Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El exherculano Jesús Berrocal se busca la vida en las Sesiones AFE

El delantero, blanquiazul en la temporada 2016-2017, trata de encontrar sitio «en cualquier categoría»

Jesús Berrocal, durante un entrenamiento con las Sesiones AFE en el complejo hotelero Oliva Nova, esta semana. | AFE

La parte menos amable del fútbol apenas se ve. Todo es oropel, foco mediático, fanatismo. La exaltación, la pertenencia, la seña identitaria, la pasión... tienden a opacar una realidad trasversal que trasciende el terreno de juego, la que sufren los jugadores que, antes o después, se quedan sin equipo, sin un club en el que demostrar y demostrarse que todavía no ha llegado el final del camino. Es el caso de Jesús Berrocal, que este viernes vuelve a reencontrarse con el Hércules, el equipo en el que, reclamado por Luis Tevenet, participó en 30 partidas (21 de ellos como titular) y marcó 5 goles, tres de ellos en un solo día, el último, cuando ya no servían para contribuir al objetivo de alcanzar la promoción.

En febrero va a cumplir 34 años. Es uno de los más veteranos de los 22 jugadores que integran la 27ª Sesiones AFE, una iniciativa que trata de poner en el escaparate a profesionales que se han quedado sin ficha para atraer la atención sobre ellos de los directores deportivos que buscan refuerzos en el mercado invernal, que se cierra el 31 de enero.

«Lo más importante es que aquí te vuelves a sentir futbolista. Estás en una situación difícil, en la que te ves entrenando solo, aunque en mi caso he podido entrenar con un equipo, pero sin la adrenalina de la competición, que es lo que más nos gusta, y afronto esta experiencia como una gran oportunidad de volver al mundo del fútbol y seguir mejorando físicamente», explica Berrocal.

El exblanquiazul no tuvo suerte en Alicante. Estuvo 31 jornadas sin ver portería antes del «hat-trick» que le hizo al Mallorca B en la despedida de la fase regular. Y eso que todo empezó bien para él, que marcó en la jornada inaugural, en Gavá, en el primer triunfo herculano. Cuatro temporadas después de aquello, Berrocal, que inició su camino en el Real Madrid y ha probado fortuna en Tailandia, no se rinde.

«Nadie te regala nada en ningún momento. En el mundo del fútbol puedes tener una oportunidad, pero hay que aprovecharla. Y si te dan la segunda, tienes que volver a hacerlo. Al final, tienes que hacer un trabajo muy constante, que a la vez es muy ingrato, porque no siempre logras los resultados que tú quieres, pero me quedo con ese aprendizaje personal que es muy grande y que me ha ayudado muchísimo en mi vida», asegura el delantero cordobés.

Reside en Pontevedra, su último equipo ha sido el Villarrubia, de Tercera RFEF, y ahora se encuentra «con las mismas ganas e ilusión que cuando tenía 6 años». «Sigo creyendo en mi fútbol, me veo bien físicamente, me cuido día a día y tengo muchísimas ganas de jugar porque sé que todavía puedo aportar. Me considero un tío honesto y el día que vea que no puedo, me echaré a un lado, pero a día de hoy me veo al 100% para competir en cualquier categoría», sostiene Jesús Berrocal.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats