Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Quién es quién en el mercado del Elche?

El dueño, Bragarnik, será el actor principal, con Fran Escribá y Nico Rodríguez tratando de convencer con sus propuestas

¿Quién es quién en el mercado del Elche?

¿Quién es quién en el mercado del Elche?

Pese a no haber cerrado ningún fichaje en los veinte días que han transcurrido desde el fin de la temporada 2020/21 y la consecución de la permanencia, el Elche afronta con total tranquilidad el mercado veraniego que tiene por delante.

Si algo ha dejado claro Christian Bragarnik, propietario del club, es que no va a ponerse nervioso a la hora de planificar la plantilla. No lo hizo ni el verano pasado, cuando el tiempo apretaba más que nunca a los ilicitanos, ni en invierno, en plena mala racha de resultados. La permanencia podría haberle dado la razón, aunque está claro que la situación que tiene por delante de cara a la temporada 2021/22 dista mucho de asemejarse a lo que ocurrió el estío pasado.

Con Bragarnik de vuelta en Argentina, las reuniones telemáticas volverán a ponerse a la orden del día en el Elche. Será otro mercado desde la distancia, aunque con el dueño de la entidad sin perder detalle a lo que ocurra en las oficinas del Martínez Valero y sin dejar de tener la última palabra, en muchas ocasiones incluso la primera, a la hora de trabajar en los refuerzos que están por venir.

Bragarnik será el «alfa» y «omega» en las negociaciones, pero debe aprender del pasado reciente. Muchas de sus apuestas de la campaña recientemente finalizada no fueron exitosas. La primera, Jorge Almirón como entrenador. Están también los casos de Sánchez Miño, Lucumí, «Ruso» Rodríguez o incluso Danilo Ortiz, con fugaces pasos como franjiverdes. Los experimentos deben dejar paso a la llegada de jugadores con más poso en Europa. Ahí falló también Rigoni, todo hay que decirlo, pero se acertó especialmente con Lucas Boyé. Iván Marcone podría estar ante un año de redención, tras un curso en el que fue claramente de más a (mucho) menos.

En este sentido, el primer nombre que ha sonado con fuerza del grupo gestionado por Bragarnik es el del ariete Darío Benedetto (31 años), que esta temporada ha militado en el Olympique de Marsella (41 partidos y 6 goles). Es un jugador tan próximo al mandatario del club que incluso forma parte de los inversores que entraron junto a él en el Elche. En Argentina ha despertado el interés de Boca Juniors, por lo que su llegada no será sencilla.

Además de su grupo de colaboradores de confianza, que han desplegado en el Elche incluso un departamento de análisis de datos que trata de conectar todas las áreas de la entidad, Bragarnik deberá escuchar las propuestas de dos personas para cerrar el capítulo de altas y bajas: el entrenador, Fran Escribá, y el director deportivo, Nico Rodríguez.

La bicefalia con Nico no es nueva. Argentino y asturiano han tenido que convivir ya en tres mercados de fichajes, los dos del curso pasado y el invernal del año del ascenso, con Bragarnik recién aterrizado en el Elche.

Rodríguez fue una apuesta personal de José Sepulcre y tiene contrato hasta 2023. Suyas fueron las apuestas por Fidel y Pere Milla que el tiempo le ha dado la razón. El onubense ha firmado dos temporadas a un nivel altísimo, con momentos «top» en la máxima categoría, y el catalán ha asociado su nombre a goles clave, como el del ascenso en Girona o el 1-1 en Cádiz en la jornada 37.

De este modo, Nico y Bragarnik tendrán que convivir como hicieron el curso pasado, en el que se alternaron aciertos procedentes de Segunda División (Raúl Guti y Tete Morente, sobre todo) con algún patinazo, el más sonoro el de Koné, apuesta de la dirección deportiva ilicitana, con gusto por el mercado francés, en el que ya se hizo una primera incursión con «Nuke» Mfulu que acaba contrato dentro de unos días y no ha explotado de franjiverde.

Fran Escribá, renovado para una temporada más tras lograr el complicado objetivo de la permanencia en Primera, será el tercer elemento a tener en cuenta en el mercado de fichajes del Elche durante los próximos meses.

Hombres de confianza

En este sentido, Escribá ha alabado en numerosas ocasiones el proyecto de futuro que ve en los planes de Bragarnik. Eso sí, es el primero que sabe que los resultados mandan, más aún en el caso de los entrenadores, y que solo tiene asegurado su contrato hasta junio de 2022.

Por ello hará fuerza con su opinión para traer un perfil de jugador con experiencia en la categoría y, a poder ser, de su máxima confianza para hacer un bloque sólido en el vestuario. En ese perfil encajan Jaume Costa, con el que coincidió en el Villarreal, o dos mediocentros a los que ya tuvo bajo sus órdenes en Elche: Mosquera, que acaba contrato con el Huesca, y Rubén Pérez, que no ha podido ascender con el Leganés. La confianza va a ser un factor fundamental en este mercado, con Bragarnik, Escribá y Nico a los mandos del Elche.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats