Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La izquierda recuperará el Ayuntamiento de Elche 4 años después con pactos

El PP sigue siendo la fuerza más votada, pero se hunde junto al PSOE, Pareja retiene su acta de concejal, y entran Compromís, Ciudadanos e Ilicitanos por Elche

La izquierda recuperará el Ayuntamiento de Elche 4 años después con pactos

La izquierda recuperará el Ayuntamiento de Elche 4 años después con pactos

Las urnas no sólo certificaron anoche el hundimiento del bipartidismo en Elche, sino que convertirán a éste en el Ayuntamiento más plural y fragmentado de la historia de la democracia en la ciudad, con seis partidos políticos. No sólo eso. Con una participación que, finalmente, no llegó a los niveles de 2011, aunque se quedó en un nada desdeñable 66,49%, se abre un nuevo mapa político que da la posibilidad a la izquierda de recuperar el Ayuntamiento cuatro años después, aunque con un gobierno de pactos a varias bandas.

El PP volvió a ser la fuerza más votada, pero perdió la mayoría absoluta con un desplome ni más ni menos que de 14 puntos respecto a 2011. Sólo consiguió 32.878 votos, unos 16.700 menos que hace cuatro años. Ahora bien, el PSOE no salió mejor parado, y su desmoronamiento no fue menos catastrófico. No sólo no consiguió liderar el cambio y convertirse en la fueza más votada, como pretendían los socialistas, sino que el batacazo fue no menos espectacular. Al final, acabó retrocediendo doce puntos respecto a cuatro años antes, y se quedó en 29.071 papeletas, unas 14.300 menos.

Tanto el PP como el PSOE se vieron arrastrados por sus marcas nacionales y autonómicas, es verdad. Ahora bien, no fue ésta la única causa. Las fracturas internas en una y otra orilla no ayudaron en absoluto, ni a unos ni a otros. Si a ello se suman un talante y unas formas, las de la candidata popular, Mercedes Alonso, muy criticadas en estos últimos cuatro años; y un alcaldable, el socialista Carlos González, que no llegó a entusiasmar al electorado, el resultado es el que es. Uno y otro acabaron convirtiéndose en los grandes perdedores de la noche. Había poco que celebrar.

Los votos que se dejó el PSOE acabaron recalando casi en bloque en Compromís. La formación de Mireia Mollà, que en 2011 se quedó sin concejal tras su divorcio con Izquierda Unidad, ganó unos 12.000 votos respecto a 2011, y se convirtió en la gran beneficiada de que la marca de Podemos en Elche se haya quedado fuera de las elecciones. Compromís se erige, además, en la tercera fuerza política, con cuatro ediles.

Por su parte, Ciudadanos y David Caballero, aupados por el auge de su marca nacional, logran tres concejales, y se llevan algo más de 10.000 votos, fundamentalmente del granero del PP. El resto de votos de los perdidos por Alonso y los suyos se fueron en buena parte a Cristina Martínez y su Ilicitanos por Elche, un partido nacido de la nada y levantado en apenas dos meses. Se convertía así en una de las grandes sorpresas de la noche, ya no sólo por haber conseguido representación municipal, sino por llegar a dos regidores.

Finalmente, Jesús Ruiz Pareja y su Partido de Elche demostraron que, a estas alturas, cuentan con un suelo muy sólido, que se mueve en el entorno de los 6.000 votos. En 2007 ya se quedaron a las puertas de entrar en el Ayuntamiento, en 2011 lograron un concejal, y ahora ganan medio millar de votos más, y retienen ese acta que tenían. No obstante, Pareja se queda muy lejos de los resultados que daba en un sondeo propio, y que apuntaban a que podría subir su representación hasta los cuatro concejales, pero también contradice muchas de las quinielas que, directamente, le dejaban sin representación.

A partir de ahí, Esquerra Unida ganó un millar de votos, pero apenas superó las 4.200 papeletas, por lo que sigue sin entrar en el Ayuntamiento; y el otro Ganemos Elche, el que dejó fuera a los de Anabel Mateu, y, por tanto, a la marca de Pablo Iglesias aquí, alcanzó los 1.758 votos. UPyD obtuvo 1.340 papeletas; y menos aún consiguieron arañar el Foro Demócrata de Miguel Picher, otra de las escisiones del PP, con 352 votos; y el Partido Comunista de los Pueblos de España, con 330 votos.

Con estos puntos de partida, ahora se abre una nueva fase: la del diálogo, los pactos y el consenso. Cualquier cosa puede pasar, pero lo único claro es que, a estas alturas, Mercedes Alonso está más fuera de la Alcaldía que dentro. La suma de sus nueve regidores con los tres de Ciudadanos, el único partido que no había cerrado la puerta a tender puentes con los populares, amparándose en que sólo apoyarían a la fuerza más votada, no da. Tampoco llegan PSOE y Compromís por sí solos.

Sin embargo, Cristina Martínez siempre ha mantenido, y anoche lo ratificó, que en ningún caso dará su apoyo al PP de la que otrora fuera su jefa, Mercedes Alonso. El rencor mutuo de los últimos meses así se lo impide. Casi se da por hecho que acabará apoyando a la izquierda. También Jesús Ruiz Pareja está en una posición similar, y ya había venido descartando por activa y por pasiva desde hace tiempo cualquier tipo de acuerdo con la ya alcaldesa en funciones, aunque con la salvedad de que sólo tiene un concejal y poca fuerza para negociar. Sea como sea, el Ayuntamiento de Elche está abocado a un gobierno de pactos. Así lo han pedido en las urnas los ilicitanos, que con sus votos se han alineado a favor del cambio.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats