Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El impacto económico de las Fiestas Mayores de Elda supera el millón de euros

El buen tiempo, el fin de semana y el impulso que ha tomado la celebración en los cinco últimos años benefician sobre todo al sector hostelero

Los bares y restaurantes de la Plaza Mayor se han llenado durante los días grandes de la celebración.

Los bares y restaurantes de la Plaza Mayor se han llenado durante los días grandes de la celebración. ÁXEL ÁLVAREZ

Más de un millón de euros es el impacto económico que las Fiestas Mayores de Elda han generado este año en la ciudad. Fundamentalmente en el sector de la hostelería, que es el más beneficiado por el gasto que los eldenses y visitantes suelen realizar en comidas, aperitivos y cenas. En la cifra estimada por el Ayuntamiento y las asociaciones de comerciantes y hosteleros también se incluyen los ingresos obtenidos por cafeterías, 24 horas y pubs a través de los conciertos nocturnos, así como el beneficioso efecto -aunque menor- que esta celebración tiene para el comercio local a través de la adquisición de alimentos y artículos de decoración. Compras que las asociaciones vecinales de los barrios realizan en los días previos para sumarse a la festividad con actividades propias.

La fiestas comenzaron en la madrugada del sábado, con el pregón y los fuegos artificiales, pero los días grandes de los Santos Patronos tienen lugar tradicionalmente el 8 y 9 de septiembre. El primero dedicado a la Virgen de la Salud y el segundo al Cristo del Buen Suceso. En esta ocasión ambos días han caído domingo y lunes en el calendario. Pero los bares, restaurantes y cafeterías se han llenado todo el fin de semana y también ayer aunque, al tratarse de un día laborable, el consumo se vio reducido al limitarse básicamente a la clientela de la ciudad y no, como suele ser habitual, de visitantes procedentes de los pueblos vecinos. Un aspecto que también se ha visto un tanto mermado al coincidir esta celebración con los Moros y Cristianos de Villena y Beneixama, las fiestas patronales de Monóvar y las tradicionales de Orito.

Crecimiento continuo

El sector de la hostelería está satisfecho con el desarrollo de las Fiestas Mayores. Por término medio los restaurantes, bares y cafeterías situados en las principales zonas de servicio y ocio de la ciudad -Gran Avenida, Juan Carlos I y Alfonso XIII- han facturado un 10% más que el año pasado. Una tendencia al alza que se viene produciendo desde 2014, cuando la celebración tomó un importante auge gracias a las iniciativas desarrolladas por la Cofradía de los Santos Patronos en colaboración con la concejalía de Fiestas. Entre ellas el popular acto de correr la traca, en el que participan miles de personas, y la suelta de globos aerostáticos, que congrega en la Plaza Mayor a cientos de familias y pandillas de amigos.

Los conciertos de música que programa el Ayuntamiento -este año han sido todos gratuitos salvo el de Fangoria- también aportan beneficios a la ciudad. Atraen a artistas de primer nivel y público de toda la provincia, e incluso de Murcia y Valencia, que realiza gasto y ocupan habitaciones en los hoteles y hostales de la localidad. «La verdad es que, en general, los profesionales de la hostelería estamos contentos con el crecimiento de las ventas en bares, restaurantes y cafeterías,m aunque en los pub y discotecas los resultados no han sido buenos», señalaba el presidente de la asociación de comerciantes, Sergio Ruiz.

El buen tiempo reinante durante estos días también ha sido fundamental para conseguir que la gente salga a la calle y se sume a la fiesta. Un hecho que en esta ocasión se ha visto favorecido, además, al coincidir el desarrollo de los festejos en sábado, domingo y lunes. Pero los hosteleros recuerdan que el año pasado las fechas todavía fueron mejores porque el pregón, el día de la Virgen de la Salud y el del Cristo del Buen Suceso cayeron viernes, sábado y domingo respectivamente. No obstante el día de la patrona llovió desde las once de la mañana y el «corre traca» no se pudo celebrar. La pólvora de la traca se había mojado y los intentos por prenderle fuego no dieron ningún resultado. Así que los miembros de la Comisión de la Traca y los Globos decidieron correr bajo la lluvia dando palmadas y voces para simular la explosión de los petardos. Por vez primera desde hacía diecisiete años los paraguas no se utilizaron para resguardarse del fuego sino de la lluvia, lo que llevó a muchos visitantes a quedarse en sus municipios y a los eldenses a resguardarse en sus casas y cuartelillos. Pero al día siguiente el cielo se despejó y la alegría volvió a las calles reactivando el consumo.

Moros y Cristianos

Los Moros y Cristianos siguen siendo con mucha diferencia el motor económico de las fiestas de Elda. Según el estudio realizado por el eldense Germán Pedrero, desde el año 2016 generan un impacto económico superior a los ocho millones de euros. Las comidas, cenas y alojamientos de los visitantes en hoteles y hostales en los cinco días de celebración, sumado a la industria festera y al sector servicios, suponen una inversión de 3 millones de euros directos, 3,5 indirectos y 1,5 en creación de empleo. Los cuartelillos son otro de los motores económicos. La media de gasto de cada uno oscila en torno a los 4.000 euros. Cuartelillos que, por cierto, también se convierten en puntos de encuentro de las peñas de amigos durante las fiestas patronales.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats