Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El negocio de la pirotecnia se dispara un 30% en la provincia tras el covid

La vuelta de las fiestas y celebraciones tras dos años de parón por la pandemia relanzan las contrataciones de los artesanos de la pólvora - El sector exige la subida del precio de las mascletàs y exhibiciones por el incremento de las materias primas

29

El negocio de la pirotecnia se dispara un 30% en la provincia tras el covid TONY SEVILLA

Los fuegos artificiales han vuelto a hacer brillar los cielos de la provincia tras apagarse por la crisis del covid-19. Han sido dos años muy duros para el sector de la fiesta, en general, y de la pirotecnia en particular ya que prácticamente vio parada en su totalidad la actividad. Los fuegos y espectáculos pirotécnicos que marcaban el inicio y el final de las fiestas se quedaron sin prender cuando en marzo de 2020 se declaró la pandemia y, como consecuencia, los festejos se cancelaron, y no han vuelto hasta este año 2022. ¡Y cómo han regresado! Se notan las ganas de fiesta tras dos años de restricciones. Los ayuntamientos han retomado las contrataciones para sus fiestas y, lo que no puede faltar, es un buen castillo de fuegos artificiales. Además, la vuelta a las celebraciones como bodas y comuniones, con las tradicionales tracas, han disparado el negocio de las pirotecnias de la provincia tras haberlo pasado realmente mal. Las empresas pirotécnicas alicantinas están recibiendo un 30% más de contrataciones que antes de la pandemia.

El pirotécnico Manuel Ferrández con unos cohetes sumergibles. | TONY SEVILLA

Obviamente, las cifras de negocio no compensan los dos años en los que su facturación se ha reducido en más de un 80%, pero sí que permite a las pirotecnias ir recuperándose poco a poco del varapalo. La mayoría de estas empresas son familiares, lo que les ha permitido sobrellevar la casi nula entrada de fondos económicos desde 2020. Peor suerte han corrido las tiendas de venta de productos pirotécnicos, muchas de ellas se vieron obligadas a cerrar.

Fernando Ferrández, de Pirotecnia Ferrández, prepara un «terremoto». TONY SEVILLA

«Con la pandemia casi no ha habido trabajo y hemos sobrevivido sufriendo mucho», lamenta Manuel Ferrández, de la Pirotecnia Ferrández de Redován. «Menos mal que hemos vuelto con bastante trabajo por las ganas de fiesta que tiene la gente», añade este pirotécnico, quien junto a su hermano Joaquín, y sus primos Fernando y Eduardo, gestionan una de las empresas fabricantes de pirotecnia más importantes de la provincia con 130 años de historia. De hecho, sólo en este mes de junio estiman facturar lo mismo que en todo 2021.

La pirotecnia Hermanos Sirvent antes de lanzar su mascletà en Alicante. Áxel Álvarez

Además del inicio y cierre de las Hogueras, que corre a su cargo, tienen contratados espectáculos pirotécnicos en varios municipios de la provincia. Sólo en una semana van a lanzar 1.000 kilos de pólvora, contando los 149 del concurso de las mascletás alicantinas, los 400 de la playa del Cocó y los 231 de un espectáculo piromusical en Torrevieja. «Tenemos la agenda bastante llena este verano, afortunadamente», reconocen.

Lamentan haber tenido que hacer un ERTE al inicio de la pandemia para poder sobrevivir. «La pirotecnia no es una carpintería, no se puede cerrar porque perdemos todos los permisos que tenemos, que son muchos, y sería imposible recuperarlos», señala. Sin embargo, muchos de los trabajadores que se dedicaban a la pirotecnia, tras verse afectados por despidos, han buscado sustento en otros sectores, como el del transporte o la alimentación, y ahora no quieren volver por la inestabilidad en ese oficio. «El sector de la fiesta se ve ahora como muy inseguro, ya no sólo por una pandemia que suspende todo, también te pueden cancelar un espectáculo por una ola de calor o por lluvia, por ejemplo, y muchos prefieren trabajos más estables», manifiesta el hermano de Manuel, Joaquín Ferrández.

El negocio de la pirotecnia se dispara un 30% en la provincia tras el covid

El negocio de la pirotecnia se dispara un 30% en la provincia tras el covid TONY SEVILLA

Coste alto

Las Fallas en València dieron el pistoletazo de salida a un año repleto de festejos con espectáculos pirotécnicos. En la Pirotecnia Hermanos Sirvent de Alicante han notado también el repunte de contrataciones en estas últimas semanas. «En los pueblos están pidiendo bastante los fuegos artificiales y pirotecnia para sus fiestas, tras no haber podido celebrarlas en dos años», señala Adrián Sirvent. Su pirotecnia es una de las protagonistas este año de las mascletás de las Hogueras de Alicante donde lanzaron 80 kilos el lunes con un estruendoso terremoto final. «La gente estaba deseando salir y divertirse», dice satisfecho. No obstante, también pone el foco en el aumento del coste de las materias primas.

Esto último, precisamente, es lo que ha llevado al sector a exigir un incremento del precio de las mascletás y exhibiciones. No compensa a muchos pirotécnicos el realizar ese tipo de espectáculos cuando los ayuntamientos no están pagando más de 6.000 euros por cada uno y el coste para ellos es prácticamente el doble. «En Alicante tiramos en Hogueras, en el concurso, una mascletà que vale más de 15.000 euros y nos pagan 6.000. Puedes ir a alguna como esa, porque es de nuestra tierra, pero no a todas. Deberían subir los precios», zanja Joaquín Ferrández. De su opinión es todo el sector.

El pirotécnico Joaquín Ferrández coloca los cables de los cohetes que se lanzan gracias a un sistema informático. TONY SEVILLA

De hecho, la asociación Piroval, que aglutina al 100% de las empresas pirotécnicas de la Comunidad Valenciana, exige a los ayuntamientos y a otras administraciones que incrementen el precio de las contrataciones para que los pirotécnicos no pierdan dinero. «Este año está habiendo problemas en los concursos para encontrar a pirotecnias porque después de los dos terribles años que han sufrido no pueden aguantar exhibiciones que encima les cuesten dinero», explica Manuel Ferrández.

También han perdido dinero, y mucho, las empresas de venta de elementos pirotécnicos. Su actividad en los dos años de pandemia ha sido prácticamente nula y un porcentaje importante de ellas se han visto abocadas al cierre. Una de las que ha conseguido, a duras penas, sobrevivir es la Pirotecnia Marina Costa Blanca de l’Alfàs del Pi, y gracias a que también comercializan balizas náuticas, prácticamente lo único que han vendido desde 2020 hasta finales de 2021. «Ha sido terrible, menos mal que hemos vuelto con más ganas de fiesta que nunca», señala su gerente, Juan José Úbeda.

Las canceladas celebraciones de bodas y comuniones pospuestas a esta primavera verano y los festejos populares les están haciendo incrementar las ventas, sólo en lo que llevamos de junio, en un 45%. «Espero que duren las ganas de fiesta», señala Úbeda. Un deseo que comparte todo un sector, uno de los más tradicionales de la provincia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats