Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell limitará la caza en El Hondo tras morir a tiros dos de las diez cercetas de un proyecto de recuperación

La decisión se toma tras morir a tiros dos de las diez cercetas de un proyecto de recuperación

El Consell limitará la caza en El Hondo tras morir a tiros dos de las diez cercetas de un proyecto de recuperación

Partiendo de la evidencia de que la caza en El Hondo ha generado polémica durante décadas y de que el plan de uso y gestión del parque natural no contenta a ecologistas ni cazadores, un hecho refrendado científicamente vuelve a poner de relieve la difícil convivencia entre caza y programas de conservación de especies protegidas.

El Área de Ecología de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche ha constatado la muerte a tiros de al menos dos de las diez cercetas pardillas reintroducidas, anilladas y seguidas con emisores GPS a través del programa de reforzamiento poblacional que llevan a cabo en el paraje. Fuentes de la propia UMH publicaban en su Facebook hace unos días la «confirmación de la muerte por disparo de una de las cercetas pardillas liberadas» en el citado plan de recuperación.

Fuentes oficiales aseguraban a este periódico que al menos había otro caso más certificado. Uno de los abatimientos se produjo en una finca privada con coto de caza en vigor. El otro se habría producido fuera de coto y el ave apareció muerta en terrenos de la propia Conselleria, probablemente por la acción de un cazador furtivo.

El caso documentado objetivamente por los científicos del área de Ecología de la UMH detalla que el domingo 27 de octubre, a las doce y veinte de la noche, «el emisor GPS que portaba el ejemplar indicó que había caído bruscamente. El lunes por la mañana, con ayuda de personal técnico de la Conselleria y de la UMH, se procedió a levantar acta y a su traslado a los servicios veterinarios para la realización de la necropsia que determinó el disparo como causa de la muerte».

Además de las dos aves halladas, otras dos han desparecido -de una de ellas apareció solo el GPS. Sobre estas dos cercetas se desconocen las causas de la muerte al no haber sido encontrados los cadáveres. Por tanto, cuatro de las diez aves introducidas este año dentro del programa de reforzamiento poblacional -la cerceta es una especie declarada en «situación crítica»- han tenido un triste final. Las otras seis se encuentran realizando su proceso migratorio en el norte de África. Precisamente lo iniciaron antes de la apertura de la temporada de caza, el pasado 12 de octubre.

Consecuencias

Ante estos dados, que los científicos dieron a conocer en la última reunión de la Junta Rectora del Parque Natural de El Hondo celebrada hace unos días, las primeras consecuencias no se han hecho esperar. En primer lugar, José Pérez, el hasta ahora presidente de la sociedad de cazadores de El Hondo y Las Salinas, entidad con 14 socios, dejaba su cargo como presidente. Ayer, Pérez aseguró a este diario que discrepa con la forma de afrontar la situación de otros miembros de la entidad, por lo que dejaba de ser su representante máximo aunque seguía en la directiva como vocal. La presidencia la ocupa ahora Manuel Sabuco, quien explicó a este periódico que hoy emitirán un comunicado con su posicionamiento.

En la misma reunión de la Junta Gestora de El Hondo, la Conselleria anunció la próxima creación de una comisión para revisar los planes de caza de El Hondo, que en su día permitieron aumentar el horario de caza nocturna una hora. Ahora, la asociación Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (Ahsa) asegura haber recibido la confirmación, por parte de la Conselleria, de que va a limitar el horario de caza tras la puesta de sol a solo media hora desde el crepúsculo, cuando hasta el momento se permite que se dispare hasta hora y media después. En la reunión de la Junta Rectora incluso se habló de suspender la caza para lo que resta de temporada.

Hasta este momento, aunque era una sospecha denunciada por los ecologistas, nunca se había podido certificar científicamente que la caza provocara muertes de especies protegidas, como la cerceta. Pero los mismos cazadores reconocían que por la noche es muy difícil distinguir entre especies.

El presidente de Ahsa, Sergio Arroyo, destacaba que la Conselleria pretende «no interferir en los proyectos de recuperación de la cerceta pardilla». En concreto, se trata de un programa de reforzamiento poblacional que se realiza en este espacio natural dentro de las acciones contemplandas en la Estrategia Nacional para la conservación de la especie. Un plan promovido por el Gobierno y la Generalitat. Arroyo concluye asegurando que estas muertes «certifican la hipótesis de los principales investigadores sobre la especie en cuanto a la responsabilidad de la caza en su extinción, considerando insuficiente la reducción del horario planteado por la Generalitat Valenciana». No obstante, «Ahsa valora positivamente el cambio de actitud de la administración».

Denuncian que la temporada pasada se autorizó matar más aves de las censadas

Los conservacionistas prevén que el Consell cree reservas en los propios cotos y mejore la asignación de ejemplares

La asociación Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (Ahsa), entidad conservacionista de referencia en los parques de El Hondo, Las Salinas y Las Lagunas, lamentaba ayer la muerte de cuatro de las diez cercetas del plan de repoblación financiado con fondos del Estado y la Generalitat. A su vez, recordaba que la sociedad lleva años denunciando que en El Hondo se permite cazar más de lo que autoriza el plan rector de uso y gestión (PRUG)del parque natural. Concretamente, según su presidente, Sergio Arroyo, «nuestra petición se basa en la constatación del incumplimiento del PRUG en cuanto al número de aves que se autoriza, desde la Conselleria, a ser matadas y a la ausencia de control por parte de los agentes ambientales».

Un 150% más

Arroyo concreta que en la temporada pasada «se autorizó a las fincas con cotos a cazar más del 150% de las aves censadas el invierno anterior». Ahora, el presidente de Ahsa apunta que «como consecuencia» de la denuncia que presentaron ante la Conselleria, esta institución «ha observado que en los planes técnicos de gestión cinegética de los cotos de caza de los parques naturales de El Hondo y Las Salinas y del Hondo del Amorós existen aspectos que requieren una modificación».

Según Sergio Arroyo, «además de limitar la caza nocturna», la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural y Transición Ecológica prevé «la delimitación de zonas de reserva en los cotos, mejoras en la toma de datos para la asignación de los cupos de aves o la supresión de una modalidad de caza no autorizada en el PRUG».

La asociación Ahsa también señala que la Conselleria, en lo referente a la realización de los preceptivos controles en los cotos de caza, contesta que «sí se están llevando a cabo y que este año se han realizado controles especiales a algunos cotos».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats