Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La semana de Bragarnik

El propietario del Elche acostumbra a realizar movimientos en los últimos días del mercado de fichajes, que acaba el próximo lunes - La salida de Josema al Valladolid, la llegada de Olaza y Capa para los laterales y el futuro de Boyé son temas pendientes

Christian Bragarnik, durante su primera y única comparecencia pública desde que está en el Elche. | ANTONIO AMORÓS

Christian Bragarnik regresó la semana pasada a Elche después de permanecer en Argentina desde antes de navidades. El propietario del club ilicitano volvió para ultimar los últimos detalles del traspaso de Benedetto a Boca Juniors, para estar presente en los dos encuentros frente al Real Madrid y, sobre todo, para afrontar en primera persona los últimos días del mercado de fichajes de invierno, que finaliza el próximo lunes 31 de enero, a las 12 de la noche.

Bragarnik, como reconocido representante de futbolistas, acostumbra a acometer los movimientos a última hora, consciente de que los equipos y los jugadores ofrecen mejores condiciones económicas para poder cerrar las operaciones.

La intención del máximo accionista de la entidad franjiverde es cumplir con los deseos de Francisco para afrontar la última parte de la temporada. El técnico del Elche ha pedido reforzar, principalmente, el lateral izquierdo y poder contar con un futbolista que aporte competencia a Mojica y que permita dar descanso en determinados momentos al colombiano. Además, si es posible, el preparador almeriense ha solicitado un lateral derecho y un centrocampista organizador.

Con la salida de Benedetto, el club ilicitano ha liberado una de sus fichas y una plaza de jugador extranjero. Además, la salida de Josema al Valladolid, cuyas negociaciones están muy adelantadas, permitiría disponer de un segundo hueco más para poder fichar.

El principal objetivo del Elche para reforzar el lateral izquierdo es Lucas Olaza. El internacional uruguayo no está contando para Pacheta en el conjunto pucelano, en el que ha jugado once partidos de Liga y tres en Copa y ha pedido salir, porque el extécnico franjiverde está apostando más por Nacho. En el Elche lo consideran, a sus 29 años, un futbolista de presente y futuro, que puede cumplir el papel de segundo lateral izquierdo y, además, tiene experiencia en Primera División tras jugar la temporada pasada en el Celta.

En un principio, el planteamiento era un cambio de cromos. Josema, que tiene contrato con el club ilicitano hasta junio de 2023, se marcharía cedido al Valladolid con una opción de compra en caso de conseguir el ascenso. Y Olaza recalaría en el Martínez Valero con la obligación de comprarlo a la finalización de la presente campaña. El conjunto pucelano quiere recuperar buena parte de los casi cuatro millones que tuvo que pagar el pasado verano a Boca Juniors por sus derechos.

El problema radica en que Bragarnik no es muy amigo de las cesiones con opción de compra. De hecho, el pasado mes de agosto ya rompió la negociación con el Villarreal por Morlanes, porque los dirigentes del Submarino Amarillo querían incluir la compra obligatoria.

Ante esta situación, lo que se está planteando en los últimos días es que Josema salga con la carta de libertad y, a cambio, rebajar las cantidades que pretende el Valladolid por Olaza.

La negociación se encuentra en el clásico tira y afloja, pero todo hace indicar que va a llegar a buen puerto y que el defensa murciano se reencontrará con Pacheta y el internacional uruguayo jugará de franjiverde.

La comisión deportiva también tiene la alternativa del canterano del Real Madrid Miguel Gutiérrez. La opción ha perdido fuerza en los últimos días, pero no está descartada si al final no se puede concretar el fichaje de Lucas Olaza.

Por otro lado, para el puesto de lateral derecho ha surgido la posibilidad de Ander Capa del Athletic Club de Bilbao. Desde tierras vascas aseguran que Elche, Mallorca y Torino han preguntado por el exjugador del Eibar, que tampoco está contando para Marcelino. Termina contrato esta temporada y el Athletic quiere incluir, en caso de que salga, un derecho de tanteo para recuperarlo.

Reforzar el lateral derecho no es una necesidad tan perentoria, porque el colombiano Helibelton Palacios ha subido su nivel en los últimos encuentros y Barragán está en la recámara. Si al Elche le cuadran los números y Capa quiere venir, Francisco lo recibirá con los brazos abiertos.

El otro frente abierto que tiene Bragarnik en esta última semana de mercado es el supuesto interés del Barcelona por Lucas Boyé. El propietario del club ilicitano no se plantea vender a su jugador franquicia si no pagan la cláusula de 25 millones. Algo que el club azulgrana no está dispuesto hacer. Boyé es la alternativa de Morata, pero parece difícil que abandone el Martínez Valero. Otra cosa es lo que ocurra en verano.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats