Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reacción no puede esperar

El Hércules quiere escapar de la crisis y del descenso con una victoria de mérito en su visita a un Espanyol B que busca la quinta victoria consecutiva. Muñoz recupera a Álvaro, pero podría dar continuidad a la pareja Íñiguez-Quintero en la zaga

El Hércules cuenta los días para que en enero abra el mercado de fichajes y lleguen los primeros refuerzos, pero antes de que eso suceda se le pide un arreón de orgullo y amor propio para marcharse de vacaciones de Navidad fuera de los puestos de descenso. El equipo de Jesús Muñoz cierra 2019 en Liga visitando al Espanyol B y al Nàstic y recibiendo en el Rico Pérez al Badalona. Hoy (12.00 horas, sin televisión y en directo en INFORMACIÓN afronta la primera de las citas ante un filial perico lanzado que se frota las manos con la endeblez defensiva mostrada por los alicantinos hasta la fecha. El Espanyol B de José Aurelio Gay busca su quinta victoria consecutiva liderado por el exherculano Moha Ezzarfani, su gran amenaza ofensiva. El atacante marroquí está confirmando este año la progresión que apuntaba en Alicante y hace pocos días debutó con el primer equipo perico en la Liga Europa.

El Hércules afronta hoy un test muy exigente cuando apenas se mantiene en pie. Acumula cinco jornadas sin ganar y dos salidas consecutivas espantosas. En Castellón perdió por la mínima (1-0) cuando pudo sufrir una goleada y en La Nucía (3-0) recibió una humillación histórica en un partido, eso sí, condicionado por la pronta expulsión de Álvaro Pérez. El central alicantino es la principal novedad en la convocatoria aunque es probable que sea suplente porque Muñoz da continuidad a la pareja Pablo Íñiguez- Teo Quintero, que dejó la portería a cero ante el Olot.

La obsesión del técnico del Hércules es que su equipo defienda bien, sea agresivo y crezca a partir de dejar la portería a cero, algo que hoy costará especialmente debido al caudal ofensivo de un Espanyol B que en su campo juega sin complejos, con un marcado carácter atacante y cuenta con futbolistas desequilibrantes y talentosos. El filial perico llama a las puertas de la promoción de ascenso mientras que el Hércules quiere una victoria en forma de balón de oxígeno para abandonar los puestos de descenso directo.

En principio Muñoz dará continuidad al mismo bloque que empató sin goles ante el Olot pero que hizo merecimientos para sumar los tres puntos, algo que hubiera hecho de no ser por la mala puntería de sus delanteros Carlos y Benja. Ambos repetirán en la punta de ataque ya que parece poco probable que Alejandro Alfaro y Jona les quiten el puesto. De la misma manera, el colombiano Jaime Alvarado y Diego Benito tendrán las llaves de la sala de máquinas, con Fran Miranda y Yeray en el banquillo. Las bandas serán para Moha y Borja, mientras que el extremo juvenil Abde repite en la convocatoria y podría tener minutos en la segunda parte.

El técnico Jesús Muñoz sigue en la cuerda floja por los malos resultados y la preocupante imagen ofrecida, pero Portillo confía en maquillar la mala dinámica en este fin de 2019 para llegar con buenas sensaciones al mercado de enero y que los refuerzos le cambien la cara a este Hércules.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats