Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Novelda sella una treintena de pozos abandonados para evitar accidentes

Los ayuntamientos de la provincia continúan sin eliminar decenas de sondeos y aljibes de gran peligrosidad situados en término rural y natural

Unos niños junto a un aljibe sin sellar en un camino entre los términos de Biar, Sax y Castalla. | J.C.P.G.

Tres años después de la angustiosa muerte de Julen, el niño de dos años que falleció tras caer a un pozo en la localidad malagueña de Totalán, todavía se mantienen en la provincia de Alicante decenas de sondeos, perforaciones, orificios y aljibes abandonados y pendientes de sellar para evitar accidentes de personas y animales. El municipio de Novelda es uno de los más activos en este sentido. Esta misma semana la Policía Local encontraba y tapaba un peligroso pozo situado en una finca del extrarradio, en el paraje Matroix del Campet, gracias a la información facilitada por los ciudadanos. En los tres últimos años la Patrulla Rural ha realizado una treintena de actuaciones de estas características. Precisamente hace un par de semanas una patrulla de la Policía Local también colaboró en el rescate de un perro, que cayó varios metros por un agujero oculto situado en las inmediaciones del castillo.

Un pozo sellado esta semana por la Policía Local de Novelda. | INFORMACIÓN

Meses después de producirse la muerte y el agónico rescate de Julen, todos los municipios de la provincia llevaron a cabo diferentes iniciativas para evitar accidentes de este tipo. Por ejemplo, en febrero de 2019 el Ayuntamiento de Castalla procedió a señalizar los ocho pozos sin sellar que había en una finca particular de Xorret de Catí. Elda, Alcoy, Torrevieja, Benidorm y Elche hicieron lo mismo al igual que otras muchas localidades alicantinas. En fechas más recientes, en septiembre de 2021, el asunto llegó incluso al pleno de Crevillent porque se planteó la necesidad de elaborar un plan de localización y sellado de las perforaciones de la sierra en estado de abandono. Muchas fueron realizadas en décadas pasadas para la extracción de recursos hídricos, respiraderos de minas u otros fines y algunos sondeos se realizaron de forma ilegal con lo cual, tras su explotación y fin de uso, no solo dificulta su localización sino que tampoco garantiza que se hayan tomado las medidas oportunas que marca la normativa para garantizar su seguridad. Además, tras la irrupción de la pandemia del covid-19 estos riesgos se han acrecentado al extenderse la práctica de los deportes de montaña, así como los paseos por los amplios espacios rurales y naturales por parte de los ciudadanos en compañía de sus mascotas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats