Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Basilio Trilles

«Las mujeres en la Guerra Civil tuvieron más peso que el que dicta la historia»

El castellonense presenta esta tarde (19 horas) en Ali i Truc su novela La espía de Franco

«Las mujeres en la Guerra Civil tuvieron más peso que el que dicta la historia»

«Las mujeres en la Guerra Civil tuvieron más peso que el que dicta la historia»

Esta tarde presenta en Ali i Truc su libro La espía de Franco

El libro es una historia de amor, guerra y espionaje, que transcurre en un momento decisivo para España y Europa. Un thriller que sucede entre julio de 1944 y abril de 1945. Los aliados están avanzando, liberan París y el nazismo está a punto de caer. La espía de Franco pretende ser una radiografía del momento, con dos personajes principales, uno real, el anarquista Miguel Campos, que se supone que murió en combate, aunque su cuerpo nunca fue encontrado.

¿Usted se ha aprovechado de esta circunstancia para desarrollar su historia?

He aprovechado el mito de que no murió en combate y he imaginado que regresa a España para atentar contra Franco. En todo momento piensa en el otro personaje del libro, una mujer que se llama Letizia y de la que se separó en el Madrid sitiado de 1937. Ella es una agente de Franco que trabaja con la quinta columna. Su padre y su hermano murieron durante el golpe de estado y ella es una mujer cosmopolita, de madre americana y educada en Boston.

¿Y Franco qué papel tiene en todo esto que usted cuenta?

Franco sabe que Letizia colabora con la OSS estadounidense y le conviene. Maniobra con los aliados para que le conserven su puesto. Letizia es un personaje ficticio que trenza una historia que pudo haber sido en una España convulsa con la Guerra Civil, la posguerra y el telón de fondo de la Segunda Guerra Mundial. Ella tiene el recuerdo de Miguel Campos, aunque mantiene una relación puramente física con un diplomático americano.

Antes hablaba de una radiografía del momento...

Hay una investigación sólida sobre cómo está España en su momento de mayor penuria, en la posguerra. También de cómo manipulaba Franco. Para atreverme a novelar sobre él he tenido que tomar cierta distancia. En el libro aparecen diálogos con colaboradores, discursos, declaraciones de su hija o las memorias que escribió su primo, Francisco Franco Salgado-Araujo.

¿Qué papel tuvieron las mujeres durante la Guerra Civil?

Las mujeres en la Guerra Civil tuvieron mayor peso que el que dicta la historia. Fueron colaboradoras decisivas e, incluso, llegaron a estar en el frente como milicianas, dentro del bando republicano. Lo que ocurre con mi libro es que la protagonista no tiene el perfil que por aquel entonces primaba en la sociedad española. Brilla y deslumbra tanto a hombres como a mujeres.

¿Cómo ha sido el trabajo de documentación que ha hecho?

Muy intenso. He podido aprovechar parte de la información que recabé para otra de mis novelas: El español de la foto de París. Escribí sobre la epopeya de Amado Granell, que fue concejal en Orihuela, y acumulé una información extraordinaria. La espía de Franco está basada en hechos reales y he procurado que los personajes históricos tuvieran su voz propia.

¿Todavía quedan historias por contar de la Guerra Civil?

No me cabe la menor duda. Sobre todo, de los primeros años, que es el momento más duro. Quedan muchas historias por contar, hay gente anónima que tiene novelas impresionantes. Se dice que se ha escrito mucho y no estoy de acuerdo. En aquellos momentos se conjugaron acontecimientos e intereses y es bueno que los conozcamos.

¿Cuál es su siguiente paso?

Tengo un par de cosas en mente y no sé por dónde voy a tirar. Están claros los temas que me interesan, aunque también me apetece escribir sobre corrupción.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats