate. Al final lo que valen son los goles. Yacine tuvo para marcar uno muy claro en el primer periodo, pero se enredó a la hora de materializar una clara ocasión que hubiera cambiado el devenir del encuentro porque los asturianos estaban groguis y sometidos al mejor juego de los ilicitanos.

El Sporting era el equipo necesitado y, sin embargo, fue el Elche el que salió mejor. En los primeros 45 minutos, Edgar Badia fue un mero espectador y no tuvo que intervenir. El control del juego fue claramente de los franjiverdes, quie siempre intentaron sacar la pelota jugada desde atrás a través de Ramón Folch. Josan estuvo muy activo en la banda derecha, con desborde y llegadas al área.

A través de la intensidad, la presión alta y buenas aperturas a las bandas, el Sporting no encontraba la fórmula, caía en la precipitación, lo que provocaba pérdidas y el balón largo, donde se imponía la defensa del Elche, fueron sus últimos argumentos.

A los 24 minutos, Yacine la tuvo tras un centro de Josan y falló de forma incomprensible. Fidel también puso otra buena falta que se paseó sin encontrar rematador.

En el primer periodo no hubo muchas ocasiones, pero si alguien mereció irse con ventaja a los vestuarios por el juego no cabe duda de que fue el Elche.

Más alternativas tras el descanso

Tras el descanso cambió el panorama. El partido tuvo más alternativas. Los gijoneses fueron los que salieron mejor y tuvieron hasta tres acercamiento con peligro a la meta del Elche. Un remate de cabeza de Mar Valiente, un intento de chilena de Carmona que fue invalidado y un disparo de Bogdan que despejó Dani Calvo.

Conforme fue avanzando el reloj, el conjunto de Pacheta recuperó sensaciones, aunque el control del choque no fue como en el primer periodo.

Josan volvió a llevar el mayor peligro y tras irse su par remató muy desviado con la izquierda, su pierna mala. Fidel probó fortuna desde lejos al siguiente minuto.

La replíca la puso Pedro Díaz, el mejor del Sporting. El centrocampista estuvo a punto a marcar el gol de la temporada. Vio adelantado a Edgar Badia y desde su campo efectuó un lanzamiento que salió rozando el poste. Poco después disparó desde la frontal del área, la pelota se envenenó, tras tocar en un defensa, y apareció salvador Edgar Badia con una extraordinaria parada de reflejos marca de la casa.

Pacheta decidió cambiar a Josan «porque corría el riesgo de romperse» y el Elche lo notó. Pere Milla no resultó provindencial en esta ocasión.

Los golpes de ambos equipos eran livianos y el partido estaba condenado al empate a cero si no se alteraba en alguna jugada esporádica. Yacine tuvo una buena contra, pero no estuvo acertado y perdió el balón cuando tenía a Pere Milla en un lado y a Nino en el otro en buena situación.

Y como las desgracias no vienen solas, en el minuto 86 llegó el gol de la victoria del Sporting. Unai Medina se encontró un balón en la frontal, no pudo centrar y decidió probar fortuna con un disparo. La lotería le tocó porque la pelota se estrelló en el poste, pilló a la defensa del Elche saliendo al fuera de juego y el rechace le cayó a Manu García que anotó el único gol del partido, que castigaba de forma inmerecida al Elche.

Apenas quedaba tiempo. Pacheta, que poco antes había sustituido a Fidel por Andoni López, sacó a Mourad para buscar la heroíca. Los franjiverdes tuvieron dos ocasiones para empatar. Juan Cruz remató de cabeza alto un saque de esquina y en el minuto 95 el árbitro no quiso ver un claro penalti por agarrón a Yacine. Al Elche lo tocó en esta ocasión el sabor amargo de la derrota. Toca levantarse y pensar en el Alcorcón.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats